Tepic, Nayarit, jueves 29 de octubre de 2020

Magisterio rompe amarras al PRI, libertad de afiliación partidista

Oscar González Bonilla

11 de octubre de 2020

-Segunda y última parte-

Gerardo Montenegro Ibarra platica padecimientos experimentados por su señor padre debido a las enfermedades que lo postraron en cama del hospital Puerta de Hierro en la ciudad de Guadalajara.

Como testigo Víctor Carlos Montoya Castellón, el primogénito de Liberato Montenegro Villa desliza sobre dolor abdominal y pérdida de visión, por ello necesaria cirugía para trasplante de córnea que no se realizó pese a la disminución del sentido de la vista, con el agravante de que para ello debería estar en condiciones plenas de salud.

El profesor Liberato sí fue intervenido mediante operación de los intestinos que resultó exitosa. Enseguida cirugía en los ojos –no para el trasplante de córnea- con serias complicaciones cerebrales que finalmente lo llevaron a la tumba el 13 de julio de 2020.

Recordar, a Gerardo se  nota le produce intenso dolor, sentimiento que intenta disimular con respuestas llenas de energía -pero meditada la idea- al cuestionario que presenta el reportero de la gente.

-¿En la actualidad el propósito superior del magisterio es lograr cargos de elección popular, o la defensa de los derechos laborales?

Se le pregunta a Gerardo Montenegro Ibarra, quien a la vista registra rasgos faciales reacios:

-El principio fundamental es la defensa de los derechos y aspiraciones de los trabajadores de la enseñanza. Estamos en la dirección de encontrar solución a sus demandas, pero además con énfasis mejorar sus condiciones de vida en cualesquiera sentidos.

En el sindicato, por ejemplo, en los últimos años se ha apostado mucho a la actualización y profesionalización de los compañeros, se les dota de las diferentes herramientas que los hace aptos para enfrentar nuevos retos de la modernización educativa, y en consecuencia, son mejores en el aula, en la dirección escolar o en el cargo administrativo.

La Sección impulsó el Centro de Investigación Magisterial para impartir a compañeros maestros talleres, diplomados, maestrías y doctorados. También nuestra sección sindical ha realizado convenios con instituciones de la talla del Tecnológico de Monterrey, ITESO de Guadalajara, entre otras, para que los maestros tengan alternativas de actualización con base en la preparación.

La tarea fundamental del sindicato, desde el activismo de Liberato Montenegro y otros exsecretarios generales, ha sido durante muchos años la defensa de los trabajadores de la enseñanza y la ubicación de la Sección XX como instrumento de lucha, como herramienta de consolidación de sus derechos y aspiraciones.

Sin embargo, cuando un sindicato logra eso, cuando un sindicato obtiene éxito en la defensa de esos derechos, adquiere fuerza. Ser unido produce fortaleza, además da presencia social y política. Ello ubica a la Sección con una vitalidad capaz de interactuar en la entidad con diferentes actores políticos, y ello daba la posibilidad de que maestras y maestros ocuparan espacios de carácter político, cargos de elección popular.

Muchos ejemplos existen de maestros que fueron alcaldes, regidores, legisladores. Es mi caso, tuve la posibilidad de ser diputado local, federal y senador por la coyuntura de esa época. Ser fuerza política te da esa posibilidad. Creo que maestras y maestros, trabajadores de cualquier sindicato, tienen el derecho de aspirar a cargos políticos, públicos.

Estar en los espacios donde se toman las decisiones, estar en espacios donde se influye para que las cosas cambien o mejoren, estar en los espacios donde puedes hacer algo por tu gremio y los trabajadores, creo que es legítimo. Y en eso hay que seguir trabajando, sin dejar de lado que el propósito central, fundamental, es la defensa de los trabajadores. Si el dilema fuera defensa de los trabajadores o buscar cargos políticos, por supuesto que sería defensa de los trabajadores.

Además debo señalar algo: en las décadas anteriores el contexto político-social permitía y generaba esas condiciones. Recordemos que había un vínculo con sistema de partidos políticos en México, particularmente con un partido dominante, y con organizaciones sociales y sindicales, pero ninguna actuaba al margen de ese entorno.

Ese contexto se vivió en la Sección XX. Existieron épocas en las que muchos cuadros de nuestra organización transitaron del activismo sindical al activismo político, y ocuparon importantes cargos de representación. Yo creo que en la medida que el país cambia, se va reconfigurando la acción política y social de los sindicatos y de sus integrantes.

-Por la circunstancias políticas actuales, ¿considera usted que el magisterio debe militar en el PRI?

-No, de ninguna manera puede haber ya un vínculo orgánico del sindicato como tal con un partido político, ni con el PRI ni con ninguno. No puede existir un nexo formal, mucho menos obligado. Hoy más que nunca se debe ejercer la libertad política, de afiliación partidista. Maestro que pertenece a la Sección XX tiene todo el derecho y libertad de militar en partido que mejor se  acomode a sus necesidades políticas.

Ese vínculo que le llamaban corporativo y que existía hace algunos años, que luego se fue debilitando, no sólo incluía al SNTE sino prácticamente a las organizaciones sindicales del país, pero se diluyó, cambió, se transformó. Hoy  creo que los sindicatos debemos impulsar que los maestros tengan representaciones, pero de ninguna manera el sindicato debe someterse a la vida orgánica de un partido político. El sindicato debe trabajar su agenda laboral, gremial, social y también política sin sujeciones ni subordinaciones a ningún partido político. Esto ha cambiado, es una de las nuevas realidades del país y así debemos de ejercerla.

Son dos canales, uno es el de la acción sindical interna y otro el de la participación de cada maestro en el partido político de su agrado, su interés, o que atienda a su principios de carácter personal. Si muchos maestros coinciden en un partido o fuerza política, es muy legítimo. Si otros coinciden en otro color, también es legítimo. Lo importante es mantener, como se escribe por allí en una tesis sindical, unidad en lo fundamental. Estemos unidos internamente para analizar los temas salariales, laborales, prestaciones de dignificación del maestro. Y en términos políticos, esa libertad de afiliación se ejerza, sin perder nuestra identidad, nuestro eje solidario como trabajadores, nuestro sentido de pertenencia a un sindicato y desde los espacios políticos que podremos lograr coincidamos ahí para favorecer a nuestro gremio.

-¿Cuál es su aspiración política en este proceso electoral en puerta?

-Yo he militado desde hace mucho tiempo en tareas de partido, sindicales, en representaciones electorales, y es difícil jubilarse del activismo político. En este momento no tengo aspiración política particular, no estoy haciendo ningún planteamiento de carácter personal, no he planteado decisión individual para aspirar a un cargo. Lo que sí tengo claro es que como maestro, junto con miles más, estaremos presentes en el proceso electoral que viene actuando de alguna manera, buscando que está elección permita una mejor condición para Nayarit y una serie de coyunturas para que el estado tenga desarrollo, avance y mejores condiciones sociales y de vida para nuestros coterráneos.

Gerardo Montenegro Ibarra ha sido regidor del Ayuntamiento de Ixtlán del Río (1984-1987), diputado local en la XXII Legislatura (1987-1990), diputado federal (2003-2006) y senador de la república (2006-2012). En el sindicato de maestros durante tres periodos integrante del Comité Ejecutivo Seccional, Secretario General de la Sección XX (1998-2000), en el SNTE integró la Secretaría de Coordinación Regional (2002-2003), entre otros dentro del Comité Nacional del sindicato.

Comentarios

© Copyright 2009 - 2020 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina