Tepic, Nayarit, lunes 25 de marzo de 2019

Puro jarabe de pico el EZLN

Sergio Mejía Cano

04 de Enero de 2019

El 1 de enero de 1994, mientras el entonces presidente de México Carlos Salinas de Gortari celebraba con bombo y platillo la entrada de nuestro país al Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos de Norteamérica y Canadá, hacía su aparición en el estado de Chiapas un alzamiento insurgente aparentemente armado auto denominado Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Aparentemente armado porque de acuerdo a las primeras imágenes documentadas por algunos medios impresos, se miraba a los supuestos insurrectos con rifles de palo o madera y posteriormente ya se veían las mismas imágenes pero ahora los caídos tenían a su lado rifles que parecían de verdad.

Y si bien este movimiento en su momento tuvo repercusión a nivel tanto nacional como internacional, y hasta llegó a generar esperanzas alentadoras en otras etnias diseminadas a lo largo y ancho de nuestra Nación,  poco a poco se fue desfasando y desalentando a las demás naciones indígenas al ver que este movimiento chiapaneco se encerraba en un coto de poder único y exclusivo nada más para una parte de las etnias chiapaneca y nada más, para entrar en una serie de negociaciones con los supremos gobiernos subsecuentes y así llegar a la pacificación; sin embargo, y lo que siempre llamó la atención a varios analistas de este movimiento fue que quien estaba al frente de este levantamiento supuestamente de carácter indígena, era, es y ha sido siempre un mestizo y no un miembro de las etnias que por siglos han sido despreciadas.

Del puro ruido mediático que causó en su inicio, el EZLN, que en aquel momento recibió el apoyo de gran parte de la población mexicana y hasta de otros países, así como de libre-pensadores y personajes políticos que se han auto denominado como de izquierda, con el paso del tiempo se fue apagando ese ruido hasta llegar casi a la nada, salvo contadas ocasiones en que alzaba la voz pero ya no para protestar por nada, sino quizás simple y sencillamente para llamar la atención y de que no lo olvidara el colectivo nacional. De ahí tal vez que quien estaba al frente y que se hacía llamar “subcomandante Marcos”, cambió su nombre a decir en lo sucesivo como subcomandante “Galeano” y, posteriormente según él mismo por cuestiones de salud, cedió su sub-comandancia a otro personaje quien es el que aparentemente está al frente del EZLN hoy en día y que se auto nombra “Moisés”.

Pero algo supieron, entrevieron o entendieron la mayoría, si no es que todos de los que en un inicio apoyaron esta insurrección que mejor se retiraron y dejaron de brindarle su apoyo, ya que existía la posibilidad de que todo fuera nada más un montaje bien armado aprovechándose de la buena fe de una parte de las etnias chiapanecas que se dejaron ir con la finta de que ahora sí habría justicia por esos más de 500 años de ser humillados y sobajados.

Y el hecho de que todo este movimiento haya sido un teatro lo podría confirmar que en realidad nada ha hecho este EZLN a lo largo de sus 25 años en que dio de qué hablar, porque jamás volvió a cuestionar a ningún gobierno tanto federal como estatal ni ha hecho nada para detener los desplazamientos de comunidades enteras con lujo de violencia, no se ha escuchado la voz del EZLN respecto a que han dejado a la intemperie a cientos de familias a quienes les han arrebatado sus tierras que, se dice, se las están entregando al capital extranjero. ¿Acaso le dijeron algo a la opacidad con que actuó el anterior gobernador Manuel Velasco Coello, y desde luego a los demás antecesores que permitieron estos desplazamientos y violencia en contra de comunidades enteras?

Y ahora el EZLN se da el lujo de cuestionar y atacar los proyectos del neo gobierno federal como el del ferrocarril Maya supuestamente dizque por y para la protección del ecosistema por donde pasará la vía férrea; y lo más curioso, que para proteger a las etnias que podrían resultar afectadas.

Esto desde luego que suena más a puro jarabe de pico, porque si el EZLN no ha hecho nada por defender a las etnias agraviadas desde siempre, a poco ahora sí les entró el amor nacional ecológico y étnico.

Queda claro que el EZLN no está para defender a las etnias chiapanecas y mucho menos a las de otras partes de la Nación Mexicana, sino tal vez para estar protegiendo los intereses de quienes se están adueñando de las tierras de los desplazados y, obviamente, para esclavizar a estas etnias que se están quedando sin sus tierras para verse obligados a trabajar para el capital extranjero.

Sea pues. Vale.

Comentarios

© Copyright 2019 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina