Tepic, Nayarit, viernes 21 de febrero de 2020

La educación será inclusiva y desarrolladora en el gobierno de AMLO

Octavio Camelo Romero

27 de Marzo de 2018

Hay que decir que, los partidos políticos cuando se unen a alguno de los partidos de la derecha, bajo programas más a la derecha que sus programas propios y con el preciso objetivo de incrustarse en el aparato de gobierno, evidencian que sus programas, los programas propios de tales partidos nunca se proponen modificar el régimen de producción capitalista, lo cual nos conduce a confirmar que en México no hay partidos políticos de izquierda. Y no hay que olvidar que desde Miguel de la Madrid se inició un proceso de desmantelamiento del Estado de la economía mixta, el cual culmina en el presente periodo presidencial de Enrique Peña Nieto con la conformación de un Estado Transnacionalizado al servicio de los capitales transnacionales de Canadá, de Estados Unidos y de México, como ha quedado claro en el conflicto con el presidente Donald Trump y con el TLCAN.

La transmutación del Estado mexicano fue aparejada con regresiones en el bienestar individual, familiar y social de los mexicanos. No solamente se vendieron los bienes de la nación sin preguntarles a los mexicanos si estaban de acuerdo o no. Peor aún, se reprimió a quienes tuvieron la osadía de oponerse públicamente. Pero además se dio marcha atrás a las conquistas sociales que se habían logrado desde la Revolución Mexicana hasta el periodo cardenista. Por eso resulta hoy que, aquellos logros perdidos, sean considerados en la actualidad como logros de izquierda, dada la situación actual de crisis estructural hacia la cual nos ha conducido el gobierno de la República. Ese es el motivo por el cual la acentuación de las propuestas políticas en recuperar los logros perdidos, se dice que es de izquierda. Sin embargo, tales propuestas no plantean dar un paso fuera del régimen capitalista de producción, por lo cual, no son de izquierda, antes bien son una reforma al capitalismo crítico en que nos sumieron los neoliberales. Más no obstante esto, y ante la crisis estructural del capitalismo transnacional, no se puede dejar de luchar por la democratización de la vida social y de la toma de decisiones políticas en los órganos de gobierno, así como, por la moralización del ejercicio de los Poderes Públicos y del aparato del Estado Mexicano, ya no digamos por la desmilitarización de la vida social del país. Desde luego que en cada uno de estos renglones se engloban muchas situaciones.

Andrés Manuel López Obrador ha sabido interpretar las genuinas aspiraciones de la mayoría de los mexicanos. Sin embargo, en ningún momento se ha planteado cambiar el régimen capitalista de producción. Sus planteamientos van en el sentido de moralizar la vida política, en combatir la corrupción, la impunidad y la inmoralidad de los funcionarios; otros apuntan hacia la democratización de la vida sociopolítica, en  transparentar el ejercicio del poder, el ejercicio de las finanzas públicas, etc. y un tercer renglón son las reformas a la política educativa para que sea inclusiva, desarrolladora y democrática en la toma de decisiones. No se puede invalidar la lucha democratizadora de AMLO, no existen condiciones para en estos momentos plantear la creación de una sociedad distinta a la capitalista. Más no obstante lo anterior, si es válido proponerse como una tarea nacional la formación de un frente amplio que se proponga la amplia participación de la sociedad en los asuntos del Estado, en el adelgazamiento del aparato burocrático, en la moralización del aparato de gobierno, en el respeto a los derechos humanos y en el bienestar de los mexicanos. Por eso AMLO se ha convertido en la esperanza de los asalariados y de algunos capitalistas mexicanos. En fin.


Comentarios

© Copyright 2020 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina