Tepic, Nayarit, jueves 22 de octubre de 2020

La alopatía vs la herbolaria mexicana

Sergio Mejía Cano

14 de octubre de 2020

Está visto y comprobado que todas las medidas adoptadas para el combate del coronavirus no han dado el resultado esperado, por lo que es necesario enfocar las baterías hacia otros derroteros, ya que los contagios siguen a la alza, aunque se dice que ya son menos, pero ya no deberían aparecer contagiados de covid-19. Y lo malo es que nada más se dice de la cantidad de contagiados y de posibles fallecidos por esta causa; pero se dice muy poco o casi nada de los que se han recuperado.

Claramente se nota que la alopatía no ha cumplido sus funciones de curar, pues es algo que alivia y nada más, sin embargo, ahora ni aliviar a la gente ha podido, pues de acuerdo a la información cotidiana, la mayoría de las personas que entran a una sala para atención del coronavirus, ya no salen caminando.

Así que las autoridades del Sector Salud de nuestro país, deberían enfocarse a la herbolaria mexicana, pues a pesar de que ha sido claramente restringida, nuestra carga genética nos hace recurrir a ella, y más desde que la crisis económica sentó sus reales en muchas de las familias mexicanas que, al no poder adquirir medicamentes con precios estratosféricos, tuvo que recurrir a los remedios de yerbas que si bien son algo tardados en curar, eso es lo que hacen: curan, no alivian, que es muy distinto.

Se ha documentado que el curar gente no es negocio para los grandes laboratorios farmacéuticos, pues en caso de llegar a curar gente, esto derivaría en pérdidas financieras; así que mientras más enfermos haya, pues mejor para las arcas de esos laboratorios que ahora por lo regular utilizan ingredientes activos artificiales y no tal y como inició la medicina moderna: con base precisamente en plantas y yerbas curativas; obvio que no nada más de la herbolaria mexicana, sino de todas partes del mundo en donde se supo que las propiedades de cada planta, mata y yerbas en sí, servían para determinado órgano del cuerpo humano.

Y si la base de la medicina alópata en sus inicios fueron las yerbas curativas, en cuanto se descubrió que ingredientes activos parecidos se podían producir en los laboratorios, pronto se dejó de recurrir a la herbolaria para fincar una medicina alópata que podría aliviar, mas no curar a fondo un organismo humano; aunque se descubriera también que el ingrediente activo artificial, podría afectar otros órganos del cuerpo humano.

Y así como los malos mecánicos, comenzaron a surgir médicos chafas que, al igual como los mecánicos, si veían que su cliente era más o menos pudiente, señalaban una avería en el vehículo a arreglar, para después salir con que tenía otra falla y otra y otra, el caso era sacarle billetes al dueño del vehículo mientras se pudiera. Y prácticamente en igual forma, surgieron médicos que podrían recetar cierto medicamento que aliviaría a su paciente, pero que a la postre, le afectaba en otra parte del cuerpo y así, el paciente se pudo haber convertido en un cliente habitual para ese médico chapulín. Y claro que de que los hay, los hay, pues se ha documentado que algunos medicamentos alópatas afectan en gran parte el hígado, los riñones, las vías respiratorias, etcétera.

Pero ahora el caso muy significativo, es que por más medicamentos que se le suministren a una persona contagiada de covid-19, dichos medicamentos no responden como se espera, por lo que se intuye que algo anda mal en todo esto, algo muy mal.

Ahora surge la esperanza de la vacuna para atacar el coronavirus, y México quiere ser pionero en la obtención de la misma, así que ojalá y por este lado le vaya bien al pueblo mexicano que espera con ansias cómo sentirse protegido en cuanto a su salud.

Dice un médico homeópata, que en sí, su profesión vendría a ser algo así como una vacuna, ya que la base de la homeopatía es atacar lo mismo con lo mismo, así que la vacuna se compone con virus o patógenos que generan una enfermedad, por lo que no se explica por qué se han tardado tanto en sacar una vacuna adecuada, y se pregunta que si no será porque no se han hecho autopsias a fondo a quienes supuestamente han muerto por coronavirus, porque es probable que al hacer una autopsia de inmediato, aún se podría descubrir la verdadera causa y, en caso de ser un virus o una bacteria, atraparla y llevarla al laboratorio de inmediato y así ver cómo se destruye y por ende, sacar de ahí mismo la vacuna requerida.

Nada más que así parezca una incongruencia por aquello de que el fuego no se apaga con fuego, en sí, la homeopatía y las vacunas son lo mismo.

Sea pues. Vale.

Comentarios

© Copyright 2009 - 2020 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina