Tepic, Nayarit, jueves 20 de febrero de 2020

Todo aumenta, menos los salarios

Sergio Mejía Cano

10 de Agosto de 2016

Ya no sabe uno si reír o llorar con este nuevo aumento a las gasolinas y a las tarifas de luz, porque de que todo va a aumentar, excepto los salarios, es un hecho que ya se empieza a ver en tiendas y negocios y hasta en el precio de las tortillas, por lo que ya no tarda el día en que los precios de los productos de la canasta básica de alimentación ya sean prácticamente inalcanzables.

El comentario común entre gran parte de la población no es en sí el aumento a los combustibles, porque ya estamos acostumbrados los mexicanos a estos incrementos en los precios, sino al hecho de que fue el propio Presidente de la República quien afirmó públicamente que gracias a la reforma energética ya no volvería a haber gasolinazos y que bajarían paulatinamente las tarifas en los recibos de la luz, y esto en realidad es indignante además de humillante para esa parte de la población que hoy está muy dolida por haberles hecho creer que ahora sí se estancarían esos aumentos al menos durante lo que durara esta administración de Enrique Peña Nieto; pero ya vimos que no ha sido así, sino al contrario. Y más humillante aún, porque hoy como siempre las autoridades sacan a relucir el cuento de que a pesar de este aumento a la gasolina aun así en nuestro país es una de las más baratas, y humillante esta justificación, porque no se pueden comparar los precios de las gasolinas con otros países porque los salarios no van a la par; así que por más barata que resulte la gasolina en México respecto a otros países, de todos modos es la más cara para los mexicanos de acuerdo a la proporción de los salarios de otros países, porque los de nuestro país son de los más bajos a nivel mundial.

Ahora bien: si también se pone ahora de pretexto que el aumento a los combustibles y a la luz son con fines recaudatorios, esto significa que la reforma hacendaria no cumplió con las expectativas generadas y por eso habría que sangrar aún más a la población, porque ahí no hay fuga posible, pues todo o casi todo se mueve en vehículos que necesitan combustibles, gas, gasolina o diesel, de ahí que con esto se fortalecerían las arcas nacionales que ahora están raquíticas precisamente por la privatización de todo lo que se ha privatizado y lo que sigue, porque esto ya se veía venir, pues lo dijeron muchos analistas en su momento: que con las privatizaciones dejarían de entrar grandes cantidades de dinero a las arcas nacionales, las que quedarían sujetas únicamente a los causante cautivos de siempre: los trabajadores que se les descuentan sus impuestos vía nómina, aunados a los impuestos a los productos que ya salen con su carga impositiva desde la fábrica, y que no serían suficientes para satisfacer el gasto público, pues aun así las arcas nacionales seguirían prácticamente vacías mientras no hubiera una recaudación en donde nada ni nadie quedara exento de pagar sus respectivos impuestos, porque está documentado y siempre ha sido cuestionado si las grandes compañías tanto nacionales como extranjeras pagan sus impuestos como es debido, porque se dice que es con el fin de no espantar a las inversiones que generan “empleo”, porque si se les pusieran trabas a los inversionistas mejor se irían a otros países.

Y se entrecomilla la palabra “empleo”, porque está comprobado que muchas de las compañías que han venido a invertir a nuestro país, lo han hecho precisamente por la mano de obra tan barata que se les ofrece y muchas de las veces, sin que cumplan estos inversionistas con las leyes laborales vigentes, a las que hacen caso omiso porque quizás creen estar haciendo un favor a quienes emplean; y si aun así se les hace pesada la carga de inversión y generación de empleos, ahora también ya se reformó la Ley Federal del Trabajo en donde se deja más desamparada a la clase trabajadora, porque en algunos casos los trabajadores ya no generarán derechos de antigüedad, los patrones ya no estarán obligados a pensionar o jubilar a sus trabajadores más antiguos, podrán contratar trabajadores por el tiempo que crean necesario los patrones o empleadores para que en lo sucesivo ya no haya más demandas por despidos justificados, ya que la mayoría de los contratos laborales serán o ya son en forma temporal y por el tiempo que decida la clase patronal.

Así que con todas estas adversidades, ¿cómo no va a inquietarse el pueblo por el aumento de los combustibles y la luz? Aumentos que se cargarán en los precios de mercancías y productos de todo tipo porque todo necesita en qué moverse.

Comentarios

© Copyright 2020 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina