Tepic, Nayarit, miércoles 26 de junio de 2019

Cacicazgo sindical

Ulises Rodríguez

27 de noviembre de 2014

“Desde que asumí la dirigencia del sindicato, he tenido trato con 6 gobernadores, algunos de ellos han tratado de sacarme del SUTSEM… hasta ahorita he visto cómo 5 se marchan de palacio de gobierno”. Me cuentan que esa fue la respuesta de Águeda Galicia Jiménez, quien dirige al SUTSEM desde 1981 y que la semana pasada se registró para buscar la reelección y gozar de un periodo más -4 años- al frente de la poderosa organización sindical, cuando un reportero le preguntó su opinión sobre los intentos del gobernador Roberto Sandoval por sacarla del SUTSEM.

La afirmación de la señora tiene mucho de verdad. Quien fuera secretaria particular de Félix Torres Haro cuando éste fue alcalde de Tepic por primera vez, a finales de los setentas, llegó a la dirigencia del SUTSEM impulsada por su ex jefe, recién comenzada la administración estatal del gobernador Emilio M. González, en la que Torres Haro fue secretario general de gobierno. Le bastó a Galicia Jiménez apenas un sexenio para consolidad su poder –político y económico-, pues para la mitad del sexenio de don Emilio, no sólo era ya una líder sindical intocable, sino además una voz escuchada en el PRI y, al más puro estilo del sindicalismo rancio de México, Águeda fue diputada por primera ocasión en la XXI legislatura por un distrito del norte en el que, por supuesto no vivía. Para cuando llega Celso Delgado al gobierno de Nayarit (1987-1993), la señora –como la llaman sus allegados- ya estaba convertida en una vaca dorada del PRI, el suyo era un cacicazgo insipiente, pero un cacicazgo útil al gobierno, al partido y al sistema. Águeda ha sido diputada local en tres ocasiones –ninguna por un distrito en el que viva- y era uno de los liderazgos a los que todo candidato priísta debía procurar antes de una elección.

Al principio de su gobierno, Antonio Echevarría Domínguez (1999-2005) trató de mermar el poder político de Águeda, facilitando desde el gobierno –e incentivando incluso- la creación de distintos sindicatos que se nutrirían de miembros del SUTSEM inconformes con las prácticas seguidas en el sindicato encabezado por Galicia Jiménez. El encargado para llevar a cabo dicha operación fue el entonces secretario general de gobierno, Lic. Adán Meza Barajas. La lucha no fue fácil y aunque la creación de sindicatos como el SIAPJUNA, SITRAPEN y SITEM, sin duda vino a oxigenar la vida sindical nayarita, Echevarría Domínguez decidió, después de las elecciones intermedias del 2002 donde el PRI recuperó el poder en el congreso y en 17 alcaldías, fumar la pipa de la paz con el SNTE y el SUTSEM. A pesar de que una de las promesas de campaña de Toño Echevarría en 1999 fue la de acabar con los cacicazgos, para la segunda mitad de su gobierno, decidió que si no podía contra ellos, era mejor aliarse. El gobierno de Ney González (2005-2011), igual que el de su padre, resultó casi una luna de miel donde la boca de la lideresa sindical era la medida. “A ésta mujer yo no le puedo negar nada” solía decir don Emilio cuando en su calidad de gobernador era invitado a festejar el día del burócrata con los miembros del SUTSEM y su dirigente aprovechaba la ocasión para hacerle solicitudes al ejecutivo. Tampoco Ney le negó nada a Águeda Galicia Jiménez, a quien al finalizar su sexenio, impulsó como candidata a diputada local una vez más. Dicho acuerdo, sobra decir, fue avalado por el entonces candidato a gobernador Roberto Sandoval, quien de esa manera “amarraba” el apoyo del sindicato y de su poderosa líder, quien a principios de 2011 daba la impresión de que coqueteaba políticamente con la señora Martha Elena García y la alianza opositora que para esos días existía.

Debemos entender que la señora Águeda, más que velar por los intereses de sus agremiados, vela por los propios. No es desconocido que la lideresa sindical posee diversos bienes inmuebles en Sudamérica, Europa y Estados Unidos, país éste último donde se trató del cáncer que la aquejó hace años. Además, periodistas como Héctor Gamboa Soto y el abogado Humberto Avena, han documentado en diversos momentos las jugosas percepciones económicas que maneja la señora con total discrecionalidad y sin rendir cuentas a nadie. Por ejemplo, en septiembre pasado, Avena publicó un dato duro: las cuotas sindicales arrojaban un monto mensual de $1, 700,000. (Un millón setecientos mil pesos), lo cual significaría que cada año, por ese concepto se generan $20, 400,000. (Veinte millones cuatrocientos mil pesos).

Otro dato. En agosto de 2005, durante una plática con la señora María Eugenia Jiménez Valenzuela, ex alcaldesa de Tepic y para ese momento coordinadora de redes ciudadanas de AMLO en el estado, me dijo que Galicia Jiménez seguía cobrando en la nómina municipal como secretaria mecanógrafa –sin laborar, se entiende- desde el periodo de Manuel Rivas Allende (1981-1984) como presidente municipal de Tepic.

La dirigente sindical de 68 años de edad, hoy se enfrenta los torpes intentos del gobernador Roberto Sandoval por defenestrarla del poder. Habilitó para ello, primero al fiscal Edgar Veytia, quien pretendió intimidar en primer término a Galicia Jiménez y al percibir que no era suficiente, se comisionó al secretario general de gobierno, Lic. José Trinidad Espinoza Vargas, quien operó –repito, de manera torpe- la disidencia al interior del SUTSEM, con todo el apoyo del gobierno y a cambio de la sumisión a los intereses del mandatario estatal en lugar de a los de la lideresa sindical, por supuesto. Fracasó el regidor Luis Berúmen, quien advirtió que perdería de manera estrepitosa su planilla, la blanca “Renovación Sindical” (¿RS? ¿Roberto Sandoval?) y vislumbró que ello podía perjudicarle en su aspiración a diputado dentro de 3 años y decidió abandonar el barco para dejarle el lugar a la señora Adelaida Ibarra. El apoyo de la dirigente al actual alcalde panista, Polo Domínguez en la pasada elección fue definitorio y el poder que ostenta durante la presente administración municipal –en la cual ya colocó a varios de sus incondicionales en lugares claves-  la hacen pensar incluso en buscar la diputación federal panista para el 2015. Faltan 3 años para que llegue a su fin el gobierno de Roberto Sandoval, veremos si la señora aún mantiene su poder para el 2017 y presencia el ocaso de Sandoval o por el contrario es ella, quien antes de esa fecha deja de ejercer el férreo cacicazgo que encabeza desde hace 33 años.

Comentarios

© Copyright 2019 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina