Tepic, Nayarit, martes 16 de julio de 2019

Al jubilado ni agua ni voz ni voto

Sergio Mejía Cano

11 de Julio de 2019

La mayoría de los jubilados ferroviarios estamos de plácemes porque ya no se nos descuenta la perniciosa cuota sindical correspondiente al 1% de lo que percibe mensualmente cada jubilado. Y digo la mayoría porque como siempre, nunca faltan los que supuestamente por quedar bien con su “líder” sindical, y a pesar de estar jubilados, se han pronunciado en contra de esta benigna medida.

En la hoy Ciudad de México existe un grupo de jubilados del ferrocarril que desde principios de la década del 2000 demandaron para que ya no se les descontara a los jubilados la dichosa cuota sindical porque no faltó quien se diera cuenta de que a partir de la renovación de los estatutos sindicales, desde el año 2000 únicamente cuentan como socios del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana (STFRM) los trabajadores activos, y en donde ya no se menciona a los jubilados para nada, tal y como antes en que sí estaban contemplados como miembros del STFRM pero sin decisión, voz ni voto, sino que únicamente podían asistir a las asambleas como monos de palo; tal vez por eso en el argot ferroviario existía una frase que se oía frecuentemente: al jubilado ni agua. Así que demandaron ante las instancias correspondientes que si los jubilados ya no estaban contemplados en los reformados estatutos, entonces por lo mismo, ya no procedía que se les descontara la cuota sindical porque se entendía claramente que ya no pertenecían a dicha asociación sindical.

Sin embargo, y a pesar de haber ganado la demanda y con el laudo a favor en última instancia, no pasó nada, la cuota se siguió descontando religiosamente cada mes tal y como si no existiera ese laudo a favor de los jubilados; por lo que se siguió peleando, y  fue hasta el año 2011 en que se reconoció de nueva cuenta por parte de las autoridades laborales el laudo a favor de los jubilados ferroviarios; sin embargo, todo siguió igual, las cuotas, que representaban aproximadamente casi dos millones de pesos mensuales, se siguieron descontando como si no existiera un laudo o peor aún: como si no estuviésemos en un Estado de Derecho y el dichoso laudo fuera poco menos que pura letra muerta. Así que se siguió insistiendo ante las instancias correspondientes, y ahora gracias a ese férreo grupo de jubilados, que por cierto muchos de ellos quedaron en el camino, desde el pasado mes de junio ya no apareció el descuento por cuota sindical en el recibo correspondiente, y aunque la orden por parte del Gobierno Federal se dio para que ya no se descontara la cuota sindical a los jubilados ferroviarios desde abril, se siguió descontando hasta mayo de este 2019, pero el sindicato alegó que ya estaba todo hecho porque no se había podido hacer el retiro del descuento por estar ya programado así el sistema de computación y que se tenía que arreglar todo el sistema.

Esto de la eliminación de las cuotas sindicales a los jubilados del ferrocarril no le gustó nadita de nada al Secretario General del STFRM Víctor Flores Morales, quien por cierto ya rebasa los 80 años de edad y por lo mismo ya nada debería de estar haciendo ahí en el sindicato, precisamente por ser jubilado ya, aunque no se podría considerar ferrocarrilero en sí, ya que solamente trabajó algunos meses como llamador de tripulaciones y guardavías en su natal estado de Veracruz para de ahí enquistarse en el sindicato ferrocarrilero para ya no salir, por lo que está igual o peor que otros líderes sindicales que saben muy poco o casi nada del gremio que representan; pero esa es ya otra historia.

Lo que sí ha hecho últimamente el señor Flores Morales es asistir a la mayoría de las secciones y mandar esbirros a otras tantas y delegaciones para tratar de amedrentar a los jubilados para que firmen una carta poder para seguir descontando las dichosas cuotas sindicales a los jubilados con el cuento de que es el sindicato quien ayuda a los deudos de los jubilados fallecidos a hacer el trámite del seguro de vida (antes previsión obrera) y las demás gestiones como el pago de los cuatro meses de marcha, etcétera. Sin embargo, la Dirección de Ferronales-Jub en liquidación a cargo del señor Tomás Orozco La Roche, mediante un aviso informa a los jubilados ferroviarios que todos estos trámites se podrán hacer en las oficinas de Atención a Jubilados que están diseminadas a lo largo y ancho de todo el país por donde pase una vía férrea. Dando a entender claramente que en realidad el jubilado ya no necesita para nada al STFRM y viceversa.

Sea pues. Vale.

Comentarios

© Copyright 2019 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina