Tepic, Nayarit, viernes 21 de febrero de 2020

La cereza del pastel neoliberal

Sergio Mejía Cano

10 de diciembre de 2019

Vaya polémica que ha generado el mentado “outsoursing” o subcontratación de trabajadores a través de terceros para una empresa. Quienes más descontento han demostrado son los integrantes de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), ¿por qué?, pues precisamente porque se ven afectados en sus finanzas sin importarles que la clase trabajadora no reciba las prestaciones correspondientes por parte de quienes se ostentan como empresas de subcontratación.

Y aquí podría estar el meollo del asunto del porqué se está manifestando la clase empresarial y patronal en contra de que se revise a fondo lo que es en el fondo el outsoursing, porque se han documentado infinidad de casos en que los trabajadores contratados por este medio de subcontratación quedan desprotegidos al ser despedidos de la empresa para la que habían sido contratados mediante terceros con el argumento de que en donde estaban prestando sus servicios no era la responsable de su contratación. Entonces he aquí lo que por el momento tiene contenta a la COPARMEX y demás clase patronal, ya que simplemente se lavan las manos al desligarse de que ellos no fueron los que contrataron a los trabajadores que se dispusieron al servicio de su empresa, sino otra muy aparte a la que en sí le habían pedido que les consiguieran cierta clase de trabajadores con determinadas aptitudes, conocimiento y experiencia.

Preguntando aquí, allá, varias personas coincidieron que en sí, el mentado outsoursing se podría considerar como un producto más del neoliberalismo, pero no nada más eso, sino que podría simbolizar la cereza del pastel neoliberal, porque es un sistema creado para que la clase patronal evada responsabilidades y obligaciones para con los trabajadores, quedando exentos de cualquier culpa de pago por indemnización y así tener más facilidad de deshacerse de trabajadores a su gusto y forma echándole toda la bronca a las empresas de subcontratación para que ahí se arreglen los trabajadores despedidos; pero resulta que he aquí uno de los principales problemas para la clase trabajadora, porque resulta que cuando acuden a la empresa de outsoursing a reclamar sus derechos y prestaciones por despido injustificado –en el mayor de los casos- la empresa ya no existe, pues cambió de nombre. Porque de acuerdo a fuentes al respecto, llega un trabajador a la empresa que lo subcontrató, pero le dicen que la empresa que lo había
firmado ya no existe, y al decirles el trabajador que cómo de que no, si ahí mismo lo habían subcontratado, pero le dicen que ahora es otra empresa con diferente nombre porque ya cambió de razón social, y al insistir el trabajador con quien lo está atendiendo diciéndole que esa misma persona fue la que lo hizo firmar papeles para ir a trabajar a otro lado, esa persona que lo está atendiendo le afirma que ya es otra empresa de subcontratación, que la que lo contrató ya desapareció.

En caso así el trabajador en esta situación se ve obligado a acudir a la Junta de Conciliación y Arbitraje, y ahí da comienzo otro calvario para el trabajador al decirle de entrada que va a estar difícil porque la empresa a la que está demandando ya no existe y que se espere a ver qué se puede hacer; por lo que esto se convierte en vueltas y vueltas para el trabajador demandante de justicia laboral y así hasta que por ya no tener ni para los camiones para acudir a la Secretaría del Trabajo, por lo que el trabajador inconforme devuelta a conseguir otro trabajo y tal vez en las mismas circunstancias de esclavitud.

Sin embargo, me comenta una persona versada en estos asuntos laborales y desde luego en el outsoursing, de que en realidad el Programa Jóvenes Construyendo el Futuro, implementado por la actual administración federal y que se dice es iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), es algo muy similar a lo que se critica de la subcontratación, pero con algo más de riesgo, debido a que la beca que proporciona el Gobierno Federal a los jóvenes y que es para que durante un año reciban capacitación en determinada empresa o negocio, sería algo muy parecido al outsoursing, pero el problema estriba en que como ya se documentó en su momento, hay jóvenes que al contrario de la clase patronal, los jóvenes no se ven obligados a acatar las indicaciones patronales aduciendo que quien les está pagando es el gobierno y no los patrones, por lo que a la mejor en muchos de los casos esa beca podría ser dinero mal empleado aunque se vea justa su causa.

Sea pues. Vale.


Comentarios

© Copyright 2020 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina