Tepic, Nayarit, viernes 28 de febrero de 2020

Regresa la corrupción del pasado

Oscar González Bonilla

05 de Diciembre de 2016

El gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval Castañeda, urgió la vuelta de Gianni Ramírez Ocampo a la titularidad de la Secretaría de Obras Públicas estatal, ante la amenaza de la Federación del retiro de 400 millones de pesos, dinero que se invertiría en obras ya proyectadas en diversos sitios de la entidad y en proceso de construcción, terminación de la que se encargará el estimado amigo del mandatario, a quien hizo pedir licencia al cargo priista de diputado federal.

Una vez ungido de nuevo, Gianni Ramírez destacó su propósito de trabajar fuertemente en las grandes obras impulsadas por la actual administración estatal. Pero además festinó al indicar “mi lealtad y compromiso no dependen de un título o un cargo en particular, sino para con la gente que me ha brindado su confianza, por quienes he tenido la oportunidad de ampliar mis horizontes como profesionista, como servidor público y como ser humano”.

Resulta que Gianni Ramírez Ocampo, por primera ocasión como secretario de Obras Públicas, se vio implicado en serias anomalías con el manejo del dinero público de la dependencia, según detectó el Órgano de Fiscalización Superior y que dio a conocer en su informe de auditoría a la cuenta pública de 2012 el auditor general Salvador Iñiguez Castillo

En la Secretaría de Obras Públicas se encontró que diez millones 444 mil pesos corresponde a obras pagadas, pero no ejecutadas, por lo cual se presume daño a la hacienda pública estatal. Lo mismo sucedió con diez millones 374 mil pesos por obra pagada y no ejecutada en la primera etapa de la remodelación y rehabilitación de la Unidad Deportiva “Santa Teresita”. Y así sucesivamente arroja resultados la auditoría que a un porcentaje de la cuenta pública hizo el Órgano de Fiscalización Superior al primer año de gobierno de Roberto Sandoval.

Raro es que en esa ocasión los diputados de oposición en la trigésima legislatura (XXX) nayarita nada objetaron, muy a pesar de tener las evidencias en la mano. Callaron. Y en consecuencia, Gianni Ramírez Ocampo con la presunta pesada carga de responsabilidad, terminó triunfante. Continuó en el cargo como si nada hubiese pasado.

Como el hilo siempre se rompe por lo más delgado, es casi seguro que el gobernador Roberto Sandoval en 2013 obligó la renuncia inmediata como auditor general de Salvador Iñiguez Castillo, quien pagó los platos rotos. Se marchó al ostracismo, muy a pesar que aún le restaban dos años en el cargo, pues en el 2007 fue designado por la legislatura para cubrir un periodo de ocho años.

Hay quienes sostienen que los auditores no están para atrapar a los servidores públicos con las manos en la masa, en todo caso pueden apuntar respecto a las debilidades que son fuente de corrupción. Precisamente la corrupción en los tres niveles de gobierno provoca irritación social en Nayarit.

Comentarios

© Copyright 2020 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina