Tepic, Nayarit, jueves 09 de julio de 2020

Intermediarios que lloran y despotrican porque les cortaron el agua

Sergio Mejía Cano

03 de junio de 2020

Ya tiene tiempo en que varios analistas coinciden en que nuestro país se ha estado polarizando cada día más; y ya hace tiempo que otros investigadores habían dicho que la lucha de clases era cosa del pasado, pero por lo visto ésta jamás ha desaparecido, sino que precisamente por haberse hecho la brecha más amplia, por eso se dejó de contemplar, y por eso, dicha brecha pasó a segundo plano tal vez.

Y si nadie en su momento volvió a pensar en esa lucha de clases, fue porque paulatinamente o posiblemente de golpe y porrazo, la llamada clase media desapareció pasando sus integrantes a engrosar las filas de los mexicanos pobres, quedando nada más, al ampliarse la brecha, únicamente en pobres y ricos. Y son precisamente estos últimos los que se han llegado a sentir la clase dominante y vencedora a la vez, por lo que ya tiene bastante tiempo que han menospreciado a quienes no pertenecen a su clase burguesa; y a los que creen estar dentro de esta burguesía, los verdaderos ricos nada más les dan por su lado esperando el momento para despelucarlos y mandarlos a donde deben de estar: con los demás pobres.

En las redes sociales, cuando ya era inminente el triunfo de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se corría un video en donde se miraba a una muchacha llorando porque le habían dicho que López Obrador les iba a quitar sus casas y coches y que los iba a convertir en pobres. Tal vez fuera un chascarrillo o nomás para hacer chillar la víbora, pero de que hubo y hay gente que se cree todo eso de que AMLO nos iba a convertir en otra Venezuela, es indudable, pues cada día hay más pruebas de gente que se creen todo lo que les dicen o leen sin meterse más de lleno a investigar si lo que se dice tanto en medios informativos impresos y televisados, así como en las llamadas benditas, dichosas y hasta malditas redes sociales es cierto o no; porque ahora con la tecnología existente en que hasta con un teléfono móvil se pueden truquear fotos y videos de tal manera que se les puede dar el sentido que se quiera, ahora ya no se sabe ni qué, pues una imagen o video bien podría ser de lo más falso posible o ser muy real y, debido a la prudencia con la que se debe de tomar hoy en día toda clase de informaciones, pues se queda siempre la duda clavada, por lo que tal vez por eso mucha gente que no investiga más allá, con que le digan que AMLO come niños crudos, se la creen ipso facto.

Ahora no se deja de hablar de la marcha que se llevó a cabo en varias ciudades del país, a bordo de automóviles este pasado sábado 30 de mayo, una marcha que ha generado más lástima y vergüenza y hasta repudio para la gran mayoría de los mexicanos, y que ha causado más risa que preocupación; porque preocupación hubiese sido si en esta marcha se hubieran hecho presentes obreros, campesinos, pescadores, médicos, enfermeras, mineros, ferrocarrileros, estudiantes, profesores y demás clases populares pensantes, porque entonces sí, agárrense mexicanos; pero no, no se vieron para nada en esta marcha que, varios sectores de la sociedad tacharon como una marcha “fifichaira” porque al parecer los manifestantes no pisaron el suelo con sus zapatos tal vez de buena calidad, sino que lo hicieron sobre sus automóviles la mayoría de lujo o mínimo de reciente modelo, pero que muy difícilmente alguien que pertenezca a Juan Pueblo pudiera hacerse de un vehículo de estos fácilmente.

Es obvio que para cualquiera persona con dos dedos de frente, esta marcha estuvo compuesta por gente que siente que ha perdido o está a punto de perder privilegios y prebendas que recibían en sexenios anteriores; probablemente intermediarios que ya no lo serán porque ahora se determinó que los recursos para beneficios de gran parte de la población se entregarán en forma personal, quedando fuera esos intermediarios que se ha señalado, jineteaban el dinero que tendrían que entregar, y que no nada más lo jineteaban, sino que disponían de esos recursos a su libre arbitrio y para entregarlo a sus destinatarios les ponían una serie de trabas que hacían desesperar a muchos de estos seres pertenecientes a los programas sociales que, también muchos de ellos ya están por desaparecer y que es lo que le está doliendo a mucha gente acostumbrada nada más a estirar y meter la mano a los recursos del erario.

He ahí un claro ejemplo en los dirigentes de una oscura organización denominada Antorcha Campesina, que ahora despotrican en contra de la actual administración precisamente porque ya les cortaron el agua.

Sea pues. Vale.

Comentarios

© Copyright 2020 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina