Tepic, Nayarit, miércoles 22 de setiembre de 2021

Clínica del ISSSTE, un desastre

Oscar González Bonilla

22 de Julio de 2021

Suspendí mis ejercicios físicos matinales de ese día para acudir al llamado que 24 horas antes me hiciera el doctor Arturo Camarena y Flores.

Temprana la mañana me dediqué al aseo personal, a la vestimenta formal y a concentrar arreos de reportero.

De mi casa salí presuroso para abordar el camión de transporte público ruta Mololoa-Llanitos. Al trepar, el operador de inmediato me hizo la observación de que no llevaba puesto cubre bocas. En el acto cumplí la sugerencia de portarlo. Lo saqué de mi talega para colocar en el lugar que corresponde. Luego de soportar el estruendo derivado de las pésimas condiciones materiales del camión, parece sonaja, y el chirriar de las balatas al frenar, ruido que taladra los oídos, llegué a las inmediaciones del antiquísimo parque de La Loma.

Crucé por la parte más angosta del jardín arbolado, al lado del monumento a la Hermana Agua, no sin antes observar grupos de personas y en lo individual hacer caminata o trotar. Pero más llamó mi atención un hombre que en extrema pobreza se hallaba acostado en el piso sobre cartones bajo un árbol.

Llegué al edificio de la clínica del ISSSTE en Tepic veinte minutos antes de las ocho, hora de la cita para el encuentro con el doctor Arturo Camarena. Existe entradas con letrero al frente que indica Dirección, otra Consulta Externa y una tercera de Laboratorio. En todas había buen número de personas. Opté por esperar de pie en la del centro: Consulta Externa.

En esta última había larga fila de derechohabientes. La mayoría de ellos ensimismados en el manejo de su teléfono celular. Advertí solo a una mujer joven, sentada en la escalinata, sumida en la lectura de un libro, lo cual me pareció extremadamente raro. Es la primera que vez que asisto al lugar y, sobre todo, a esa hora. Era una mañana fresca. Al punto de las ocho horas miré que una mujer empezó a entregar un papelito a cada una de las personas que hacían fila en Consulta Externa. Inició la movilización.

Pasaron quince minutos de la hora de la cita. Ya empezaba a desesperar cuando a mi teléfono celular entra llamada de una de las hijas del doctor Arturo Camarena para avisar que iban en camino a la clínica del ISSSTE. Y efectivamente enseguida arribaron a bordo de un vehículo que conducía Gonzalo, acompañado de Alejandra y la señora Cristina. Los primeros hijos y la segunda esposa del galeno.

Me acerqué al vehículo estacionado muy pegado a la banqueta. Rápido Gonzalo desplegó una silla de ruedas para en ella subir al doctor Camarena que viajaba en el asiento delantero. Con cierta dificultad, por lo menguado de su salud, pero apoyado por sus hijos el oculista se acomodó en el artefacto rodante. Molesto me dijo algunas cosas, sobre todo que el elevador del edificio clínico no funciona hace tiempo. “Este es un barco a la deriva, no tiene  conductor”, en referencia la clínica del ISSSTE.

Enseguida me pidió hiciera entrevista a la persona encargada del centro médico. No hubo más comunicación, pues al doctor en la silla de ruedas, empujada por su hija Alejandra y seguida por la señora Cristina, lo llevaron al tercer piso para su aplicación de hemodiálisis. Su hijo Gonzalo me comentó que en fecha reciente el médico especialista que lo atiende, después de observar resultados de laboratorio de los riñones de Camarena decidió internarlo de manera urgente. “Ya le habían dicho que necesitaba hemodiálisis, pero siempre se mostró renuente, no quería”.

Como el elevador hace tiempo no funciona, lo más seguro es que a Camarena deben subir al tercer piso por las escaleras, a fuerza de jalar la silla de ruedas escalón por escalón, lo cual representa un serio peligro para el paciente. Ello tiene súper irritado al oftalmólogo, quien pidió al reporte de la gente haga la denuncia pública.

Pero no es sólo el elevador fuera de servicio, el ISSSTE en Tepic tiene bastantes irregularidades, fallas por negligencia tanto de la dirección como de la delegación. Uno de los graves problemas, de los que derechohabientes tienen queja constante, es la falta de medicamentos. Deficiencia que hace mucho tiempo padece la institución de Nayarit.

El edificio es tan antiguo que no cumple con normas de eficientez. En número de derechohabientes lo rebasó con mucho, no hay capacidad de albergue de las distintas actividades médicas. En las recientes lluvias, el inmueble fue pasto de las goteras, parecía regadera. Tan es así que la sala de quirófano se inundó. Los sanitarios en la actualidad se encuentran en pésimas condiciones materiales.

Es verdad que la delegación del ISSSTE cuenta con una clínica de cinco pisos por el rumbo de la población de Mora, pero por la incapacidad de los administradores para gestionar presupuesto idóneo y dotarla así de equipo médico y de personal requerido, suficiente, han provocado dar al traste. Con toda seguridad el director de la clínica, doctor Juan Javier Elías Martínez, topa con la austeridad republicana puesta en práctica por el gobierno federal.

Las quejas del doctor Arturo Camarena y Flores tienen mucho sentido.

Comentarios

© Copyright 2009 - 2021 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina