Tepic, Nayarit, sábado 23 de enero de 2021

Fugio, apodo ganador

Oscar González Bonilla

10 de diciembre de 2020

-Primera parte-

Hace algún tiempo al actual diputado Jorge Armando Ortiz Rodríguez pasó por el café donde me hallaba ubicado en mesa de entrada, y pregunté por qué lo llaman Fugio. Porque tuve una novia nombrada Refugio, a quien quise mucho, fue su respuesta rápida desde la banqueta donde transitaba a toda prisa. Pero el origen del sobrenombre, utilizado como escudo de batalla tiene larga historia. Hoy en reposada charla con el reportero de la gente narra a detalle.

Como antecedente Ortiz Rodríguez establece que sus progenitores, María Rosina Rodríguez Corrales y Reymundo Ortiz Garay, se conocieron en la capital nayarita, surgió el enamoramiento y pronto se unieron en matrimonio. Para comodidad de su relación, el macho determinó irse a vivir al poblado Jazmines de Coyuntita, municipio Del Nayar, de donde el señor es oriundo. "Allí se dio mi gestación”, gozoso exclama Fugio.

Al aproximarse imprevisto el alumbramiento y la delicada situación de la mujer embarazada, obligaron a la contratación de avioneta para el traslado a Tepic e internamiento en el sanatorio “San Jorge”. El doctor que atendió el parto tenía por nombre Jorge, razón de más para que los padres de Fugio decidieran que su primer nombre fuera Jorge. El segundo, Armando, es producto del enorme cariño que su padre siente por un hermano menor que lleva tal nombre propio.

Jorge Armando nació el 30 de enero de 1979. Con vanagloria sostiene que por coincidencia un 30 de enero, pero de 1948, es asesinado Mahatma Gandhi, quien fuera el dirigente más destacado del movimiento de independencia de la India contra el imperio británico. En avioneta es de nuevo regresado a la sierra nayarita.

Dos años después, la pareja vuelve a radicar en Tepic en la colonia Lázaro Cárdenas, pero ya en brazos su hijo primogénito (vendrían cuatro más: dos mujeres y dos hombres). Mientras su padre se dedica a la elaboración de ollas de barro y luego a la venta de insecticidas y productos para el campo, Fugio ingresa al kínder del lugar llamado Sangangüey. Cuando cursaba el primer año de primaria en la escuela “José María Martínez”, colonia del mismo nombre, cercana al antiguo aeropuerto, pero que los tepiqueños mejor conocen como casas del Molino, su papá, ahora dedicado a la compra-venta de ganado en la costa nayarita, asume la determinación de llevar a la familia a residir al poblado Vicente Guerrero, ampliamente señalado por mucha gente como Mogotes, municipio de Rosamorada.

Es allí, donde Jorge Armando, tierna su infancia, participa con grupo de amigos también menores de edad. Los mayores tendrían 10 años. “De repente me vi dentro del círculo de una asamblea infantil para seleccionar al más macho. Uno de más edad dijo: a ver cabrones, ahorita vamos a saber quién es el más hombre. Yo, un poco azorado, pregunté: y cómo se hará para saber quién es el más hombre. Era época en que la gente con base en prejuicios denostaba al que tuviera diferente preferencia sexual. El que tenga más novias, me respondieron. Y empezaron a interrogar, cual policía judicial de aquellos tiempos, a cada niño para que dijera cuántas novias tenía.

“El primero aseguró tener diez novias, y así sucesivamente con los demás. Llegó mi turno. Como en ese momento era yo un niño muy reservado dije: yo no tengo novia. Alegaron que no me gustaban las niñas. Se vino una segunda ronda, cual si fuera recuento electoral, voto por voto, cuando llegaron conmigo acepté que no ganaría el primer lugar, pero pedí que anotaran el nombre de una niña como novia, aunque no lo fuera, sólo con el interés de que no quedara en duda mi virilidad. Mencioné que en el kínder “Sangangüey” de Tepic había una niña que me gustaba y exigí la anotaran como mi novia. Me pidieron su nombre, Refugio, contesté.

“Se burlaron. Qué feo nombre. Dijeron que ese nombre se usa para los niños. En intento de defensa argumenté que le dicen Cuca. No me valió, la burla continúo. Para entonces no era común la palabra bullying (intimidación), pero en la práctica tenía presencia, como fue mi caso.

Con el correr de los años Jorge Armando tuvo que soportar el sobrenombre de Refugio. El recuerdo del acontecimiento de años idos quedó muy fijo en la mente de sus amigos que participaron. Pero se impregnó también entre la mayoría de habitantes del poblado del municipio de Rosamorada. “Pero poco a poco, para ahorrar saliva, quedó simplemente en Fugio”.

“Regreso a la ciudad. En algún momento alguien del rancho vino a Tepic y me llamó Fugio. A todos los que escucharon les causó curiosidad, por tanto se prolongó el sobrenombre. Yo fui, sólo por algún tiempo, pandillero, cholo de la Lázaro Cárdenas y practiqué el grafiti, al igual que amigos, y en las paredes ponía como firma Fugio”. Como boxeador profesional en programas de mano siempre apareció con el mote de Fugio. Cuando entró a la Escuela de Derecho en la Universidad Autónoma de Nayarit intentaron cambiarle el alias por el de Che Guevara, personaje al que pregona mayor admiración, amén de proclamar por siempre el ideal socialista, pero lo rechazó.

Confiesa que electoralmente le “sacó jugo” al remoquete. En 2017, pintas y propaganda y hasta en la boleta electoral brilló el sobrenombre de Fugio. Aprecia que por esa popularidad triunfó por mayoría relativa en elecciones como candidato del Partido del Trabajo a diputado por el quinto distrito electoral local, correspondiente al municipio de Tepic.

Continuará

Comentarios

© Copyright 2009 - 2021 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina