Tepic, Nayarit, miércoles 19 de junio de 2019

Riesgos en donde sea puede haber

Sergio Mejía Cano

22 de Marzo de 2019

Según se dijo en varios medios informativos que la primavera este año de 2019 entró a las 15:58 horas del 20 de marzo, y oficialmente se festeja su llegada al día siguiente, el 21 que concuerda con la celebración del natalicio del Benemérito de las Américas, don Benito Juárez.

Tradicionalmente cada año, los días 21 de marzo o el sábado inmediato posterior a este día, la mayoría de las escuelas de educación preescolar y alguna que otra primaria llevan a cabo el festejo por el advenimiento de esta estación del año considerada la que da inicio al florecimiento de árboles y flores, así como el cambio de clima a uno más agradable con días soleados y desde luego ya un poco más calurosos al dejar atrás el invierno; sin embargo, ahora este año en este día 21 y por lo que se ha informado, las calles habituales por donde pasaban los contingentes de niños celebrando la llegada de la primavera quedarán sin que transiten los niños y niñas festejando la llegada de tan agradables días.

¿Por qué? Pues porque a la actual administración municipal se le hizo fácil interrumpir este festejo dizque por significar un alto riesgo para los participantes que pudieran caer de los carros alegóricos en donde los pequeños fueran entonando canciones alusivas a esta estación primaveral y dizque porque estorbarían el tránsito vehicular ocasionando bloqueos de calles y avenidas por donde tuvieran que pasar estos niños con su alegría que ahora se pudo haber tornado en tristeza no nada más para los niños, sino también frustración para los papás, mamás y educadoras que quizás ya habían pensado en determinados adornos para los vehículos participantes así como los disfraces de los pequeños chilletas; una ilusión que posiblemente más de un niño o una niña pensaron desde el año pasado en que no les tocó participar abiertamente o que vieron a sus hermanitos y vecinitos ir diciendo adiós a bordo de un carro alegórico que tal vez despertó su imaginación, por lo que a la mejor esperaron con ansias que llegara este día para ir saludando y aventando dulces al público espectador a lo largo del recorrido por donde fueran pasando.

El actual presidente municipal de Tepic no es nativo de aquí, por lo que tal vez se le hizo fácil hacer caso de sus consejeros y asesores de que no diera los permisos correspondientes a las escuelas de preescolar que querían participar en un desfile alegórico y alusivo a la llegada de la primavera o tal vez al igual que quienes lo aconsejaron al presidente municipal, no tienen niños pequeños en sus familias o no les importa su pensamiento e ilusiones y determinaron que si sus pequeños no tenían por qué andarse arriesgando por las calles con el peligro de caer de alguno de estos vehículos alegóricos, tampoco los demás niños de la capital nayarita.

Revisando hacia atrás en el tiempo, en realidad no se tiene noticia de que haya sucedido algo grave en realidad durante uno de estos desfiles primaverales; que se sepa abiertamente, no se sabe hasta hoy de que haya pasado un accidente que haya obligado a las autoridades a plantearse el impedir este tipo de festejos alegóricos o no. Porque, ¿alguien recordará que se haya sabido de algún pequeño que se haya desnucado al caer de uno de estos vehículos alegóricos? Si bien el presidente municipal lo toma como una probabilidad al decir y señalar que siempre ha pensado que se podría caer un niño, del dicho al hecho siempre hay un trecho, porque se supone que quienes colocan a los niños en dichos carros alegóricos los acomodan de tal manera para que viajen seguros y satisfechos y, como por lo regular se les abre camino con motociclistas de tránsito, es poco probable que quien va conduciendo alguno de estos vehículos tenga que frenar o dar arrancones que hagan caer a los pequeños que van a bordo.

Obvio que toda precaución es poca en cuestión de proteger a la niñez, pero irse a los extremos de que van corriendo mucho riesgo es algo así como mejor encerrar a los niños en sus casas para que no corran ningún riesgo en la calle, porque riesgo en donde sea hay y más en los hogares que es, según las estadísticas, en donde los niños están más propensos a sufrir algún tipo de accidente.

Riesgo existe hasta tomando un trago de agua, al ir caminando, subiendo o bajando escaleras, al estar engullendo los sagrados alimentos, al ir transitando en algún otro vehículo y no en los alegóricos que no exceden más allá de los 10 KPH, etcétera; en todo hay cierto tipo de riesgo; hay quien dice que hasta con respirar.

Sea pues. Vale.

Comentarios

© Copyright 2019 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina