Tepic, Nayarit, lunes 18 de febrero de 2019

Una gama de posibilidades

Sergio Mejía Cano

04 de Febrero de 2019

Cada día crece el clamor de algunos sectores de la sociedad para que el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), refuerce su seguridad personal, supuestamente no tanto por su persona en sí, sino por lo que significa la investidura presidencial; sin embargo, así sea por su propia persona de todos modos debería de protegerse un poco más porque podría no faltar un loco con ganas de sus cinco minutos de fama que pretenda hacer algo al respecto.

Se dice que han aparecido mantas con letreros amenazantes hacia AMLO supuestamente firmadas por líderes de la sustracción de gasolina; pero cuando alguien amenaza así, abiertamente a alguien que está trabajando por el bien de los intereses nacionales, como que le podría salir el tiro por la culata, porque si bien se ha dicho que algunos grupos criminales podrían cambiar de giro al ver que el narco ya no les deje o que haya mucha competencia o que en el mejor de los casos se logre la legalización de la mota y que con esta medida baje considerablemente el mercado negro, y que ese cambio haya derivado a lo que se puso de moda en los años anteriores a esta nueva administración: el huachicol, que desde luego pudo haberse extendido por no habérsele puesto la atención debida y que el saqueo de los hidrocarburos creció y creció que ahora haya quienes se molesten porque se les pretende poner un alto a dicho saqueo.

Porque hay gente que se acostumbra a lo ilícito cuando no hay quien diga hasta aquí, pues esta gente lo llega a tomar como algo normal el estar haciendo cosas malas que después brincan enojados porque ya no se les va a permitir hacer lo indebido; y posiblemente se molesten mal los saqueadores cuando se les informa que jamás debieron haber hecho lo que están haciendo libremente, así que tan, tan, fin de la trama.

El amenazar al Presidente de la República no significa amenazar a una sola persona, sino a todo el Estado Mexicano, a todo el aparato gubernamental. Y si alguien amenazó de tal forma, quiere decir que no sabe en realidad lo que está haciendo, porque no se debe de amenazar a todo un país y menos cuando la mayoría de sus habitantes están en contra del saqueo a Pemex que es de todos los mexicanos aunque no recibamos ningún beneficio por esto, pero con el hecho de oír que es de todos los mexicanos, es como una especie de confort que nos hace protegerlo de alguna manera. Así que en caso de que esas mantas amenazantes hayan sido formuladas por alguien que se sintió molesto porque ya no podrá seguir robando, está en grave peligro de que sus mismos vecinos, amigos y conocidos le pongan un estate quieto o tal vez hasta algunos grupos delictivos que verían un peligro el que el Estado se lanzara a la caza de quienes amenazaron a la actual administración, ya que de ponerse a investigar en serio, el actual gobierno mexica
no podría llegar a otros fondos que por el momento tal vez no convenga a nadie que se toquen, sino un poco más tarde ya que se calme el agua del huachicoleo.

Es obvio suponer que AMLO no está tan desprotegido como aparenta estarlo, y que su vigilancia personal es de bajo perfil pero en cierta forma segura; sin embargo, no estaría por demás que la reforzara porque cuando a alguien se le ocurre atentar contra otra persona podría no haber obstáculo así sea a costa de la vida misma de quien quiera hacerse famoso así sea sacrificando a un luchador social, pues es bueno recordar que precisamente nuestra sociedad no atraviesa por un buen momento en cuanto a honestidad y buenos propósitos.

En el sexenio anterior me tocó oír a ciertas personas que creían que Enrique Peña Nieto podría ser víctima de un atentado, pero ¿por quién o quiénes? Desde luego que por parte del pueblo bueno, en ese que tiene muy presente AMLO no podría atentar en contra de Peña Nieto porque en realidad no tenía caso desaparecerlo, ya que desde un principio de su gestión dio muestras de ser un vil títere manejado tras bambalinas por otros grupos de poder que continuaron el saqueo de la nación abiertamente, así que no tenía caso atentar contra la vida del entonces presidente porque pondrían a otro títere posiblemente aún más manipulable que Peña Nieto.

Sin embargo, ahora AMLO está demostrando que para nada está ligado a ese grupo que manipuló durante todo su sexenio a Peña Nieto, y si hay un grupo detrás de AMLO, pues entonces este está tratando de recuperar los intereses nacionales en bien de nuestro país, por lo que existe la posibilidad de que ahora sí haya alguien que odie a AMLO.

Sea pues. Vale.

Comentarios

© Copyright 2019 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina