Tepic, Nayarit, lunes 20 de agosto de 2018

No son los más eruditos

Sergio Mejía Cano

09 de Agosto de 2018

Es probable que todo haya comenzado cuando el señor Vicente Fox empezó a aparecer en los medios con su desafortunado lenguaje que desvirtuó la forma cotidiana de hablar de los demás mexicanos al dar un matiz de género para hacer resaltar también el femenino tanto o más que el masculino, posiblemente alentado por su consorte, la señora Marta.

Tal vez parezca más pedante de lo que me consideran algunos de mis familiares por esto que estoy escribiendo; sin embargo, es necesario resaltar cómo hoy en día hasta en instituciones federales separan los nombramientos por género, como el Instituto Nacional Electoral (INE)  que en sus promocionales se decía las diputadas y los diputados, los senadores y las senadoras, pero hasta ahora no se ha oído que alguien diga las políticas –refiriéndose a las que ocupan este cargo-y los políticos, tal y como así se estén separando por género, no se ha oído ni leído que a las Cámaras que conforman el Honorable Congreso de la Unión se les diga Cámara de Diputadas y Diputados y Cámara de Senadoras y Senadores, no, sino que se les sigue diciendo o nombrando tal y como siempre se les ha dicho: de diputados y senadores, en donde el elemento femenino no aparece.

Porque ahora en notas informativas no falta quien señale, salude o se refiera a las diputadas y los diputados, siendo que según la Real Academia Española de la Lengua (RAE) afirma que en plural rige el masculino porque engloba ambos géneros: femenino y masculino a la vez. Sin embargo, desde que Vicente Fox comenzó con sus “chiquillas y chiquillos”, las y los, de inmediato se comenzó a decir tal y como lo decía Fox y más cuando ya se instaló como Presidente de la República, sin que nadie le llamara la atención al respecto, porque era “el señor presidente” y no fuera siendo que se llegara a incomodar el jefe del Ejecutivo. Porque eso sí, la mayoría de los mexicanos nos inclinamos a rendir pleitesía a nuestros gobernantes posiblemente debido a nuestros genes mestizos que, por una parte nuestros antepasados de este continente se inclinaban a un emperador, y los que llegaron del continente europeo se postraban ante un rey, así que por ende, nuestros genes tienden a seguir esta tradición, y a la mejor genéticamente creyéndolos seres superiores y omnisapientes.

Pero ya quedó claro que un presidente mexicano no es en sí el más erudito de los mexicanos, y este hecho ha quedado más claro por lo menos en los últimos seis o siete sexenios o en todos los que hemos tenido desde la invasión española hasta nuestros días.

Y volviendo a eso de las diputadas y los diputados, senadoras y senadores, a veces quizás para recortar tiempos hay quienes al referirse a estos legisladores dicen por ejemplo: un saludo a las y  los diputados; ah caray, aquí sí que suena medio raro eso de “las” porque alguien se podría preguntar nomás para hacer la mosca chillas ¿quién es las?; porque en forma particular se podría sentir que se refieren a algo que es “las” que bien podría ser un ente al que así se le dice. Obvio que al buen entendedor pocas palabras, porque ya se sabe que se refieren a las diputadas, pero como que nombrándolas únicamente con el artículo de “las”, como que podría sentirse hasta más ofensivo, por lo que se oiría y estaría mejor nada más decir “un saludo a los diputados”, porque ya se sabe también que se están englobando ambos géneros como se engloban al decir la Cámara de Diputados, sin tener que decir a la vez la Cámara de las diputadas y los diputados.

Ahora bien: Les he preguntado a amigos, conocidos y vecinos por qué se dicen “tepicenses” si el gentilicio de los habitantes de Tepic es tepiqueño, y curiosamente la mayoría de los que me responden fue porque así oyeron decir al ahora exgobernador Roberto Sandoval Castañeda desde que fue candidato a la Presidencia Municipal de Tepic. Entonces les digo que busquen en la hemeroteca para que comprueben que por lo regular siempre se ha dicho tepiqueños y tepiqueñas y no tepicenses, palabra inexistente entre los gentilicios o toponimias.

Y aquí pasó algo parecido a como cuando Vicente Fox desvirtuó y descompuso el idioma que hablamos los mestizos, ya que como el señor gobernador Sandoval Castañeda decía tepicences, pues también así había que decirles a los tepiqueños, no fuera que se incomodara el señor gobernador, porque si así lo decía él, pues entonces estaba bien dicho; y no nada más se comenzó a pronunciar esta palabra, sino que hasta en los impresos se siguió esta norma hasta nuestros días.

Sea pues. Vale.

Comentarios

© Copyright 2018 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina