Tepic, Nayarit, domingo 21 de abril de 2019

Entre bancos te veas

Sergio Mejía Cano

07 de Febrero de 2019

No soy muy dado a andar haciendo trámites bancarios; sin embargo, este martes 05 de febrero por causas de fuerza mayor me vi en la necesidad de tener que ir a Bancomer que se encuentra por la avenida México entre Zapata e Hidalgo.

Llego a dicho banco y ¡oh cielos!, un mundo de gente debido a que el día anterior había sido de asueto por celebrarse anticipadamente este día 05 por la promulgación de la Constitución de 1917. Pero bueno, ya estaba ahí y ni modo. Me pregunta una muchacha que está a la entrada de la zona de cajas que qué trámite voy a realizar y después de decirle me pregunta si soy cliente de Bancomer a lo que le digo que no, así que le pica a una maquinita en donde está recargada y me da un papelito que señala el número de turno que me toca, es el H-103 y me dice a la vez la muchacha al entregarme ese papel que el tiempo estimado de espera para atenderme es de hora a hora y media; son las 11:54, hora que está impresa en el papelito que contiene la leyenda de tiempo estimado para la atención de 01:04horas.

Todas las sillas frente a las cajas están ocupadas. Volteo a mirar un tablero electrónico que señala el número de turno que están atendiendo y veo con sorpresa que hay numeración con otras letras y que la que tiene “H” apenas va en el H050; chín. Así que hago cálculos y decido ir a hacer otras cosas mientras transcurra el tiempo de espera, por lo que voy a hacer otros mandados y a buscar algún pensionado o jubilado en la Plaza Principal para platicar y como cosa hecha adrede no encuentro ningún conocido para comer gente.

Así que ahí voy de regreso al banco en cuestión llegando aproximadamente a eso de las 13:10 horas. Miro el tablero que señala los turnos y veo que ya va en el H069, en lo que respecta al turno que yo traigo que es el H103; hay sillas desocupadas por lo que me siento a esperar. Como no hay más que hacer más que esperar y debido a que hay un letrero que dice que no se puede usar el teléfono móvil en el interior del banco, no lo saco de mi bolsillo para evitar cualquier tipo de bronca. Es obvio que con el celular en mano la espera se hubiese hecho menos tediosa; sin embargo, aplico aquello que le oí a OSHO: sé esperar, ayunar y meditar. Así que no habiendo más que hacer me puse a mirar el tablero electrónico que marca los turnos.

Ya tenía como 15 minutos y ya no aparecía ningún número que lo antecediera la H, por lo que me llamó la atención. Vi que los números de los turnos aparecían en columna: arriba los próximos, en medio el que estaban llamando y abajo los que estaban ya atendiendo. Pero no hay ninguno con la H, poco después de estar con la mirada fija en dicho tablero, de pronto aparece el H070 y el H071, como siete minutos después aparece entre otros números y letras el H072 y después de otros tantos números el H073. Y ahí va avanzando el tiempo, son ya las 13:50 y ya apareció en el tablero el número H092, ufff, ya mero, me digo. A las 14.10 aparece el número H096  tan, tan.

Pasan 16 minutos y sigue sin aparecer el número H097, por lo que me levanto a preguntarle a la muchacha que está dando los números de los turnos que ya va para 20 minutos que no aparece en el tablero algún número que lo antecediera la letra H, y que me va diciendo la muchacha que por eso se me preguntó que si era cliente del banco, porque los de la letra H tenían que esperar más porque primero estaban los clientes; que sí iba a seguir apareciendo la numeración con la H pero que tenía que esperar más. Qué gachos, le dije a la muchacha que desde luego ninguna culpa tiene por ser una simple trabajadora y es obvio que ella no toma este tipo de decisiones.

A las 14:45 aparecen varios números con la H pero llega hasta el H102, yo traigo el H103. Por fin, a las 14:55 me toca pasar a la caja número 6, la cajera me dice que hasta que me tocó, porque ya tenía tiempo mirándome por estar prácticamente en las sillas enfrente de ella. Le digo que ya son tres horas de espera y que la muchacha que me había dado el número de turno me había dicho que primero están los clientes, pero que cualquier persona se podría considerar un cliente potencial y que no debería de haber ese tipo de discriminación. No, pos sí, fue lo que me dijo la cajera; y ya para concluir el trámite que me hizo ir al banco, me dice la cajera que a nombre de Bancomer se me ofrece una disculpa por tan larga espera, pero que pude haber ido a otra sucursal, ya que esta por ser la matriz en Tepic siempre está muy concurrida. Pues ya ni modo.

Sea pues. Vale.

Comentarios

© Copyright 2019 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina