Tepic, Nayarit, domingo 29 de marzo de 2020

Un fatal día sin mujeres

Sergio Mejía Cano

25 de febrero de 2020

Es probable que desde que apareció la raza humana en este planeta comenzaron a darse los asesinatos entre sí, principalmente por cuestiones de dominio territorial y más entre los machos dominantes para hacer resurgir su propia estirpe, porque debemos tener presente que los humanos pertenecemos al reino animal y como tales, instintivamente hay ocasiones en que actuamos no muy diferente a otras especies del mismo reino.

Sin embargo, también podría ser posible que las agresiones no lo fueran en contra de las mujeres y los niños, debido a que las hembras humanas son las que más han hecho para preservar la especie, y los críos para que esto pudiera ser posible.

Pero tal vez y conforme y se fue ampliando el cerebro humano y hacerse más analítico, a la mejor no faltó por ahí un macho humano que por algún interés se vio en la necesidad de acabar con la vida de una o varias mujeres y de ahí pal real, se fueron incrementando los asesinatos de mujeres no nada más para hacer y proteger intereses de gobierno o empresariales, sino simple y llanamente como una forma más de irse desenmascarando la Naturaleza humana: depredarse entre sí misma.

Desde luego que hoy en día ya se ha hecho una práctica común entre gran parte de la humanidad acabar con la vida no nada más de mujeres, sino de gente de todas las edades y géneros, sobre todo en los conflictos armados que generan grandes potencias por así convenir a sus intereses.

En nuestro país ya tiene tiempo que se han incrementado los asesinatos de mujeres a tal grado que tenía que llegar el día en que esto colapsara y que a pesar de que hay quejas y protestas por lo mismo, pareciera que nada se hace al respecto. Y si bien ahora se ha tomado como pretexto el asesinato de una mujer de nombre Ingrid a manos de su pareja sentimental, la protesta ha agarrado fuerza por otro asesinato que no deja de ser aún más atroz: el de una pequeña de nombre Fátima, por lo que la protesta ha crecido de tal modo que ahora se está citando a todas las mujeres del país a no hacer nada, a no moverse, a no aparecer en la calle ni en ningún otro lado para el próximo día 09 de marzo, invitación que posiblemente no cumpla con las expectativas esperadas debido a que hoy en día son infinidad de mujeres las que ayudan a mover al país y que por más ganas que tuvieran de no hacer nada este día no puedan hacerlo por cuestiones económicas, porque trabajan para el sustento diario y un día sin hacer sus tareas redun
daría en afectar su economía familiar.

Tal vez quienes tuvieron la “brillante” idea de organizar un día sin mujeres pensaron quizás en hacernos ver a la mayoría de los mexicanos que sin ellas no somos nada; sin embargo, esto, siempre lo hemos tenido muy presente no nada más infinidad de los habitantes de México, sino una gran cantidad de seres humanos tanto de ambos géneros como de todas las edades en todo el mundo y en todo tiempo, hasta en los países en donde desde siempre y por sus convicciones religiosas y de usos y costumbres han sobajado a la mujer por tradición; porque por más que las desprecien en esos países y hasta en el nuestro, sin mujeres prácticamente nada se puede hacer, pues ellas son el motor generador de todo lo que se mueve en el mundo, quiérase o no, obviamente que sin mujeres el mundo humano desaparecería.

Así que se podría afirmar que posiblemente si haya paros femeninos el 09 de marzo, pero tal vez no como se espera, por lo que me atrevo a decir que será un día más normal en cuanto al movimiento cotidiano de la vida, porque hay mujeres que no se pueden dar el lujo de no trabajar; claro que no las que están en la nómina de alguna empresa o negocio o dependencia de gobierno, sino las que tienen que trabajar por su cuenta y que el mismo sistema las ha orillado a pertenecer a la economía informal tan característica hoy en día.

Debería quedar claro que el asesinato de mujeres no se detendrá, por desgracia, con el llamado al paro de un día sin mujeres, porque nada se puede hacer en contra de un macho que por equis o por mangas tenga muy marcada su misoginia y por lo mismo agreda a su esposa o hijas nomás para demostrar que es el rey de la casa. Y como tampoco se puede prever el que alguien nada más por hacer la mosca chillar acabe con la vida de mujeres que ni conozca, porque de que los hay, desde luego que los hay. ¿Por qué se mataron tantas mujeres en Ciudad Juárez? Este macabro acontecimiento debió haber dado pie para una protesta mayor; sin embargo, nada pasó ni se dijo nada.

Sea pues. Vale.

Comentarios

© Copyright 2020 Nayarit Altivo 2. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina