Tepic, Nayarit, martes 12 de noviembre de 2019

Como ya va de salida

Sergio Mejía Cano

12 de Septiembre de 2017

Como un abierto desafío al gobierno estatal ha tomado gran parte de la ciudadanía tepiqueña el aumento a la tarifa del servicio de transporte urbano (STU). ¿Será porque como ya está de salida la todavía actual administración es que  los permisionarios y concesionarios del  STU  se aventaron este reto?

Pero como se dice comúnmente: no hay nada nuevo bajo el Sol. En el portal de internet de msn.com aparece una nota que informa que a siete días de que el gobernador del estado de México, Eruviel Ávila, deje el cargo, aumentó el precio del transporte urbano. ¿Casualidad acaso? Claro que las circunstancias podrían ser en otro tono, pero es muy similar la situación, porque podría no ser tanta casualidad que ya al estar agonizante una administración los concesionarios del STU se suelten el pelo haciendo de las suyas sin importarles el estatus económico de la mayoría de la población.

Y lo curioso es que allá, como aquí, el pretexto para el aumento en las tarifas es el compromiso de los patrones de mejorar el servicio, comprar unidades nuevas y darles más seguridad a los usuarios.

Me encuentro en la calle al señor Antonio Ramírez Domínguez, dirigente sindical de los choferes del STU; me presento ante él y le pregunto que si puedo hacerle unas preguntas a lo que accede muy amablemente. Le pregunto si es cierto que los choferes están de acuerdo con el aumento a las tarifas, y responde que sí, que la mayoría está de acuerdo porque ya es insostenible la situación y porque de incrementarse el aumento también a ellos, los choferes, les aumentarían sus salarios. Le cuestiono sobre si sigue vigente el pago del combustible por parte de los choferes, a lo que Ramírez Domínguez responde que sí, que es el chofer el que tiene que pagar el combustible y añade que es muy estresante el andar manejando y más por ese cargo y la mala situación económica por la que atraviesan muchos de sus compañeros porque hay rutas que en realidad no son tan rentables como otras. Y desde luego abunda en que se debe tener en cuenta también el aumento a los combustibles y refacciones porque ahora cada llanta tiene un costo aproximado de 5 mil pesos, y todo esto, pues ya hace insostenible la situación y se busca primordialmente que los salarios de sus representados aumenten para que la carga emocional no sea tanta agregada al riesgo que significa andar tras un volante.

En una parte de la plática dio la impresión de que más que chofer y representante de ellos, parecía hablar más como patrón que trabajador, porque al hablar de los incrementos a los combustibles y refacciones lo hacía como fuera parte de los concesionarios y no de la parte trabajadora, porque se supone que la parte trabajadora le debe de exigir al patrón todos los implementos necesarios para el buen desarrollo de su labor. Obvio que es viable que reconozca que todo ha subido de precio, pero eso ya es cuestión de resolverlo de la parte patronal y no de la trabajadora, y esto porque los choferes como parte de la clase trabajadora antes de ver por la clase patronal apoyándola cobrando de más en la tarifa sin autorización legal, deberían de ponerse a pensar en la demás clase trabajadora que hasta sin el aumento se las ve negras para pagar diariamente sus traslados en el STU, que hay gente que gana el mínimo y a estas personas casi se les va la mitad de un salario diario en tener que transportarse de su casa a su trabajo y más quienes tienen que abordar más de dos rutas.

Y precisamente, hay mucha gente para la que ya es prácticamente insostenible tener que aguantar un incremento a las tarifas del STU, porque literalmente se les va a ir su salario en pagar transporte. Y es aquí en donde las autoridades correspondientes deberían de ponerse a pensar al hacer estudios sobre los incrementos a las tarifas, porque cuando se hacen estos estudios lo hacen tomando como parámetro el aumento a combustibles, refacciones y demás implementos para los permisionario y concesionarios, pero es raro que se tome como parámetro que no hay aumento de salarios que vayan de acuerdo al aumento a las tarifas; y si el STU se tiene contemplado como un servicio social, pues esto debería prevalecer a la hora de hacer los estudios y no incrementar las tarifas, sino que al contrario: hasta ver la posibilidad de bajarlas de acuerdo al estado socio-económico de la ciudadanía que, gran parte de esta no está en Jauja, sino que sobrevive al día.

Que demuestre la saliente administración que aún tiene la fuerza  para actuar con las de la ley.


Comentarios

© Copyright 2019 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina