Tepic, Nayarit, domingo 16 de diciembre de 2018

Periodistas de Nayarit

Oscar González Bonilla

16 de Julio de 2018

A un tris de entrar a imprenta está el segundo de mis libros que llevará por título Periodistas de Nayarit. Se trata de entrevistas de semblanza, con destellos de historia del periodismo en nuestra capital, a cinco reporteros que dedicaron años a la actividad informativa: José (Pepe) González Reyna, José Rogelio Zúñiga Escobedo, Francisco Javier Ocampo Mondragón (qepd), Francisco Cruz Angulo y Emilio Valdez Hernández.

Es material que con esmero se recopiló durante poco más de un año, pero que por extrañas razones permaneció seis años en el cajón de escritorio, o más bien para estar acorde a la época actual: en archivo de la computadora.

Sucede que un amigo editor, con quien estoy agradecido por trabajo anterior, tuvo en sus manos el material durante ese tiempo. Avasallado por otros trabajos de esta naturaleza, más actividades propias en medios de comunicación, sumados también quehaceres de consultoría y otros menesteres que conllevan el necesario interés de obtener recursos económicos para el bienestar familiar, no hicieron posible culminar la encomienda con la aparición del libro.

Platicado lo anterior a un  político amigo mío, de entrada no dio crédito que haya pasado tanto tiempo sin la aparición pública del libro. Le pareció una exageración de mi parte. Pero también le di a saber que, igual a la vez anterior, yo no le pagaba un cinco al editor (“de a grapa, pues así no”, dijera el Ingeniero José Antonio “Chepelín” Guzmán). Luego entonces, días siguientes, me hizo el ofrecimiento: Ve con tu amigo y pregúntale cuánto te va a cobrar. Si el retraso es por dinero, yo pago. Una vez frente a frente con el editor, me dijo: Cómo crees, no se trata de dinero; somos amigos.

Transcurrieron los días abrigando aún la esperanza de que se publicara el libro, pues mi amigo el editor no cerró las puertas en forma definitiva, dejó una rendija abierta. Es más, de manera preventiva le pedí a Antonio Echevarría Domínguez, un día que me lo topé, me apoyara con la reproducción del texto en la imprenta de su propiedad. Cómo no. Si hemos apoyado con la impresión de sus libros a varios amigos, también a ti, fue la respuesta del ex gobernador de Nayarit.

Me pidió el empresario me pusiera en contacto con dos personajes al servicio del Grupo Empresarial Álica. Así lo hice, el terreno estaba preparado, pero no así diseñado el material para llevarlo a la imprenta. Todavía el año pasado, cuando Echevarría Domínguez y su esposa Martha Elena García formaron parte del contingente que nos tomamos la fotografía masiva del Centenario (erigido Nayarit en 1917 como estado libre y soberano) en la plaza principal de Tepic, frente a catedral, me reiteró el compromiso anterior de imprimir el texto.

A fuerza de visitas continuas al abogado José Miguel Madero Estrada en su oficina como magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Nayarit, algunas veces para entrevistarlo, otras para pedirle asesoría sobre temas constitucionales como punto de partida para trabajo periodístico, fue enterado por mi persona de mi interés de editar un libro sobre periodistas locales.

Cada una de las veces que asistía, la pregunta recurrente del licenciado Madero fue: Cómo va tu libro, ya mero sale. Una y otra vez la misma cantaleta, y una y otra vez la misma respuesta: está en veremos. Sabedor de las vicisitudes, el magistrado decidido determinó apoyarme con cubrir todos los gastos que genere el diseño del texto, incluso me recomendó con la persona que a él le hace ese tipo de trabajo informático. Gracias a la generosidad del magistrado José Miguel Madero Estrada a punto está el sueño hacerse realidad.

Un amigo historiador nayarita que radica en la fronteriza Baja California Sur me comentó que está por aparecer un libro de su autoría, pero me dice que tan sólo el pago del trabajo de imprenta en Guadalajara tendrá un costo de 62 mil pesos, mismo que cubrirá de su peculio. El propio Miguel Madero, creador de buen número de tomos en materia jurídica, me aseguró que 100 pesos fue el costo de producción del último de sus libros, entonces pagó un mínimo de 50 mil pesos.

Son cantidades que espantan a un personaje que vive al día con un salario que apenas llega a los 200 pesos diarios.

Por estas razones he propugnado que el Gobierno del Estado de Nayarit del presupuesto destine un fondo especial para la edición de libros. Lo pedí al tercero de los cuatro titulares de Comunicación Social que tuvo el gobierno de Roberto Sandoval, pero jamás se me hizo caso. Un poeta nuestro me asegura que para ese fin, nunca ha habido el respaldo del gobierno estatal.

Comentarios

© Copyright 2018 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina