Tepic, Nayarit, viernes 21 de febrero de 2020

La cercanía al poder y al dinero público

Oscar González Bonilla

26 de diciembre de 2013

El tema del “fiscal sicario” que en referencia a las atrocidades del licenciado Edgar Veytia publicó la revista nacional Proceso, desnudó a la mayor parte de la prensa nuestra sobre su incondicional apego al gobierno de la gente.

No sólo calló, sino que desde la oficialidad se tiró línea a medios y columnistas afines en intento de contrarrestar la supuesta campaña difamatoria.

Con anquilosada acción, semejante al estilo de Luis Echevarría Álvarez, secretario de Gobernación (1964-1969) del gobierno diazordacista, en medios se intentó ensalzar virtudes y acciones de valentía para salir bien librado de atentados perpetrados por el crimen organizado contra el fiscal Veytia, a partir de 14 de diciembre de 2011.

Pero los periodistas de pluma por conveniencia agarraron cada quien por su lado y caen en incongruencia. Por ejemplo, sobre el atentado madre (2011) cuando Veytia era entonces encargado del despacho, hay el que asegura que fue en el libramiento carretero, mientras otro sostiene que ocurrió por la calzada del Ejército, en Tepic.

El propio Fiscal Veytia sostiene son seis los atentados contra su vida desde que ocupa  cargos de procuración de justicia de Nayarit. Gracias a su valentía ni tan siquiera con un rasguño ha resultado de aquellas acciones criminales con armas poderosas. Bueno, es tanto magnificar el valor que un periódico local caricaturiza cada vez al fiscal Veytia con testículos tan grandes que arrastran al piso (uranismo vil de los directivos).

“Edgar Veytia salió ileso y hoy vive para seguir resguardando la seguridad de todas las familias nayaritas. Todos le han reconocido públicamente su labor por devolverle la paz y tranquilidad al estado, lo cual se ha visto reflejado en la llegada de inversiones y empleos para la entidad, repercutiendo en beneficios para la economía de miles de familias nayaritas”, asienta un comentarista político.

Este mismo: “Su fama ha escalado peldaños que para otros mortales son difíciles de escalar”. Habrase visto. Sólo se me ocurre equipararlo al abogado mayor Javier Germán Rodríguez Jiménez, entre muchos más jurisconsultos de reconocida capacidad, pero sobre todo honestidad, que han ocupado el cargo de la antes nombrada Procuraduría General de Justicia de Nayarit. Ellos muy al margen de la aplicación de los métodos científicos de investigación (léase tortura).

Intenso fue el propósito escrito por desvirtuar la publicación sobre el “fiscal sicario”, se trató de hacer dudar de la veracidad de la información difundida por la prestigiada revista nacional en su edición del domingo 15 de diciembre del presente año.

Una cita del escribano por conveniencia: “Pues bien, hoy a dos años de distancia se viene una nueva embestida en contra del hoy Fiscal Edgar Veytia. Ahora no son las balas, hoy es una campaña negra, mediática y sin escrúpulos. La guerra de las letras, así la podríamos definir”.

Pero el periodismo de servicio, aquel que propone ofrecer información útil para el destinatario, al parecer desconoce la línea editorial de Proceso surgida a la opinión pública hace 37 años, precisamente el 6 de noviembre (día de mi cumpleaños) de 1976 bajo la dirección general del prestigiado periodista Julio Scherer García, pues el semanario tan sólo publica información veraz mediante la investigación periodística, con pruebas documentales, de campo y orales, pero además transita por un periodismo comprometido con el interés público, de contrastación y de consulta a fuentes adecuadas. No es posible de un plumazo echar abajo la veracidad de tan consolidada editorial. ¡Jamás!

Un escribidor oficial hizo la promesa de dar a conocer quiénes están detrás de esta campaña negra contra el “fiscal sicario”. Lo mencionó el pasado 17 de diciembre y a estas fechas no ha sido posible desvelar el secreto, menos apuntar con índice de fuego los nombres de las personas que pretenden perjudicar al mejor funcionario del gobierno de la gente. Será difícil, pues ellos mismos (fiscalía) han corrido la versión de que se trata de siniestros personajes del crimen organizado y el narcotráfico que pretenden eliminar al estorbo que para sus fines se ha convertido Veytia.

Total que la prensa nuestra mostró su verdadero rostro: la mayoría decidió por el silencio, por lo conveniente a sus intereses muy particulares antes que lo ético.

En este caso los dueños de los medios y los periodistas mismos simplemente asumieron las decisiones del poder como suyas, optando por la conveniencia antes que la responsabilidad ética. El solapamiento de la corrupción y de la ineficacia, de la crueldad represiva, permite fingir que en Nayarit se vive en el mejor de los mundos posibles.

La comodidad de los medios se basa en su cercanía al poder y al dinero público.

Mail: osgobi06@yahoo.com.mx

Comentarios

© Copyright 2020 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina