Tepic, Nayarit, lunes 26 de julio de 2021

Nayarit continúa sumido en el atraso social y cultural

Oscar González Bonilla

31 de julio de 2020

Rechaza el maestro Miguel González Lomelí que habrá un México diferente con la elección del priista Enrique Peña Nieto como presidente de la república, más bien se trató de un discurso de campaña. No cree con facilidad en cambios verdaderos porque detrás del elegido está el peor PRI, hasta ahora agazapado. Es una fauna de añosos militantes que por desgracia será la que finalmente integre el gabinete presidencial, los dinosaurios se hallan dispuestísimos.

ESPLENDOROSO GATOPARDISMO

Sin esperanza ninguna de que nuestro país cambie con la alternancia, González Lomelí sostiene que continuará la pobreza en millones de mexicanos, así como la desigualdad con riesgo de incrementar porque permanecerán intocados los grandes intereses monopólicos, las cadenas mercantiles y el poder de las televisoras, entre otros muchos. La gran estructura del gobierno priista seguirá igual, reproduciéndose a sí mismo. Enseguida citó la fábula de un sociólogo francés que expone: del huevo de un ganso solo puede salir un ganso, de un nuevo huevo de ganso saldrá otro ganso y así sucesivamente. Entonces, de un dinosaurio no puede salir más que un dinosaurio.

LA MAQUINARIA DE HACER VOTOS, A LA PERFECCIÓN

De igual manera el opinante cree que la elección presidencial del 1 de julio anterior comprobó la sospecha, algunos lo manejan como un hecho, de que el PRI ha demostrado que tiene construido un sistema perfectamente estructurado para ganar elecciones, la maquinaria priista volvió a funcionar de plena eficacia, sin que el PAN en el poder pudiera contrarrestar la acción.

Lo anterior, considera el mentor, abre un reto grandísimo para las fuerzas democráticas que no han cejado en su lucha por construir un mejor país. Se trata de romper desde la fuerza del poder de la sociedad la estructura priista de gobierno, pero fundamental será reeducar políticamente al pueblo para que esté en condiciones de avizorar nueva perspectiva de vida. Pero no es que el pueblo sea tonto, que no se dé cuenta, sino que existe el convencimiento de que realmente el PRI es la única opción de sobrevivencia, aunque sufra las consecuencias de su elección. Por eso se requiere un trabajo de reeducación.

CON PEÑA NIETO, COMPROMISO CUMPLIDO

En lo que corresponde al ámbito local, Miguel González Lomelí es de la opinión de que el gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval, echó mano de todas las argucias, de llevar a la práctica operaciones corruptas con tal de garantizarle una alta votación a Peña Nieto. Dice haberse dado cuenta que días antes de la elección el gobernador Sandoval acudió a Amatlán de Cañas para participar en sus ya famosas cabalgatas, y al término ofreció, en caso de ganar Peña Nieto, incrementar apoyos para el impulso de la ganadería. Sin embargo, el entrevistado no duda de la aplicación de programas federales en aquella zona ganadera.

Considera que lo anterior (las promesas del gobernante) no resolverá los problemas de fondo, más bien son paliativos, sobada de lomo al pueblo. Los cacicazgos continuarán vigentes, perfectamente alineados y debidamente estructurados, asimismo bien embonados los diferentes organismos, de tal manera que ellos hacen funcionar cabalmente al sistema estatal priista. El gobernador Sandoval ha rebasado los nueve meses en el poder y ni tan siquiera conocemos políticas públicas en beneficio de las etnias de Nayarit, aun después de la exigencia de coras y huicholes de apoyo el mes pasado frente a Palacio de Gobierno porque el hambre los une. La supuesta amistad de Roberto Sandoval con Peña Nieto en nada mejorará a la entidad en lo fundamental, que es la economía. Seguiremos en el atraso social.

LA CULTURA EN MANOS DE CACICAZGO

Actor, poeta y escritor, Miguel González Lomelí quiso abordar un tema que le apasiona: la cultura. De entrada, haciendo eco del movimiento democrático que se manifestó al interior de la campaña de Andrés Manuel López Obrador, sostiene que no se puede disociar el tema de la educación y la cultura. Por naturaleza son temas que van juntos, de la mano, se inter incluyen mutuamente. Si sigue pendiente el tema de la cultura, sin voluntad para romper el cacicazgo que nacionalmente tiene presa a la educación y que se reproduce estatalmente en toda su magnitud, el país seguirá siendo el del atraso educativo, el país de los peores lugares en las dos habilidades básicas: la lecto-escritura y el manejo del lenguaje matemático. Continuaremos siendo el gran país del atraso.

Los gobiernos consideran la cultura como el adornito, aparentan prestar demasiada atención a la cultura, es decir, que se atiende a los artistas destacados mediante homenajes y reconocimientos que al final resultan alabanzas a egos, sobre todo de los creadores culturales. Las políticas públicas sobre cultura deben permear a todos los estratos de la sociedad, sin distingos, hasta llegar a los que nada tienen.

Discriminar el acceso a la educación, negar a los jóvenes la entrada a los bienes culturales, considera el maestro González Lomelí, genera allí  caldo de cultivo para que el narco nutra  sus huestes. Sin el aliento espiritual que producen las acciones culturales, pero fundamentalmente sin las oportunidades de empleo, provocan que los jóvenes ingresen a la delincuencia. Lamenta que los tres niveles de gobierno soslayen la importancia de dar atención, total y absoluta, al renglón de la cultura, con su concomitante la educación.

Expone que en el país mientras el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) no se eleve a la categoría de Secretaría de Cultura estará jurídicamente limitado para desplegar acciones programáticas y actividades por sobre todo el territorio nacional. Pero además deberá dotársele de un presupuesto suficiente, que al final es el gran problema.

EN LA SECRETARÍA DE CULTURA UN VERDADERO PROMOTOR

Sobre la Secretaría de Cultura del Gobierno de Nayarit, Miguel González Lomelí puntualiza que no ha avanzado en el desarrollo de las bellas artes porque se halla sumamente burocratizada. Pone por ejemplo la inexistencia de tan siquiera una acción en los municipios de la entidad, mismos que cuentan aunque sea con mínima infraestructura, hay por lo menos ocho municipios con Casa de Cultura, así como pequeños grupos con el interés de trabajar tan sólo por el bien de la sociedad. También se topa con el problema de alcaldes onagros, que representan verdaderos obstáculos para los fines de la promoción de la cultura en el medio urbano y rural de los territorios que gobiernan. Ello tampoco permite avanzar.

Ríe con sarcasmo en el momento que pregunto si a lo largo de la historia ha sabido de gobiernos estatales que verdaderamente se han preocupado por el tema de la cultura.

“Ha habido atisbos, manifestaciones muy elementales”, es su respuesta. Señala al gobierno de Celso H. Delgado (1987-1993) como creador de instancias para el desarrollo de la cultura, “al mismo tiempo que se atendieron de manera más amplia los programas respectivos y más democrática. Esto último es gran problema, porque en ocasiones se maneja la cultura muy de facción, de grupo, estos son los cuates y hay que apoyarlos, a aquellos no porque me critican, me ven mal.

De algún modo el gobierno de Antonio Echevarría Domínguez se significó, sobre todo con la creación del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes. La primera titular de éste, América Hernández, se distinguió por su sensibilidad y disposición al diálogo. Creo que en esta época se dio un avance moderado. Pero así que digamos este gobierno fue realmente un impulsor a fondo de la cultura, pues no, no lo hemos tenido todavía”

A petición de parte, Miguel González Lomelí opina que en la titularidad de la Secretaría de Cultura del gobierno de Nayarit se requiere un personaje con perfil de vasta experiencia en la promoción de la cultura. Es decir, que haya trabajado en promover la cultura, en organizar grupos, en la realización de campañas culturales… No tanto se ocupa un artista connotado, porque puede ser muy afamado y destacado en su rama, pero no tendría en lo general una apreciación amplia y completa del fenómeno de la cultura de Nayarit. Más bien se necesita un buen promotor cultural para la extensión y desarrollo de la actividad en sus diferentes ámbitos.

-¿No necesariamente culto?

-Sí, debe ser una persona con amplia cultura, pero además con cabal conocimiento del desarrollo artístico de Nayarit. (12 de julio de 2012)

Comentarios

© Copyright 2009 - 2021 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina