Tepic, Nayarit, martes 20 de agosto de 2019

Un posible teatro más perjudicial para el PRI

Sergio Mejía Cano

13 de Agosto de 2019

Más valdría tomar con prudencia todo este movimiento del Partido Revolucionario Institucional (PRI), porque más bien parece toda una faramalla muy bien orquestada debido a que es algo inusual en este partido político el que se hayan organizado elecciones para que de ahí saliera su dirigente a nivel nacional; y más porque desde un inicio hubo voces que anunciaban una victoria de quien se dice ahora se llevó la mayor parte de los votos de los militantes priistas.

Una victoria anunciada de antemano y que señalaron en su momento los demás participantes y hasta los que fueron excluidos de la contienda; aunque he aquí en donde podría estar el truco de que todo fue un teatro nada más porque ahora hay pronunciamientos de parte de la señora Ivonne Ortega Pacheco de que impugnará por haber detectado infinidad de “anomalías”; y entrecomillo anomalías debido a que todo lo que pregona la señora Ivonne es lo más natural en dicha asociación política, ya que eso de los acarreos, urnas embarazadas, mapaches y toda clase de artimañas lo traen en la sangre no nada más los priistas, sino la mayoría y posiblemente todos los políticos del partido que sean, sin excepción, y aquí sí no se podría aplicar cabalmente el dicho aquél de que generalizar es ya estar errado, debido a que no nada más los políticos, sino que todos los mexicanos nacimos y nos criamos en una hegemonía priista que se nos marcó a todos quienes llegamos a este planeta después de la lucha fratricida que siguió a la Revolución Mexicana. No hay más, porque hasta los integrantes de otros partidos políticos han sido nutridos y amamantados por esa hegemonía priista.

No sería muy descabellado pensar que alguien de la cúpula priista le haya ordenado a la señora  Ivonne Ortega, a don Pepe Alfaro, a Lorena Piñón y Daniel Santos que se lanzaran a la contienda pero con la convicción de que los triunfadores serían Alejandro Moreno y Carolina Viggiano; y a Ulises Ruiz Ortiz que por el momento se disciplinara y aguantara para la próxima, y que si quería pataleara y se emberrinchara para hacerla más de emoción, pero que calmara sus ansias por el momento. Y tal vez le dijeron lo mismo al doctor José Narro Robles, pero como ya no se chupa el dedo no le gustó el jueguito y mejor les dijo: ahí la vemos. Y que la posible estrategia haya sido decirles como cuando se va a infiltrar a alguien en otra pandilla, que se atacaran por todos lados y al mismo partido denostarlo ya que al fin y al cabo la mayor parte de la ciudadanía sabe cómo se las masca el PRI, así que no sería nada nuevo hablar de fraude electoral aun dentro del mismo partido, porque al fin y al cabo esto lo podría fortalecer
una vez pasados los comicios y que Alejandro Moreno llamara a cicatrizar heridas y a la unión. Sin embargo, al parecer no contó esa voz de la cúpula priista que todo este movimiento podría ser contraproducente en determinado momento en caso de que como pasó con la señora Ortega Pacheco, que vio su potencial y poder de convocatoria por lo que ya viendo esa posibilidad se vio con las fuerzas necesarias para no continuar con la faramalla al ver la posibilidad de que podía triunfar; pero como ya todo estaba orquestado de antemano, ahora quiere impugnar de verdad porque en su campaña de proselitismo comprobó que sí tiene el arrastre para poder alzarse con el triunfo en unas verdaderas votaciones con la pura militancia, pero sin acarreados y más, porque se comenta en radio pasillo que hay muchos militante del PRI que no están conformes con esta decisión cupular porque volvió a brillar el dedo que designa y que da línea. Porque ¿cuál de los presidentes del PRI tanto a nivel nacional como local hasta Claudia Ruiz Massieu ha sido elegido por la militancia priista?

Es probable que haya descontento entre la militancia priista de a pie por esta elección que para el PRI más le hubiera valido designar como siempre a su presidente a nivel nacional y no hacer el teatro de las elecciones internas, porque es probable que entre la misma militancia se estén preguntando entre ellos mismos en este momento si votaron por “Alito”; y cuando se comiencen a oír voces de que yo no voté por él, yo tampoco, yo menos, y que crezcan las voces de que casi nadie de la militancia votó por el hoy triunfador, es posible que la diáspora del PRI se incremente y que se aclare el rumor de que el PRI se está entregando al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) que se dice, será el nuevo PRI con otro color e insignias y designios.

Sea pues. Vale.

Comentarios

© Copyright 2019 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina