Tepic, Nayarit, jueves 21 de noviembre de 2019

El reparto de utilidades

Sergio Mejía Cano

23 de Mayo de 2017

El mes de mayo puede significar para infinidad de trabajadores como un mes de alegría, enojo, frustración, desilusión, desencanto y hasta por demás traumático debido al dichoso reparto de utilidades, algo que casi ya está en desuso por la renuencia de gran parte de la clase patronal a otorgarlas de acuerdo a como está especificado en la ley laboral.

Muchos patrones y empleadores alegan bajas ventas, poca producción, falta de mercado tanto en demanda como en oferta y un sinfín de pretextos que anteponen para no pagar esas utilidades que otrora tiempo los trabajadores esperaban con ansias para ayudarse en sus gastos personales; claro que no para comprarse un automóvil, no, porque las utilidades en nuestro país nunca han sido tan generosas, y menos en estos tiempos en que muchos patrones o empleadores son omisos en esta prestación; y tal y como van las cosas en cuestiones laborales, es probable que no tarde el día en que el reparto de utilidades se elimine por completo borrándolo como una obligación de la clase patronal, pues si ya la mayoría de las conquistas laborales han desaparecido, entonces el reparto de utilidades a la mejor ya está en la mira de nuestros gloriosos legisladores para eliminarla y que deje de ser una carga para los inversionistas que al parecer nos hacen un favor generando empleos en nuestro país, así que para que ya no sientan ninguna molestia, ninguna piedrita en el zapato, pronto dejarán de ser obligatorio el famoso reparto de utilidades.

Y a propósito de inversionistas, desde la semana pasada comenzó  a circular en las redes sociales un video en donde unos empleados de “Bodega Aurrerá” de Chilpancingo, capital del estado de Guerrero, bodega dependiente de la cadena Wall Mart, hacen un paro laboral porque consideran una burla el haber recibido 300 pesos como pago de su reparto de utilidades; y si bien peor es nada, sí se podría catalogar como una burla que les den esa cantidad tan irrisoria a los trabajadores de esa cadena de supermercados, debido a las enormes utilidades que cotidianamente esa misma cadena se encarga de presumir en los medios financieros y además, diciendo que México es el principal país en donde más ganancias obtienen. Así que ahora quieren poner a mano a sus trabajadores mexicanos con 300 pesos y que digan que les fue bien.

Y para ahondar en la protesta de dichos trabajadores guerrerenses, alguien que los entrevista les pregunta si es la primera vez que les dan dicha cantidad como pago de reparto de utilidades, aduciendo los empleados de Aurrerá que sí, pero que ya son dos años que no les dan un bono que antes les daban adicional año con año al reparto de utilidades que; pero ya desde hace dos años que se los suspendieron, que la primera vez que omitieron otorgárselos fue con el pretexto de que habían remodelado la tienda y que por lo mismo no había recursos para dicho bono, y que ahora tampoco les dieron ese mentado bono y les salieron con 300 pesos nada más como reparto de utilidades, por lo que estaban muy disgustados y protestaban bajo el temor de ser despedidos porque la política de la tienda es que no permite protestas de sus empleados, juntas para tal fin y mucho menos que se afilien o que formen un sindicato para la defensa de sus intereses; que a quienes han querido hacer respetar en lo mínimo la Ley Federal del Trabajo, han sido despedidos sin contemplación alguna.

Sin embargo, es muy posible que no nada más sean estos empleados de Aurrerá del estado de Guerrero quienes están disgustados con su reparto de utilidades, porque a lo largo y ancho del país podría haber infinidad de negocios que se las han estado haciendo tablas con este pago a sus trabajadores con el pretexto de la crisis que padece el país; pero la omisión del pago de utilidades podría ser debido a que no hay prácticamente gobernabilidad en el país, pues todo mundo hace hoy en día lo que quiere porque no hay investigaciones ni seguimientos a las denuncias de este tipo; y además, porque muchos de los trabajadores no se atreven a protestar y mucho menos  denunciar por el temor de ser despedidos, y más los empleados que están rebasando la treintena de años de edad, porque ahora también eso es una losa encima de las cabezas de los trabajadores: el estigma de perder el trabajo no nada más por inconformidades laborales, sino por cumplir más de 32 años de edad.

¿Se llegará a hacer justicia con la clase trabajadora tan vapuleada que cada día pierde más y más, y ahora probablemente el reparto de utilidades?

Comentarios

© Copyright 2019 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina