Tepic, Nayarit, viernes 21 de febrero de 2020

El comandante Ernesto Che Guevara y su aporte a la liberación de la humanidad

Miguel González Ibarra

12 de octubre de 2013

Conferencia sustentada el sábado 9 de octubre de 1999 en la plaza principal de Tepic, Nayarit, México

SEGUNDA PARTE

Desde los primeros días de la Revolución Cubana, ya se veía, por las medidas leninistas aplicadas, que el proceso no se quedaría en una gesta que planteaba solamente la liberación nacional del país, sino, iría más allá.

El Che, coincidiendo con Fidel, difundía el principio del materialismo histórico, que lo material es determinante en la conciencia de las masas. Esto es, el pueblo cubano requería poseer los elementos indispensables para la vida, como lo eran y lo son: el empleo, la cultura, la educación, la salud, la vivienda, la recreación, los servicios e ingresos seguros, para que cambiara su mentalidad y, forjar de esa manera, el arma fundamental que cualquier pueblo necesita para defender sus conquistas: la conciencia revolucionaria.

Sin transformaciones y avances materiales no puede haber una conciencia revolucionaria en las masas. Como sin conciencia revolucionaria de las masas no podrá haber profundas transformaciones económicas y materiales.

Tales, son principios con los que el Che insistió, desde los primeros días de la Revolución, compartidos plenamente por Fidel, líder indiscutible de la Revolución.

El Che fue colocado en posiciones estratégicas dentro del esquema de la estructura del nuevo Estado Cubano.

Fidel y la Revolución no sólo le otorgaron el grado de segundo comandante, sino al frente del Banco Nacional y del Ministerio de Industrias, tuvo un papel decisivo en las transformaciones del sistema económico social de Cuba.

La polémica y el conflicto estaban. O continuaba el libre mercado y la importación de capitales, o se aplicaba el sistema de desarrollo nacional, basado en el ahorro de los cubanos, diversificando el comercio y la economía, sobre la base de impulsar empresas agrícolas e industriales en manos, ya no de los monopolios yanquis, sino de los trabajadores del país.

¡No al libre mercado!

¡No a la importación de capitales de los Estados Unidos!

¡Si a una economía en manos del pueblo!

¡Si a un desarrollo nacional basado en el ahorro y el trabajo de los cubanos!

¡Si a la diversificación del comercio!

¡Si a la exportación del azúcar a países europeos y asiáticos!

¡Si a la compra de petróleo soviético a través de un intercambio justo, de cooperación y equitativo!

Fue la respuesta del Che como director del Banco Nacional.

Al consolidarse tal estrategia para la economía cubana, el Comandante Guevara es ubicado al frente del Ministerio de Industrias.

Sabía él que el país no podía quedarse en la reforma agraria. Desde un principio así se lo planteó a Fidel. Cuba tenía que industrializarse para llegar a producir los elementos fundamentales del consumo y para la creación de una poderosa clase obrera que, sin ella, no sería posible la construcción socialista, menos la instalación del comunismo, tal cual, en nuestros días, son los objetivos del pueblo cubano y, por los cuales, Ernesto Guevara contribuyó a sentar sólidamente sus bases principales.

La estrategia planteada desde el Banco Nacional y el Ministerio de Industrias, con el Che al frente, compartida por Fidel y la dirección de la Revolución, enojó tremendamente al gobierno de los Estados Unidos, decidiendo, en respuesta, la invasión militar de Playa Girón, derrotada por el pueblo cubano en 72 horas, enseguida de haberse declarado el carácter socialista de la Revolución, momento histórico y decisión política que cambió la geografía sociológica de América Latina, y en el que, indudablemente, el Comandante Guevara, con su influencia ideológica, tuvo un rol de gran peso.

Fidel y el Che eran ya cuadros marxista-leninistas maduros. No sólo era discípulos abnegados y fieles de Marx y Lenin. Estaban ya enriqueciendo esta teoría y haciendo significativos aportes a la filosofía que liberará en definitiva a la humanidad de la opresión y la situará en el camino de la creación y la elevación plena del hombre.

La obra teórica que nos deja el Che es eso: aportaciones a la historia, a la sociología, a la filosofía, a la economía, a la política, iniciada por Marx, Engels y Lenin.

La teoría cheguevarista es parte del marxismo-leninismo.

La educación revolucionaria de las masas es una de sus grandes aportaciones.

La revolución debe saber defenderse, es uno de los infalibles e incuestionables principios del leninismo.

Comentarios

© Copyright 2020 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina