Tepic, Nayarit, viernes 28 de febrero de 2020

La probable invencibilidad del contaminante plástico

Sergio Mejía Cano

28 de enero de 2020

Si bien se dice que este año es de transición para eliminar de una vez y para siempre el uso de las bolsas de plástico, principalmente las que se consideran de un solo uso, y que ya para el año 2021 se aplicarán las penas para quien no acate las nuevas reglas, tanto entre usuarios como comerciantes en pequeño persisten las dudas de qué irá a pasar en realidad, porque hasta el momento todo indica que los más afectados serán los comerciantes en pequeño los que más sufrirán las consecuencias.

Y esto porque mucha gente se pregunta si también a los grandes empresarios los obligarán a dejar la práctica de ofrecer productos en bolsa de plástico, tal y como sucede actualmente con los empaques de frijol, arroz, lentejas, azúcar, desechables como cucharas, tenedores y cuchillos, vasos, popotes y un largo etcétera de productos cuya envoltura es de plástico y unos de alto grosor para que resista más que uno delgado.

Por lo pronto, ahora en algunas tiendas de abarrotes de los barrios, los propietarios en vez de dar calendarios como se hace tradicionalmente a fin de año, ahora dieron bolsas ecológicas, igual en algunas de las cocinas económicas de la periferia de la ciudad; sin embargo, en algo han estado coincidiendo tanto abarroteros como chefs: que de sus clientes a los que les han dado bolsas muy pocos son los que las usan debido a que llegan sin las bolsas supuestamente porque se les olvidó llevarlas y otras personas aducen que venían de otro lado y prefirieron llegar a la tienda o por la comida antes de llegar a su casa; así que por lo pronto aún les vuelven a dar bolsas de plástico pero con la advertencia de que en lo sucesivo ya lleven sus propias bolsas y hasta recipientes para lo que vayan a comprar.

Y he aquí una de las principales preguntas que se hace un tendero al señalar que ya una vez que estén prohibidas de bien a bien las bolsas de plástico, si llega un cliente a comprar un kilo o medio de azúcar o cualquiera otro producto que requiera ser embolsado y el cliente no trae recipiente, ¿en qué se lo va a llevar? Obviamente que ya para entonces el abarrotero tendrá que hacer cucuruchos y tener bolsas de papel como antaño, pero si el cliente no está satisfecho, pues a la mejor va a preferir comprar en las grandes tiendas en donde posiblemente se sigan vendiendo productos en bolsa de plástico.

Y a propósito de esas grandes tiendas, algunas de ellas ya no están dando bolsas de plástico para echar lo que se haya comprado, pero sí están vendiendo bolsas de tela para el propósito; y al parecer ya también lo están poniendo en práctica las llamadas tiendas de conveniencia, porque comenta un conocido que acudió a una de estas tiendas en la colonia Mololoa y compró tres productos y pidió bolsa porque iba en motocicleta y se le dificultaba llevar esos productos sueltos en las manos, pero el despachador de dicha tienda le dijo que ya no estaban dando bolsas. Se retiró como pudo a una tienda cercana en donde le vendieron una bolsa de plástico en un peso. Y de puro cotorreo al pasa por otra de esas tiendas en la cercanía de la Preparatoria 13, entró y compró otros tres productos y pidió bolsa, pero ahora le dijeron que sí había bolsas pero que le costaba un peso cada una. Pagó una bolsa de color blanco con letras verdes que decía:”bolsa ecológica”. Le pregunté a esta persona que si se la habían cobrado en el recibo de compra y me respondió que lo tiró y que no se había dado cuenta de eso; que para la otra sí se iba a fijar.

Y a propósito de bolsas ecológicas, una señora encargada de una frutería comentó que un conocido de ella que será inspector para ver que se cumpla el no uso de bolsas de plástico, le dijo que de todos modos esas bolsas que dicen que son ecológicas también estarán prohibidas porque siguen siendo de plástico, por lo que esta señora se lamentó diciendo que en este plan a dónde irán a parar quienes comercian en pequeño.

Lo malo de esto es que al parecer todo está enfocado a las bolsas de plástico; sin embargo, en videos y documentales que han puesto de manifiesto lo grave de la contaminación por plásticos tanto en ríos como mares, lo que predomina en esos montones de plásticos no son solo las bolsas sino los envases de leche, agua, jugos y toda clase de líquidos los que más se ven amontonados. Pero como se dice y se dice bien: es la cultura de la gente que bota estos plásticos a la basura o en la calle la que ha hecho y logrado la contaminación por el plástico y no éstas envolturas y envases en sí.

Sea pues. Vale.

Comentarios

© Copyright 2020 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina