Tepic, Nayarit, lunes 20 de agosto de 2018

A mayor capacitación corresponde menor empleo en México

Octavio Camelo Romero

09 de Agosto de 2018

El término Fuerza de Trabajo fue acuñado por Karl Marx y desarrollado en profundidad en su obra El Capital, editado por primera vez en 1867. Este concepto alude a la capacidad física, mental y emocional que todo ser humano en condiciones normales posee y que pone en acción al realizar un Trabajo. Por lo tanto “Fuerza de Trabajo” y “Trabajo” no es lo mismo, no son una identidad, no son sinónimos.  En el capitalismo la Fuerza de Trabajo se convierte en mercancía y por lo tanto, contiene un cierto valor. Y en tanto es mercancía, entra en la esfera de la circulación, entra en el mercado como cualquier otra mercancía.

El valor de la Fuerza de Trabajo, como el de cualquier otra mercancía, está determinado por el tiempo de trabajo socialmente necesario para producirla. En este caso por ser una mercancía especial, su valor se determina por el tiempo de trabajo socialmente necesario para producir los medios de existencia y reproducción como especie, del trabajador, es decir, los suyos y los de su descendencia. En este sentido, el valor de la Fuerza de Trabajo es el valor de la masa de mercancías que en las condiciones sociales medias constituyen la canasta básica, esto es, la canasta de medios de vida que en promedio consume la clase trabajadora, la clase de asalariados. Por lo tanto, el valor de la Fuerza de Trabajo es de una naturaleza social, histórica y cultural. En una época y en una sociedad dada, podemos considerar que el valor de la fuerza de trabajo es conocido.

Por otra parte, la categoría “Trabajo” es la materialización, la concreción de las capacidades físicas, mentales, emocionales que el trabajador pone en acción durante un cierto periodo de tiempo. En este sentido, el Trabajo es el resultado de emplear a la Fuerza de Trabajo. Esta distinción es crucial para explicar la Plusvalía y las distintas formas en que ésta se concreta, como son, la ganancia, el interés, la renta, etc. Lo que el asalariado vende al capitalista no es su Trabajo sino su Fuerza de Trabajo, o sea, que el obrero se compromete mediante un contrato a realizar un Trabajo durante cierto periodo de tiempo a cambio de un dinero equivalente al “valor de la fuerza de trabajo” o sea, al “valor de los medios de vida” necesarios para su existencia individual y como especie. El proceso de trabajo no es lo mismo que el proceso de valorización, es decir, la cantidad de trabajo que realiza el obrero en la jornada laboral para producir “Valor Agregado” es superior a la cantidad de trabajo necesario para reproducir el equivalente del valor de su fuerza de trabajo. Esto permite explicar cómo se produce la plusvalía. Pero además permite explicar el empobrecimiento  económico de las familias de los asalariados.

Según la tendencia, para 2018 seremos poco más de 124 millones de mexicanos, de los cuales, poco más de 90 millones están aptos para trabajar. Sin embargo, solo 53 millones constituyen la Población Económicamente Activa, PEA, con ocupación. Por otra parte, el salario mínimo es de 88.36 pesos por día y el costo de la canasta básica es de 245.34 pesos diarios para el mes de octubre del 2017, cifra que se incrementa a más de 300 pesos diarios para el mes de agosto del 2018.

Según datos del INEGI, el 47 por ciento de la PEA, o sea, 25 millones, percibe de 1 hasta 3 salarios mínimos, esto es, menos del costo de los medios de vida necesarios para su existencia como individuo y como especie. Según los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), se muestra que entre el primer trimestre del año pasado y el mismo periodo en 2018, la cantidad de mexicanos que ganan un salario mínimo pasó de 7.4 a 8.6 millones, esto es, se incrementó en un millón 200 mil personas o sea, el 16 por ciento. La tasa de desocupación entre las personas que sólo cuentan con estudios inconclusos de primaria bajó 12.2 por ciento entre el primer trimestre del año pasado y el mismo periodo de este año, mientras que, las que tienen educación media superior y superior, bajó tan sólo 6.8 por ciento.

Un análisis del mercado laboral, elaborado por el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, revela que mientas mayor es el grado de estudios el número de personas desempleadas se incrementa. En fin.

Comentarios

© Copyright 2018 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina