Tepic, Nayarit, lunes 30 de noviembre de 2020

Confieso que me equivoqué

Oscar González Bonilla

14 de noviembre de 2020

El gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval Castañeda, acudió a San Antonio, Texas, “para realizar una gira de trabajo con empresarios y autoridades de aquella ciudad” de los Estados Unidos de Norteamérica, “donde aprovechó para saludar a sus amigos y presenciar la pelea de box de Saúl “Canelo” Álvarez contra Austin Trout”, reza el boletín oficial.

Añade: “El mandatario estatal fue como invitado de honor de Julián Castro, alcalde de San Antonio, y de Raúl Lomelí, presidente de la Cámara de Comercio Hispana en esa ciudad, quienes sostuvieron una reunión con empresarios norteamericanos y mexicanos, interesados en invertir en Nayarit, principalmente en los sectores de turismo y ganadería”.

En redes sociales esta información ha sido clasificada como un insulto a la inteligencia de los nayaritas, al dejar entrever que la razón fundamental de la visita a San Antonio fue otra: asistir a la pelea del Canelo Álvarez, entrañable amigo del gobernador de Nayarit.

Seguro es que el mandatario nayarita con anticipación programó ir a presenciar la pelea estelar del joven jalisciense considerado por Roberto Sandoval su familiar, más que amigo, pero a la vez utilizar la estancia de horas para tratar de enganchar inversiones tan necesarias para el desarrollo de nuestra entidad.

Es decir, emplear el tiempo de manera provechosa. Pero se siembra en la conciencia pública la duda sobre si realmente son fructíferas este tipo de actividades a la ligera, que más bien se piensa  tan sólo se trata de una manera de hacer creer a la gente que en realidad se trabaja. Jamás se informa, posteriormente por parte de la oficialidad, con pelos y señales que tal o cual inversión en Nayarit es producto de la reunión de convencimiento realizada en equis lugar de los Estados Unidos por el gobernador Roberto Sandoval.

Pero lo sorprendente del asunto es que nuestro gobernador fue captado en una primera toma por cámaras de la televisora responsable de la transmisión de la función de box, en el instante que Roberto Sandoval se hallaba sentado al lado del Canelo en amena plática, parecía que estaban en el propio vestidor.

Imágenes mostraron cuando el gobernante nayarita, tal si fuera un ayudante más, caminaba como parte integrante del equipo del boxeador rumbo al cuadrilátero, pero además miles de televidentes, o quizá millones, dieron cuenta de cómo Sandoval trepado en el ring al lado del campeón mundial entonaba el himno nacional, haciendo segunda al cantante oficial Marco Antonio Muñiz.

Ello ocasionó sobre todo entre nayaritas comentarios con lenguaje áspero y desagradable, pero también agudos y penetrantes, con desparpajo se ofendió la dignidad de Roberto Sandoval. A mí en lo personal me produce pena ajena se hagan tan bestiales juicios por señales para poner en duda la masculinidad de la persona, sin el razonamiento necesario antes de abrir la boca, sólo opinar por opinar con el ataque violento por delante.

Como experto en marketing político, seguramente Roberto sabrá el beneficio que a su imagen acarrea su presencia al lado del boxeador jalisciense que él ha apoyado desde el inicio de su carrera, hace ya varios años. Pero además hubo sopesado la respuesta de miles de aficionados nayaritas ante la supuesta evidencia de que su gobernante desatiende asuntos torales para ir al extranjero al encuentro de su amigo.

Confieso que a mi persona lastiman las críticas mordaces, la falta de respeto a la investidura del gobernador, aunque haya quienes digan que se las merece por sus actitudes, él mismo provoca los desatinos en su contra. Sin embargo, yo aprendí a estimar a Roberto al darme cuenta por la cercanía entre político y reportero, en otros tiempos, que es buena persona, nobles sus sentimientos y político sano.

Perverso es Ney González, aun se diga “político que no es perverso…es pendejo”.

Roberto Sandoval es humano, por lo tanto susceptible de cometer errores. Una actitud de gobernante serio, respetuoso de los demás, hubiera sido sin tanta alharaca ir al vestidor a saludar al amigo, desearle suerte, mostrar solidaridad y tan tan. Regresar a su butaca y presenciar animosamente la pelea. Seguro estoy que sabrá enmendar el camino, cuyo tramo es aún largo. Ganará la partida para terminar la administración estatal menos cuestionado que su antecesor. Amén (así sea). Salud. (24 de abril de 2013)

Comentarios

© Copyright 2009 - 2020 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina