Tepic, Nayarit, lunes 23 de julio de 2018

Pepe Meade en riesgo

Oscar González Bonilla

09 de Enero de 2018

De entrada, tuve la sensación de que Pepe Meade, precandidato del PRI a la presidencia de la república, sin ser priista, en su reciente visita a nuestra capital se había reunido con quienes deciden al interior del partidazo para definir, cuando menos, perfiles de los próximos candidatos locales a senadores y diputados federales.

Vis a vis lo comenté con un priista de cepa en busca de ratificar mi apreciación. Me escuchó en silencio y solo abrió la boca para decir sí. Para mi satisfacción, estuvo de acuerdo conmigo. ¡Pero, oh desilusión, tal parece que no fue así! Esto último con base en los temas tratados por el precandidato del PRI, que no es priista, en su recorrido de proselitismo y encerronas privadas.

Para colmo, hasta este momento, que yo sepa, el Comité Ejecutivo Nacional no ha designado persona alguna como delegado nacional para Nayarit, o sea representante del CEN y pieza importante en las negociaciones entre sectores o grupos priistas, que deben ser tersas y de unidad, para la selección de precandidatos al Congreso de la Unión. El día de la visita de Meade, el viernes 5, consulté con una de las mujeres responsables de comunicación social del comité directivo estatal y me dijo que el delegado nacional sería nombrado ese mismo día. No se ha dado a saber.

En algunos estados de la república donde habrá elección de gobernador ha habido imposiciones del precandidato José Antonio Meade, tal es el caso de Veracruz y Ciudad de México, pero en la mayoría de las entidades se han registrado barruntos de división e inconformidades en el proceso de selección de candidatos. Se renovarán gobiernos en Jalisco, Morelos, Puebla, Chiapas, Veracruz, Tabasco, Guanajuato, Ciudad de México y Yucatán.

Pese a que ni tan siquiera el PRI ha lanzado convocatoria para elección de candidatos a senadores y diputados federales, sólo se aprobó la asamblea de delegados como método de elección, Enrique Díaz López, presidente del comité directivo estatal, sostiene que en Nayarit el PRI tiene mucha tela de donde cortar, es decir, según su visión, está gorda la caballada. Pero da la casualidad que los aspirantes en mención son los mismos que ocupan u ocuparon curul en el Congreso de la Unión, en el Congreso local y algunos desbalagados dirigentes de organizaciones.

Para tal efecto, el presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, ha definido que los candidatos y candidatas deberán tener virtudes como las siguientes: trayectoria positiva y experimentada; honestidad comprobada; y proyecto inteligente y convincente ante la ciudadanía.

El acto de encuentro con la supuesta militancia del viernes anterior en espacio de la sede del comité directivo estatal dio comienzo más de una hora después de lo programado, muy a pesar que Pepe Meade con antelación se hallaba en el edificio priista. Mucho antes de las once de la mañana los lugares fueron abarrotados, en su mayoría, por personas acarreadas del medio rural, a leguas se notaba. Hombres, mujeres y niños impacientes comían todo tipo de frituras que en venta les ofrecían.

Por fin hizo su aparición el precandidato del PRI, que no es priista, y los asistentes en las gradas de pie estiraban el cuello para aunque sea de lejos mirar al que les dicen será el próximo presidente de México. Pepe Meade tardó más de media hora en saludar de mano y abrazo (selfie incluido) a quienes estuvieron cerca. Todo ese tiempo sonaron en bocinas una y otra vez las canciones Lindo Nayarit y El son de La Negra

Pasó el regocijo, saciado además el deseo de conocer al aspirante a candidato, todos se acomodaron de nueva cuenta en sus asientos y el maestro de ceremonias inició el acto. Al primero que nombró entre los acompañantes distinguidos fue a Gianni Ramírez, diputado federal del PRI por Nayarit. No faltó quien dijera que personajes de esa calaña más que apoyar concitan rechazo y antipatía por su pasado sandovalista.

Fueron dos los únicos oradores: Enrique Díaz y José Antonio Meade. De este último habrá que subrayar que no es orador, plano su discurso, se notó escasez de conocimiento de la real situación que en todos los órdenes vive Nayarit. No concita entusiasmo entre los oyentes. Y para acabarla de amolar, muchas partes de su pieza oratoria rayan en el uranismo, sobre todo cuando dijo: “con el priismo de Nayarit vamos por la revancha, están listos para echarle ganas, vamos a ganar”. La tímida respuesta de pocos asistentes fue: ¡Pepe presidente, Pepe presidente!

Muchos de la supuesta militancia abandonaron el lugar antes de que concluyera el discurso del precandidato del PRI, que no es priista, algunos por hambre, y otros porque de plano no les interesó. El acto terminó en 20 minutos.

Como se observa, es alto el riesgo que José Antonio Meade Kuribreña pierda la elección del domingo 1 de julio. La probabilidad que sea derrotado en las urnas persiste en tanto sea investido como candidato ciudadano muy alejado del verdadero sentir del pueblo mexicano. Del naufragio lo salvará un descomunal fraude electoral, en gestación hace ya tiempo desde el sistema político en el gobierno.

Comentarios

© Copyright 2018 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina