Tepic, Nayarit, viernes 18 de octubre de 2019

La relación China-AL

Octavio Camelo Romero

24 de septiembre de 2014

Resulta por demás necesario esclarecer la relación del Dragón Rojo con América Latina máximo cuando ya existen vínculos económicos entre China y Nayarit y está por llegar una cuantiosa inversión oriental a la entidad. Pareciera que ya está todo escrito y dicho de ambas regiones pero incluso el profesor titular del Instituto de Estudios de América Latina de la Academia China de Ciencias Sociales y director del Centro de Investigación de América Latina de la Universidad de Ciencias y Tecnologías del Suroeste, WU Guoping asegura que “todavía falta más estudio y conocimiento mutuo para una profundización en la relación bilateral”. Lo cierto es que los mexicanos en general y los nayaritas en lo particular debemos abrevar de la experiencia histórico-cultural de esta relación sino-latinoamericana, sobre todo cuando se escuchan voces que caracterizan a China como neocolonialista porque importa de AL materia prima a cambio de productos manufacturados. Es innegable la diversidad latinoamericana y el impacto positivo que ha tenido para Latinoamérica y el Caribe la relación con el Dragón Rojo. Pero tampoco se puede negar la vuelta al tradicional modelo de desarrollo muy dependiente de los recursos naturales. Sin embargo, América Latina debe aprovechar el actual crecimiento de la economía mundial para promover su propio desarrollo económico y aprovecharse del crecimiento económico de China como ya lo ha hecho y ha servido para ser la región que más rápido se recuperó de la crisis del 2008. Empero se tiene que definir un modelo de desarrollo que no dependa de las exportaciones de materias primas sino de productos manufacturados. Es evidente el potencial gigantesco del mercado interno chino, lo supone una mayor entrada de productos latinoamericanos para satisfacer la demanda nacional.

En la relación específica de China con México ha habido de todo, desde fricciones comerciales y desencantos hasta enamoramientos económicos. En un momento se consideró al país asiático como amenaza para las exportaciones mexicanas a EEUU a raíz de la colosal exportación de productos chinos al mercado norteamericano los cuales desbancaban a los productos mexicanos. Y luego los productos chinos de bajo valor agregado entraron en gran cantidad al mercado mexicano afectando de varias maneras al país. Se sabe que China está realizando un cambio en su modelo de desarrollo el cual necesariamente conducirá a transformaciones en la estructura de las exportaciones chinas. También se sabe que desde el año pasado el coste de la mano de obra viene subiendo y está habiendo una transformación en su dinámica estructural. Estas circunstancias pueden traducirse en inversiones de empresas chinas en México y en una más diversa relación de importaciones y exportaciones entre los dos países. El principio asiático del beneficio mutuo y la ganancia compartida a través de la mayor cooperación posible debe ser la divisa en esta relación bilateral.

En general, en la relación sino-Latinoamérica hay escasez de conocimientos e investigaciones profundas. En América Latina los estudiosos, las instituciones y las empresas tienen un conocimiento limitado de China igual que los chinos lo tienen de los latinos. La mayor parte de los investigadores latinoamericanos no saben chino y dependen demasiado del inglés, y en China son pocos los que hablan español. Como dice Wu Guoping: “la profundización de los estudios requiere de conocimientos culturales y el punto de partida es el dominio del idioma, que es el instrumento y la base para las investigaciones.” Se requiere más contacto entre investigadores y mayor movilidad de estudiantes entre las universidades de ambas regiones. En fin.


Comentarios

© Copyright 2019 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina