Tepic, Nayarit, jueves 14 de noviembre de 2019

Culiacán puso en juego a la soberanía nacional mexicana

Octavio Camelo Romero

02 de noviembre de 2019

Una de las cualidades del actual Presidente de México es aquella por la cual “dice lo que piensa y hace lo que dice”. En este sentido es muy transparente y, presumiblemente pudiéramos comprender algunas de sus decisiones y anticiparnos a otras. Nos gusten o no, las decisiones presidenciales son propias del titular del Poder Ejecutivo de la Nación. Y en este aspecto, cada secretario del ramo y funcionarios charalillos deberían tenerlo presente. Un hecho grave es que el Presidente de la República no hubiera estado enterado del despliegue de fuerzas en Culiacán Sinaloa para capturar al hijo del Chapo Guzmán. Pero no únicamente no estaba enterado el titular del Poder Ejecutivo, sino que se antoja pensar que tampoco el Secretario de la Defensa Nacional estaba enterado. Esta situación es la verdaderamente grave, porque se antoja pensar que en México cualquier extranjero con Poder Transnacional puede hacer lo que se le venga en gana.

La otra gravedad estriba en el linchamiento periodístico del que fue objeto el Presidente López Obrador por haber evitado la masacre del pueblo de Culiacán. La prensa no solo informa, sino que sirve a intereses. Y en función de esos intereses se mueve e informa. Desde luego que la masacre de los “culichis” hubiera servido a las mil maravillas para pedir la salida de AMLO de la Presidencia de la República. Por eso la derecha nacional e internacional junto con sus periodistas se lanzaron en contra de la medida humanista del Presidente.

Lo importante es que no les salió la jugada y se frustró un golpe de Estado suave. Desde luego que la respuesta de Andrés Manuel López Obrador ha sido valiente y congruente con sus planteamientos. Ha dicho: “¡Nosotros no recibimos órdenes de Washington!”. También fijo su postura: “ya basta de la manipulación”. “Vamos a garantizar las libertades hasta el exceso, pero no se puede estar apostando a la manipulación”

Desde luego que se trata de desestabilizar a México con lo de Culiacán. Está claro que se aprovechan ciertas circunstancias para desatar ataques al gobierno. Pero como dijera AMLO, en Culiacán lo más importante era la vida de la gente; lo más importante era evitar la masacre. Lo cierto es que los hechos de Culiacán marcan un antes y un después en materia de seguridad: "La política de seguridad ya no es la guerra, ya no es el uso de la fuerza, aniquilar, el exterminio, ya no el mátalos en caliente, ya es el salvar vidas y lograr la paz con otros métodos”.

Al subrayar que su gobierno actuó bien en Culiacán, el Presidente López Obrador pidió un año más para presentar un “cambio completo” en el país: “Espero que cuando menos un año más estén establecidas las bases de la nueva etapa de la vida política de México. Nada más eso pido, dijo. Un año más para que esto cambie por completo”. Y luego, añadió, “no es fácil hacer esta transición, este es un proceso en curso porque todavía lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer”.

México está en un proceso de transición. Se ha avanzado muchísimo en la creación del nuevo marco legal. En la práctica se está hablando de una nueva Constitución Política con todas las normas que se han aprobado. Queda como delito grave la corrupción, el que se haya creado el instituto para devolverle al pueblo de robado. Con la ley de extinción de dominio debe cuidarse a quien se entregan los recursos. Además, la reforma al artículo 28 Constitucional está prácticamente aprobada, para prohibir la condonación de impuestos, que sean delitos graves el robo de combustible, el fraude electoral, que ya no haya fuero para el Presidente y que pueda ser juzgado por delitos de corrupción y cualquier otro, aun estando en funciones. El que se pueda revocar el mandato al Presidente de la República, que se puedan a llevar a cabo consultas; el que se haya cancelado la reforma educativa, la ley para garantizar medicamentos. “Sólo en la parte jurídica es un cambio nunca visto; se está legislando en favor del pueblo”.

El Presidente López Obrador dijo que en el caso Culiacán son responsables todos los integrantes del gabinete de seguridad incluido él mismo. Y puntualizó que la fiscalía militar tiene en curso una indagatoria, pero al mismo tiempo este viernes la consejería jurídica de la presidencia de la República entregará el expediente Culiacán a la fiscalía general de la República, para que realice las actuaciones que corresponda. En fin.

Comentarios

© Copyright 2019 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina