Tepic, Nayarit, miércoles 29 de enero de 2020

El silencio que aturde

Oscar González Bonilla

16 de octubre de 2013

Uno de mis parientes del municipio de Santa María del Oro llamó al teléfono de casa el lunes por la noche para decirme  que en familia estuvieron atentos a los noticiarios de la televisión local, con el propósito de saber a detalle del hecho violento suscitado la madrugada del domingo en las inmediaciones de la laguna de aquel lugar, pero desconsolado expresó que nada se informó al respecto.

En corto tiempo me soltó una sarta de especulaciones, a cual más inverosímil, pero que con toda seguridad son las que corren de boca en boca entre los habitantes del municipio de Santa María del Oro, curiosamente ninguna involucra al mejor alcalde de Nayarit, Adahán Casas Rivas, quien se espera resulte límpido como el ave que cruzó el pantano, a pesar de que los sucesos sangrientos tuvieron lugar en su territorio.

Argumenté que la falta de información es porque intervinieron elementos de la Marina, institución federal que por el estricto control militar no muy como quiera la entregan a los representantes de los medios de comunicación nuestros, además que los siete elementos de la policía estatal detenidos, de los que extraoficialmente se sabe, fueron puestos a disposición de la PGR, representación en Nayarit para investigación. Tampoco allí se ha dado a saber gran cosa.

Es necesario precisar que ante el hermetismo del total de las dependencias involucradas en esta asunto al parecer con participación del narcotráfico, surgen versiones al por mayor que mal parado dejan al gobierno de la gente. Por ejemplo, se dice que de la Fiscalía General del Estado surgió la información de al conocer la presencia de personas armadas se enviaron elementos de la policía estatal a las inmediaciones de la laguna de Santa María del Oro vestidos de civil, armados y en vehículo no oficial. Fueron fácil presa, pichoncitos, de los bien pertrechados elementos de la Marina.

El gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval, afirmó a los medios que fueron cuatro los policías detenidos sujetos a investigación y que pertenecen a la policía estatal. Sin embargo, enseguida se supo que son siete y que fueron puestos a disposición de la PGR en Tepic y que forman parte de la Policía Nayarit, corporación de élite, que en este asunto se dice resguardaban la fiesta de una boda con presencia de capos de la droga.

Los medios dan palos de ciego ante la escasísima información que se ha filtrado. Se menciona que los marines se apostaron en las inmediaciones de la laguna luego que el servicio de inteligencia les dio el pitazo de la asistencia de narcos en la boda. Esperaron la madrugada del domingo a que salieran para ir a su encuentro, hubo violencia que mata y en la refriega a balazos entre los bandos cayó una persona muerta y otras fueron heridas.

Se dice además que en dos helicópteros huyeron de la laguna algunas personas, como los descifran corridos muy al estilo de las fiestas de narcos y como es común ver ese tipo de escenas en televisión y cine que hacen apología de los varones de la droga. Incluso medios escritos narran que ante la presencia de los marines, un tipo desde el interior del local disparó contra ellos con un cuerno de chivo, dizque para facilitar la huida de los jefes de la mafia.

En fin, esto se ha vuelto un desgarriate precisamente porque las dependencias implicadas que pudieran salir muy raspadas y ante la opinión pública en evidencia de que no es el león como lo pintan, de que la corrupción está metida hasta el tuétano en las corporaciones policíacas, callan por conveniencia de tal manera de atenuar la gravedad de los acontecimientos con una salida fácil que bien pudiera ser un insulto a la inteligencia de los nayaritas.

La paradoja es que la representación legal de la Fiscalía interpuso un juicio de amparo ante el Juzgado Segundo de Distrito en Tepic para evitar incomunicación y tortura a los siete policías detenidos por parte de la Procuraduría General de la República y la Octava Zona Naval de Puerto Vallarta.

Comentarios

© Copyright 2020 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina