Tepic, Nayarit, martes 20 de agosto de 2019

Descontento con la democracia (7 y último)

Manuel Aguilera Gómez

31 de Agosto de 2017

La fundación del PRI obedeció a tres propósitos fundamentales: propiciar la transferencia pacífica del poder garantizando la no reelección, dar legitimidad política al gobierno mediante procesos electorales formales e impulsar la transformación del país con el apoyo de las masas populares y las clases medias emergentes. Bajo la inspiración del partido católico, el PAN surgió para combatir a los gobiernos surgidos de este proceso. Por su parte, los partidos de izquierda nacen para increpar la proclividad oficial a favorecer las “moderaciones ideológicas” reclamadas por un sector empresarial emergente.   Apoyado en el rechazo estadounidense al nacionalismo postulado por el PRI y el respaldo del clero, el PAN se alzó al final con el triunfo. Desde hace 17 años sus principios y prácticas gobiernan México.

No levantemos castillos en el aire; no importa el partido triunfador en las elecciones del año próximo, la nueva administración seguirá haciendo más de lo mismo. Los recién electos gobernantes proseguirán aplicando la misma política económica, recomendada por los círculos financieros; dominados por la partidocracia, su incompetencia política será de nueva cuenta recurrente; el desorden institucional difícilmente restaurará la paz y la seguridad reclamada por la sociedad; y finalmente, el desarreglo nacional recrudecerá las relaciones con el vecino del Norte. En tanto el gobierno gasta brazadas de dinero en publicidad destinadas exhibir sus éxitos, los anhelos de amplios sectores de la sociedad estarán naufragando en la pobreza, en la desesperanza, en la informalidad; y el otrora prestigio de México en el marco internacional se irá disipando. ¿Qué hacer?

Intentemos lo siguiente. Interroguemos públicamente uno a uno a los candidatos presidenciales sobre temas específicos: (a) en materia de producción de alimentos: la reanudación de programas de irrigación, de crédito al campo, de apoyos tecnológicos, la organización de los productores minifundistas y los mecanismos de sustento a la comercialización; (b) La expedición de una ley de fomento industrial, las eventuales preferencias a los productores nacionales, estímulos a la exportación y la renegociación de varios convenios comerciales; (c) saneamiento del régimen de seguridad social y el programa para el envejecimiento digno; (d) la generalización de la enseñanza básica en escuelas de ciclo de 9 años y los estímulos becarios; (e) la expansión de la educación superior; (f) la política salarial y la vivienda popular; (g) la expansión de los sistemas de comunicación y transporte; (h) la urbanización rural y el combate a la pobreza extrema; (i) el papel de la inversión pública.

En materia de seguridad: (a) la organización de modernas y profesionales corporaciones policiales estatales y su capacitación en materia de investigación; (b) la implantación de la cartilla única de identidad personal y su correspondiente registro nacional dactiloscópico, facial y genético; (c) la revisión de las normas carcelarias y el trabajo obligatorio de los reos; (d) revisión de los códigos de penales estatales; (e) límites al debido proceso.

En materia financiera: (a) su opinión sobre las tasas vigentes de los impuestos federales y el sistema de transferencias a los estados y municipios; (b) los mecanismos para reducir la evasión y la elución fiscales; (c) las pautas para el financiamiento del gasto público; (d) la política monetaria y el papel del Banco de México en el desarrollo; (e) la política de deuda pública y las reservas internacionales; (f) el saneamiento financiero a los sistemas de pensiones;

Y finalmente, que definan su posición en cuanto al papel del Estado en el desarrollo económico, la creación de un Consejo Económico y Social, la enajenación del patrimonio nacional y los mecanismos para prevenir las conductas corruptas de administración y combatir la impunidad; la abrogación de las prácticas reeleccionistas y la depuración sindical.

No se trata de un examen para mostrar el aldeanismo de los aspirantes sino de una definición ideológica debidamente informada y de un compromiso político, condiciones esenciales para acordar un inevitable nuevo pacto social.   

Es fundamental restituir a la juventud la esperanza que le ha sido confiscada; de reintegrarle su capacidad para conducir, con apego a las tradiciones y enseñanzas de nuestra historia, esta gran nación catalogada entre las diez más extensas y populosas del planeta.  Apoyemos al Estado promotor y la institucionalidad de los órganos electorales; defendamos a la sociedad de las fuerzas, primariamente panistas, gestoras del mercado político de prestaciones y contraprestaciones. El destino del país debe quedar en manos de políticos con jerarquía de estadistas, con experiencia política y patriotismo; no de trepadores del poder, codiciosos de riquezas y privilegios.

Maguilerag@prodigy.net.mx  

Comentarios

© Copyright 2019 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina