Tepic, Nayarit, sábado 06 de junio de 2020

La demagogia de la educación

Octavio Camelo Romero

23 de enero de 2014

Una forma astuta de evadir responsabilidades en materia educativa es localizar culpables externos a uno mismo. De esa manera por ejemplo se elude la responsabilidad del fracaso educativo nacional. Si se les pregunta a los profes, éstos le echan la culpa a los profes de los años o grados anteriores. Y en el mejor de los casos, culpan a los alumnos por no querer aprender. Dicen que la responsabilidad del aprendizaje recae en el educando. Si se les pregunta a las autoridades educativas, éstas le echan la culpa a los profes, a la CENTE, al SNTE y a los padres de familia. Para ellas sus normales están bien y sus textos oficiales son los mejores. Siempre se encuentra un culpable externo.

Si se les pregunta a los políticos por la causa de la pobreza, luego le echan la culpa a la escasez de la escolaridad. Y si se les interroga por esa deficiente escolaridad arguyen que las familias trabajan en el campo y emigran de entidad en entidad. Sin embargo, según los expertos del BBVA en el país existe una tendencia al aumento del grado de escolaridad de la población paralelo a la tendencia creciente de la pobreza alimentaria. El promedio de años de escolaridad en México era de dos en la década de los 60 del siglo pasado; aumentó a seis años en la década de los 90 y subió a ocho en los tiempos actuales. Sin embargo la pobreza a aumentado peligrosamente. El país no está muy distante del promedio de escolaridad en los países de la OCDE. Sin embargo los ingresos de los trabajadores sin son significativamente más superiores en tales países que en México. No basta con aumentar el grado de escolaridad, faltan otros elementos como la calidad, la cualificación, las políticas salariales, las políticas de inversión, etc. El problema no es solo educativo.

La burguesía mexicana desde su constitución histórica ha tenido grandes limitaciones en su mentalidad empresarial. Y los políticos personeros del Capital en México están peor que los empresarios, tienen una mente feudal. Algún mafufo les hizo creer que desbancar a China del mercado mundial se puede hacer sin el desarrollo de las fuerzas productivas, sin el uso de tecnologías de avanzada sino con el solo pago de salarios de hambre a los trabajadores lo cual restringe la capacidad de compra de las familias y sume a sus integrantes en la pobreza. Esta burguesía en lugar en invertir en ciencia y tecnología corrompe a las autoridades para impedir el alza de los salarios reales y lograr que éstos se congelen o en su caso bajen. Desde Miguel de la Madrid hasta el actual gobierno ha mantenido en menos del 5% al incremento al salario mínimo con una inflación anualizada del 10%. Pero además, estos funcionarios, políticos y personeros del Capital no quieren intermediarios entre ellos y sus trabajadores, no quieren sindicatos o cosa que se les parezca. Quiere una relación unidireccional sin injerencia de nadie para correr al empleado que no les sirva a sus intereses. Lo cierto es que estos trasnochados personeros del Capital no le sirven al capitalismo mundial. Antes bien se constituyen en un obstáculo toda vez que su viveza impide integrar procesos productivos mundializados donde se enfrentarán en base al desarrollo tecnológico con otros procesos del mismo tipo en el mercado mundial. Y aquí aparece la exigencia de la calidad educativa.

Comentarios

© Copyright 2020 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina