Tepic, Nayarit, jueves 14 de noviembre de 2019

Prudencia y congruencia no son sinónimos de debilidad

Sergio Mejía Cano

21 de octubre de 2019

Cuando niño, un familiar solía llevarnos a mis hermanos y a mí algunos viernes por la noche a presenciar la lucha libre en la Arena Coliseo, en la ciudad de Guadalajara, Jalisco; y de ahí se me grabaron algunos de los gritos que lanzaban los espectadores diciendo: “mátalo yo lo pago” o el más clásico de “quiero ver sangre”. Y un grito como este último al parecer fue lo que están gritando y queriendo algunas personas que critican que el ejército mexicano no haya respondido con todo en Culiacán, Sinaloa.

Hay quienes dicen que el Gobierno Federal mostró debilidad ante civiles armados con armas de alto calibre; sin embargo, tal vez no se han puesto a pensar que una ciudad no es un campo de batalla, que las casas, comercios y sobre todo los ciudadanos no representan en modo alguno muros de protección ni trincheras y enemigos, respectivamente. Y también se oyen voces que afirman que con este actuar del gobierno de haber actuado con prudencia dará pie para que los supuestos grupos criminales se envalentonen y que piensen que ahora son los que mandan no nada más en Culiacán, sino en otras partes del país en donde hay presencia de esta clase de grupos que se dicen son del crimen organizado. Pero podría ser también al contrario siempre y cuando quienes son las cabezas de estos grupos pensaran a fondo que no fue debilidad del Gobierno Federal, sino un claro mensaje de que no tiene por qué haber agresiones de ningún tipo, porque lo que se quiere es la paz en el país, que si no atacó el ejército tal y como lo piden los que quieren ver sangre, fue precisamente por prudencia y desde luego, tal y como lo dicen infinidad de analistas y comentaristas: hubiese costado cientos de vidas no nada más del lado de los civiles armados y del ejército, sino también de ciudadanos que ni la deben ni la temen.

Por más que se diga que los grupos criminales cuentan con armamento sumamente sofisticado y de gran capacidad de acción, es poco probable que ninguno de estos grupos sean más poderosos que el ejército de una Nación, porque de haber querido responder el ejército tal y como han pedido personas que han aprovechado este conflicto para atacar con todo al actual Gobierno Federal y que quieren a toda costa que haya sangre, queda claro que el ejército mexicano hubiera arrasado con todo y con todos, pues hay quienes afirman que ahora el ejército mexicano también cuenta con artillería pesada pero que no la utiliza para no herir susceptibilidades. Sin embargo, en la ciudad de Tepic, Nayarit, en febrero de 2017 ya se demostró parte de esta clase de artillería súper pesada cuando desde un helicóptero se balaceó una vivienda en donde aparentemente se encontraba un supuesto delincuente conocido como el “H2”; ahí se dijo en su momento que el arma utilizada desde el helicóptero es capaz de perforar techos y bardas, así que por lo mismo, hubo gente que se preguntó qué clase de armamento tienen ahora las fuerzas armadas del país.

Así que no fue debilidad la acción que prefirió el Gobierno Federal, sino calmar los ánimos porque tal y como se señala por parte de conocedores el tema, en caso de que el ejército haya actuado de otra forma, aún seguirían las balaceras en la ciudad de Culiacán. Pero no, pues ahora lo que tiene que hacer el ejército mexicano y demás fuerzas armadas del país, es hacer un trabajo de inteligencia para ir identificando a los integrantes de los grupos armados que se hicieron presentes en las calles de la capital sinaloense, porque ni modo que vivan en cuevas todos estos elementos que anduvieron armados fuertemente por la ciudad de Culiacán; se supone que viven en la misma ciudad, y así como se informa que estas personas armadas tenían sitiadas a varias familias de los miembros del ejército, de la misma forma, con un trabajo de inteligencia las fuerzas armadas del país, podrían tener la identificación de los civiles armados ya que se cuenta con las imágenes de muchos de ellos en los videos que han estado circulando
en las redes sociales.

Ahora bien: los detractores del actual Gobierno Federal y que claman su cuota de sangre, están queriendo llevar agua a su molino como si no conocieran o supieran que no nada más en Culiacán han sucedido esta clase de ataques, ya que en Guadalajara, Jalisco, un 1 de mayo de 2015 se dio un acontecimiento muy similar al ocurrido recientemente en Culiacán; y cómo olvidar los estados de Tamaulipas y Nuevo León y otras tantas entidades en donde han ocurrido hechos peor al que pasó en Sinaloa.

Sea pues. Vale.

Comentarios

© Copyright 2019 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina