Tepic, Nayarit, lunes 22 de octubre de 2018

Salimos de Guatemala y entramos a Guatepeor con el USMCA-TLC

Octavio Camelo Romero

05 de Octubre de 2018

Hoy los asalariados mexicanos sufren los efectos del capitalismo subdesarrollado, producto de los efectos combinados del corporativismo político y del neoliberalismo económico. El triunfo de los tecnócratas México-americanos sobre la Revolución Mexicana se dio hace más de 20 años con la firma del Tratado de Libre Comercio entre México, Canadá y Estados Unidos, durante el último año del gobierno de Carlos Salinas de Gortari. En aquel entonces, los ingresos de los trabajadores en México eran de los más altos en América Latina. Hoy, los salarios en nuestro país son los más bajos del continente, incluso de los de Haití, Honduras y El Salvador, que están más elevados que los mexicanos. Según INEGI, el promedio de los salarios en Latinoamérica es hoy de 347 dólares al mes, mientras que en todo el territorio nacional es de 141 dólares mensuales, donde los obreros de países como Panamá tienen un ingreso promedio de 744 dólares al mes. A lo largo de los años en que se firmó el TLC en 1994, los trabajadores de las industrias vinculadas a las cadenas globales de suministro, como son automotriz, metalúrgica, electrónica, agricultura, minería y petróleo, han obtenido ingresos muy bajos en relación al valor de sus productos y a los salarios en otros países. Las políticas mexicanas de fomento a la competitividad, y la flexibilidad de las empresas para otorgar salarios de miseria, además de ser equivocadas, han promovido la super-explotación de la mano de obra mexicana y dado pie a los convenios de protección patronal, a la supresión de las conquistas sindicales y los derechos ganados, a la pérdida de la libertad sindical y de la contratación colectiva, a la dificultad de la defensa y la reivindicación de la clase trabajadora. Peor aún, las empresas multinacionales usan la subcontratación para debilitar más los derechos de los trabajadores y las condiciones de trabajo, en materia de seguridad social, salud e higiene. Esto sin considerar que una gran parte de la mano de obra trabaja en la informalidad, sin seguro social y sin que se respeten sus derechos humanos, con un salario mínimo de 88.36 pesos al día el cual está muy por debajo de la línea de bienestar social determinada por el CONEVAL.

Sin embargo, ya hubo un arreglo en las negociaciones del TLC y ha surgido el USMCA. Esto le ha permitido al presidente Trump burlarse no únicamente de los demócratas y del TLC, sino de los mexicanos. Empero, expertos en comercio internacional opinan que USMCA poco tiene de nuevo salvo en la industria automotriz y en productos lácteos. Que la mayoría de los cambios son cosméticos, y que, “si no van a resolver los problemas que Trump señaló durante la campaña, lo van a ayudar a que utilice este episodio para que hable de sí mismo, para que se promueva y se presente ante su opinión pública como el gran negociador”

Sin embargo, en el concierto nacional e internacional hay reproches por el estoicismo de los negociadores mexicanos. Claro que están comprometidos con el capital transnacional más no con los mexicanos. Desde luego que este aparente triunfo de Trump lo estimula para seguir comportándose de esa manera y seguir ofendiendo a los connacionales. Pero independientemente de que el presidente electo Andrés Manuel López Obrador le prometa al presidente Trump amor y paz, los mexicanos nos sentimos sumamente ofendidos y manipulados. En fin.


Comentarios

© Copyright 2018 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina