Tepic, Nayarit, miércoles 29 de enero de 2020

Roberto Sandoval, ¿ya se cansó?

Oscar González Bonilla

13 de noviembre de 2015

La disciplina impuesta por el director Octavio Campa Hernández al grupo de actores que conformamos Júbilo Colectivo Escénico, hizo que a la Plaza Bicentenario  en Tepic llegáramos más de una hora antes de la presentación de la obra Farsa y Justicia del Señor Gobernador, en apoyo solidario a los trabajadores del SUTSEM que en el sitio mantienen un plantón permanente.

Nuestra participación fue a las ocho de la noche del viernes 9 anterior. Tuvimos reposado tiempo de permanecer en el lugar, escuchar arengas al micrófono del aparato de sonido allí instalado de hombres y una mujer contra de la mala disposición del señor gobernador Roberto Sandoval de no oírlos, pero tampoco verlos. Arrecian los discursos contra el mandatario y sus subalternos por compromisos contraídos pero no cumplidos con el sindicato, sobre todo económicos.

Pero además las voces en conjunto de proclamas que alientan a la participación: “La gente se pregunta: ¿Y estos quiénes son? Somos los del SUTSEM defendiendo la razón”. Otra: “No somos uno, no somos cien, somos SUTSEM y cuéntenle bien”. Una más: “De norte a sur, de este a oeste, ganaremos esta lucha, cueste lo que cueste”. Al paso por el lugar, los conductores de automóviles hacen sonar el claxon en muestra solidaria con el movimiento.

Sentados durante buen tiempo con la mirada frente a Palacio de Gobierno, pregunto al Vate Campa Bonilla: ¿Hasta cuándo Roberto resolverá este asunto? Ese día se cumplían 19 días de plantón. “Como Roberto es testarudo, deberán pasar mucho más días”, contesta. Qué mal, esto no habla bien de su gobierno, vuelvo a la carga. “Deja de eso, Roberto terminará su gobierno más cuestionado que Ney González”, argumenta Campa. Y luego, a su especial manera de decir las cosas, presenta un ejemplo: “Mira, hace años yo poseía casa propia como ahora la tengo, tenía carro último modelo como ahora lo tengo, tenía 50 mil pesos en el banco como ahora los tengo, en cambio Roberto Sandoval manejaba una charchina. Ah, pero ahora tiene hasta un rancho (en Aután), Ney como gobernador nunca tuvo un rancho”.

En conclusión, fuimos de la idea de que Roberto Sandoval no sabe gobernar, ni siquiera entiende la responsabilidad constitucional del cargo. Cree que todo gira alrededor de realizar gestoría en la ciudad de México para conseguir recursos extraordinarios para obra pública y otros menesteres.

En el asunto del plantón permanente del SUTSEM ya metió su cuchara el ex senador priista Raúl Mejía, quien declaró que la capacidad de negociación se ha visto rebasada por la soberbia y la arrogancia. Asimismo destacó que con un mínimo de voluntad política desde hace mucho tiempo pudo haberse resuelto este conflicto, sobre todo si las negociaciones se sustentan en la humildad y la capacidad política. Al mismo tiempo lanzó el exhorto al patrón y sindicato para evitar se prolongue este problema que no debió haber existido.

El gobernador Roberto Sandoval, hoy convaleciente de una cirugía en la rodilla, desde el 19 de septiembre anterior entró a su quinto año de administración estatal. Y tal parece que continuará igual su manera de gobernar, no se vislumbra un golpe de timón para cuando menos terminar a tambor batiente con acciones que mejoren las condiciones de vida de los habitantes de la entidad.

Se sabe que el 23 de octubre próximo dará a conocer el contenido de su cuarto informe de gobierno, cuando éste sea entregado por escrito al Congreso del Estado. Es casi seguro que Roberto mandará al titular de la Secretaría General de Gobierno, Pepe Espinoza, a que cumpla con el encargo constitucional. La atención de los interesados estará puesta en ese documento para conocer en detalle, si es que lo transparentan al  hacerlo público, el trabajo del gobernador de Nayarit en el último año de administración.

Al aprovechar esta coyuntura, también Jorge Aníbal Montenegro Ibarra ha hecho público un comentario fatalista: “Roberto Sandoval ya está aburrido de su responsabilidad, le agobian los problemas y el darse cuenta que éstos no se acaban sólo con anuncios logreros.

“Está harto del gobierno, lo único que lo motiva es aquello que le alimente su ego, lo que signifique protagonismo, cobro de comisiones, retos electorales y aquello que sea disfrute frívolo del poder.

“Jamás supo para qué quería ser gobernador, más allá de un anhelo patrimonial o clínico. Terapia muy cara para los nayaritas por cierto.

“Por su bien, por su descendencia, por lo poco que le pueda rescatar a su legado, debe irse a descansar, debe renunciar ya.

Y todavía deberemos soportar al infame de Layín y a la ignorante de Margarita Flores, en sus ardorosos deseos de gobernar a los nayaritas. ¡Dios nos libre y nos coja confesados!

Comentarios

© Copyright 2020 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina