Tepic, Nayarit, viernes 20 de setiembre de 2019

Mujeres vivas a la hoguera sin probable culpa alguna

Sergio Mejía Cano

20 de Agosto de 2019

Es obvio que la mayoría, si no es que todas las mujeres de nuestro país estén disgustadas, asustadas, temerosas, intimidadas y por ende hasta provocadas debido a ser siempre las víctimas de lo peor de los seres humanos que es su maltrato por género; y más, porque así sean las víctima de la peores agresiones, son sobajadas a lo máximo cuando buscan justicia.

El vandalismo efectuado recientemente durante la marcha de las féminas en la Ciudad de México (CM) protestando por tantos agravios sufridos y soportados por parte de ellas sin que haya resolución, y que además en vez de dar señales de que se les atienda en sus demandas de apoyo y justicia podría tener mucho más fondo del que se ve aparentemente porque ¿a quién beneficiaría todo este alboroto que muchas mentes se lo atribuyen a las marchistas? Porque es evidente que a las mismas mujeres que protestaban no les benefició en lo absoluto y menos cuando muchas voces se han volcado en contra de su movimiento, y más, porque algunos medios informativos pusieron mucho énfasis en el vandalismo y más por como hubo pintas en el monumento a La Independencia, Palacio de Bellas Artes, destrucción de vidrios de ventanas y aparadores, etcétera; algo que pone más en evidencia que todo esto fue muy bien orquestado por manos criminales y no por las mujeres que están hartas de que cada día estén asesinando o desapareciendo más y más mujeres, porque es muy probable que mientras estaba sucediendo todo este desaguisado, varias mujeres, tal vez muchas más estuvieran siendo víctimas de la violencia muy lejos de donde posiblemente unos vándalos compuestos por agitadores profesionales estaban haciendo de las suyas tratando de desvirtuar una marcha a todas luces con mucha razón, pero que a alguien o a algunos no les pareció del todo bien.

Piensa mal y acertarás se ha dicho siempre con gran verdad, y en este caso podría no haber excepción a la regla de infiltrar entre las mujeres que marchaban a personas de ambos sexos para provocar desmanes y que estos se les atribuyeran a las protestantes con algún avieso fin, pero muy lejos de que se les llegue a hacer justicia. Y no es romanticismo, ya que debido a tantas marchas y manifestaciones que han ocurrido y que muchas de ellas devengan en conflictos en donde hasta muertos y heridos ha habido, no es muy descabellado pensar en la existencia dentro de la marcha gente malintencionada con el único fin de sabotear el movimiento de mujeres pidiendo justicia. He ahí en un video en donde se mira a un joven golpeando a un reportero de una televisora de señal abierta, golpe que al parecer dejó inconsciente al reportero y tirado a media calle; pero también se ha documentado que ese joven agresor recibe órdenes de un individuo ya mayor de edad. Claro que en estos tiempos en que con la tecnología se puede trucar
casi todo en lo que corresponde a imágenes de fotos y videos, queda claro que el golpe que recibe el reportero en cuestión podría no tener nada de truco, sino que el trancazo lo recibió en realidad el muchacho golpeado. Así que este golpeador ¿de dónde salió y qué andaba haciendo ahí? Si este malhechor andaba ahí se entiende o se supone que no era el único, que andaban más de su calaña ahí en esa marcha con oscuras intenciones, tal como se evidenció.

En un libro referente a las marchas que se tornaron más violentas en la antesala del 2 de octubre (no se olvida), creo recordar que el escritor José Agustín, relata que algunos estudiantes de aquél fatídico año, lograron ver como andaban camionetas en la madrugada que iban repartiendo piedras en las jardineras y macetones que estaban en las calles en donde al día siguiente tendría lugar una marcha que se denominó “marcha del silencio”, y que afortunadamente por haberse proyectado así, no hubo disturbios de ninguna índole y las piedras ahí quedaron en las jardineras y macetones como mudas testigos de la gran marcha del silencio que, salvo dos o tres connatos de bronca que se calmaron cuando los iniciadores fueron plenamente identificados como ajenos a dicha marcha, así que no pasó a mayores. Y desde luego que queda claro que en caso de que hubiese habido algún conflicto ese día y se hubieran utilizado las piedras sembradas, al haber una seria investigación se tendría que dar con quienes habían puesto las piedras en esas jardineras y macetones, ya que cuando hay pedradas en el Centro Histórico de cualquier ciudad del país, es muy difícil encontrar piedras en las calles con qué apedrear algo.

Sea pues. Vale.

Comentarios

© Copyright 2019 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina