Tepic, Nayarit, viernes 18 de octubre de 2019

La ciudadanía global

Octavio Camelo Romero

29 de septiembre de 2014

William I. Robinson, sociólogo norteamericano, sostiene que el capitalismo contemporáneo sigue siendo capitalismo en cuanto a sus propias leyes de desarrollo y acumulación; destaca la existencia de nuevos rasgos, de procesos cambiantes y de estructuras novedosas que le dan pie para expresar que estamos ante una nueva etapa del capitalismo; asegura que a finales del siglo XX y comienzos del XXI se configuran nuevos rasgos en el capitalismo dentro de los cuales se destacan que los principales capitales nacionales se han transnacionalizado, se han fusionado con capitales de otros países de tal manera que surge el verdadero capital transnacional, un capital que ya no se arraiga o se identifica con un solo país sino con el sistema global en su conjunto; ha surgido una nueva clase social, nos dice, la clase capitalista transnacional la cual es una fracción de clase pero es la dueña de las grandes compañías multinacionales que operan alrededor del mundo sin base en ningún país. Opera como clase, desarrolla una conciencia de clase, se reúne una vez al año en Davos y ha creado una serie de instituciones y foros para actuar como tal. Sin embargo no se han acabado las contradicciones inter-clase capitalista ni la dominación de un segmento de clase a costa de la subordinación de los otros. El otro rasgo es la transformación de las viejas instituciones mundiales como la ONU, FMI, BM, OMC, etc., en órganos de un nuevo Estado supranacional las cuales cada vez más se sincronizan entre sí para servir a los intereses del capital transnacional, creando así la infraestructura y las regulaciones requeridas por la economía global.

Robinson dice que la economía global es un sistema transnacional de producción y de finanzas no visto en la historia anterior. Que en él surgen circuitos globales de acumulación y que los países han sido obligados a integrarse a este nuevo sistema productivo y financiero del capitalismo global siendo por ello que los Estados responden a las exigencias del capital global y no pueden absorber las demandas populares, y asumen más un rol policíaco que político. No debemos olvidar que Neoliberalismo no es lo mismo que capitalismo global, son dos categorías distintas. El capitalismo global es una nueva fase, una etapa histórica del desarrollo del sistema capitalista en tanto que neoliberalismo es una política, es un programa superestructural que ha servido desde la década de los 80 para abrir paso al capitalismo global mediante el desmantelamiento de los estados keynesianos, la eliminación de las fronteras para el comercio y la libre circulación del capital.

La fabricación de un bien pasa por varios países. Y si los obreros de estos países ponen su mano de obra para elaborar un solo producto, ello quiere decir que es una clase transnacional. Pero a diferencia de la burguesía transnacional, los trabajadores conforman una clase “en sí” más no “por sí” ni mucho menos “para sí”, porque el proletariado transnacional es una clase sin conciencia clasista y por lo tanto no tiene conciencia de ser una “clase transnacional”, ni cuenta con una forma de organización transnacional o foros como los tiene la burguesía transnacional. Y no los tiene porque para los obreros existen todavía fronteras nacionales. La clase trabajadora está jurídica, política e institucionalmente bajo los parámetros del estado-transnacionalizado en tanto figura de Estado-Nación, mientras que orgánica y objetivamente existe en la transnacionalidad. Esa es otra de las funciones del estado-transnacionalizado en su función de Estado-Nación, la de servir de  amortiguador de las contradicciones entre los pueblos y el capital transnacionalizado.

En esta realidad no cabe el principio juarista del “respeto al derecho ajeno es la paz” ni mucho menos la política exterior de “autodeterminación de los pueblos”. Por eso desde el momento en que México se transnacionaliza, desde ese momento deja de ser juarista y su política exterior se hace injerencista. Esa es la razón por la cual el presidente Enrique Peña Nieto da la instrucción para que el ejército mexicano se integre en las fuerzas intervencionistas de la ONU.


Comentarios

© Copyright 2019 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina