Tepic, Nayarit, martes 18 de diciembre de 2018

Insiste: ganaremos carro completo

Oscar Gonzalez Bonilla

19 de Abril de 2018

-“Por supuesto que no”.

Enrique Díaz López, presidente del comité directivo estatal del PRI, responde a la pregunta si para el partido es más importante un simpatizante que un militante.

El reportero toma como referencia a José Antonio Meade, quien es el candidato del PRI a la presidencia de la república sin ser priista.

De agudeza intelectual, Enrique Díaz argumenta que “no hay una distinción entre ello (simpatizante y militante), ni existe mayor ni menor importancia”. Luego expone cada uno de los pasos que internamente siguió su partido hasta llegar a la postulación del simpatizante.

-“Sobre todo hay una identificación de él (Meade), como ciudadano, como simpatizante, con el partido, pero además hay plena identificación del PRI y su militancia con el candidato. Hay identificación porque de alguna manera él se ha manejado durante toda su trayectoria pública como un hombre que comparte los valores, principios y visión de Estado que tiene el PRI. En ese sentido a nosotros no nos causa mayor problema, porque seguro no estaríamos postulando alguien de extrema derecha o de extrema izquierda y que no comulga con las visiones del partido”.

El presidente del PRI de Nayarit recibe al reportero de la gente, al igual que a Paola Vargas Arciniega, responsable de comunicación social del comité directivo estatal, en su oficina del edificio sede del partido en Tepic, espacio que divide entre su escritorio ejecutivo y mesa de análisis.

En todas las entrevistas (suman 7), Enrique Díaz ha enfrentado los cuestionamientos en solitario, por ello sorprendió que en esta ocasión se hiciera acompañar por el activista Ignacio Carrillo (exalcalde de San Blas), quien fue testigo de palo durante el total desarrollo de la entrevista.

Escuchó éste dicho de que el PRI ha presentado quejas ante el INE contra candidatos de otros partidos “porque vemos un dispendio tremendo de recursos” en sus campañas políticas. En diez días más, considera el dirigente priista, rebasarán los topes de gastos (para senador 2 millones 300 mil pesos y diputado federal millón 500 mil pesos). Piden al INE estricta revisión de cuentas.

Son hasta el momento, después de un mes de actividades de campaña, escasos los rechazos, incluso reclamos, pero también hay halagos, de la ciudadanía a los candidatos de la coalición Todos por México (PRI, PVEM y PANAL). “En la campaña casa a casa, nuestros candidatos no le sacan a las críticas, ni a las quejas, menos a los reclamos, porque le apostamos al diálogo y al razonamiento”.

Para los candidatos priistas no es muy difícil quitarse pesada losa que representa la corrupción evidenciada por parte del anterior gobierno estatal priista que presidió Roberto Sandoval, así lo considera Enrique Díaz, “por la sencilla razón de que ellos nada tienen que ver con temas de corrupción; traen un antecedente transparente, limpio. En el PRI hay millones de militantes que jamás hemos tomado un peso ajeno ni al margen de la ley. No estamos dispuestos a pagar culpas ajenas. Pero además en nuestro combate frontal a la corrupción, pedimos cárcel para quien se haya robado un peso llámese como se llame y del partido que provenga, pero además exigimos a la autoridad cumpla con su trabajo para terminar la impunidad”.

“Es un error pensar que quienes andamos en el PRI recibimos dinero del mismo partido o de algún gobierno a cambio de la actividad proselitista”, surge la versión del presidente del partido cuando se le pregunta si la estructura electoral de Nayarit -distritos y secciones- está avituallada en lo económico.

“Son gente con pasión, con identidad, con gran lealtad al partido y trabajan para él. No es un tema de recursos, el amor al partido, a Nayarit y el país no es un tema de dinero para nosotros. Hay gente en las colonias que tiene su propio trabajo, no viven de la política: son maestros, albañiles, campesinos y otras actividades, de allí se sostienen y el tiempo libre se lo dedican al partido, a su entidad y a su país”.

Enrique Díaz explica que la movilización es con dos tipos de estructura: electoral y de activismo. La electoral corresponde a los representantes del PRI y sus suplentes en cada una de las casillas y los representantes generales que tienen como misión estos últimos vigilar determinado número de casillas. “No les pagamos a los integrantes de cada una de las estructuras, no tenemos recursos; lo hacen por amor a la camiseta”.

Pero además aseguró que los representantes del PRI en casillas, acreditados ante el INE, rebasan el 98 por ciento. Es el único partido con esa alta cifra de representantes, “por la sencilla razón de que tenemos la mayor militancia y mayor entrega al partido”, sostiene.

Después de toda esta exposición, el presidente estatal del PRI, con demasiado optimismo, reafirma su versión: En Nayarit ganaremos carro completo.

Comentarios

© Copyright 2018 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina