Tepic, Nayarit, jueves 20 de febrero de 2020

A nadie beneficia asesinar periodistas

Sergio Mejía Cano

28 de Marzo de 2017

Por enésima vez el gremio periodístico está de luto no nada más en nuestro país, sino a nivel internacional debido a que ya son bastantes los periodistas asesinados o que han sufrido atentados y amenazas sin que se resuelvan de bien a bien todos estos ataques a los comunicadores que lo único que hacen es cumplir con su ética profesional investigando e informando a la opinión pública sobre el acontecer que conmueve al mundo.

Ahora ha sido asesinada una periodista en el estado de Chihuahua, la señora Miroslava Breach Valducea, ¿por qué? Por hacer investigaciones y reportajes de fondo bien documentados mostrando así su gran capacidad profesional, algo que al parecer a alguien no le gustó. Y lo curioso aquí es que precisamente nada más han sufrido estos fatales atentados periodistas que señalan lo mal que actúan nuestras instituciones en cuestión de justicia, sobre la inseguridad e impunidad imperante en prácticamente toda nuestra lastimada nación.

Estos atentados se hacen más notorios cuando los periodistas caídos son ampliamente reconocidos o porque a su asesinato o atentado se les da una difusión mediática que desde luego hacen despertar la conciencia de la ciudadanía, que de inmediato se pregunta la mayoría por qué matar al mensajero si está comprobado que eso no detiene el que se sepa sobre todos los males que aquejan al país, porque ¿a quién conviene que se asesine a un periodista? A nadie, porque si de tratar de ocultar algo que descubrió ese periodista que fue asesinado, de todos modos con el tiempo se llega a saber todo lo referente a lo que investigaba o ya había publicado una parte; así que si alguien que se sienta que podría ser perjudicado por lo que andaba investigando un periodista, es peor, porque ahí se enfocan las investigaciones, es decir, se toma como línea de investigación lo que había posiblemente descubierto ese periodista que aparentemente se hizo que callara.

Ahora hasta el propio gobernador de Chihuahua Javier Corral, declara ante los medios informativos que este asesinado de la periodista Miroslava Breach, está ligado a la narco política, porque sus últimos trabajos para la prensa estaban encaminados en la supuesta relación de políticos con los grupos criminales ligados al narcotráfico. Y así se ha dicho por lo regular, cosa que a la mejor por eso es poco probable que se llegue a encontrar a los verdaderos culpables de este asesinato, tal y como ha acontecido anteriormente con otras tantas muertes de periodistas en los que no se llega a nada respecto a los autores intelectuales, y si bien ha habido ocasiones en que se dice que cayeron uno o varios asesinos en manos de la policía, siempre queda la duda por si en verdad serán esos detenidos quienes cortaron la vida de esos tantos periodistas. Y queda la duda, porque se ha documentado en algunos de estos casos, que fue una confusión o equivocación o un malentendido y hasta se ha llegado al ridículo de afirmar que algún periodista murió a causa de un suicidio.

Sin embargo, da la casualidad de que precisamente la mayoría, si no es que todos los periodistas asesinados en nuestro país hasta hoy, son de corte crítico, los que se dedican a temas objetivos y veraces sobre lo que sucede sobre narcotráfico o actuar de las fuerzas del orden, los periodistas caídos son los que han pisado algunos callos con sus informaciones, y he aquí que al ser asesinados, surge la sospecha de que lo que habían dicho tenía algo de cierto o su investigación había dado en el clavo siendo por demás verídica, y que por eso fueron acallados. Pero se supone que el periodismo debe ser crítico en todo momento, porque nuestra nación no está en un lecho de rosas, están pasando muchas cosas malas, hay mucha inseguridad, mucha impunidad, pues de la mayoría de los delitos que se cometen pocos culpables son detenidos o con el tiempo se detienen las investigaciones o en todo caso se presentan ante la opinión pública a chivos expiatorios nomás para calmar los dimes y diretes.

Han caído periodistas, es doloroso, pero más cuando son mujeres; y más doloroso se torna cuando no hay justicia sobre sus asesinatos. Y si se dice que no hay casualidades, ¿cómo es que los periodistas desaparecidos hasta hoy son los que están ligados a publicaciones serias y de línea crítica? En Veracruz fue asesinada ya hace casi cinco años la también periodista Regina Martínez, quien al igual que Miroslava Breach, también era corresponsal del periódico La Jornada, ¿qué cosas, no? Pero en fin. Sea pues. Vale.

Comentarios

© Copyright 2020 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina