Tepic, Nayarit, lunes 30 de noviembre de 2020

Cuestión de pesos y centavos en tiempos electorales

Sergio Mejía Cano

28 de octubre de 2020

El gobernador del vecino estado de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, debería de tomar en cuenta de que no está midiendo fuerzas con Andrés Manuel López Obrador (AMLO), sino con el Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, y por ende, con todo lo que significa el aparato del Gobierno Federal y que por lo mismo, son fuerzas muy disímbolas entre sí, pues jamás se podrá comparar un estado de la República, por más grande y productivo que sea, con todo lo que significa el país entero.

Muy envalentonado, Alfaro Ramírez afirma en conferencia de prensa que le va a tomar la palabra a AMLO, cuando el presidente les dijo a los diez gobernadores que conforman la “Alianza Federalista”, que primeramente le pregunten a sus mandantes si quieren salirse del pacto federal. Porque una cosa es que ellos, los gobernadores disidentes, quieran hacer su capricho, y otra muy diferente que quienes los eligió como gobernantes quieran seguirles el juego en algo que, tal y como dijo un clásico nayarita: todo redunda en cuestión de pesos y centavos; y además, por ser tiempo de elecciones.

AMLO constantemente ha dicho que no se les ha recortado el presupuesto a las entidades que conforman el país, que se les ha enviado lo que por ley les corresponde, y que no se explica el porqué, se empeñan en señalar que se les recortó el presupuesto, y a pesar de que se les han añadido cantidades adicionales para enfrentar la contingencia sanitaria.

Enrique Alfaro trata de llamar la atención de los jaliscienses poniendo énfasis en que AMLO los ha insultado, maltratado, abusado, que no les da lo que les corresponde siendo que Jalisco es uno de los estados que más dinero aporta a la Federación; que los ha tratado con groserías y con desdén, respecto a los recortes presupuestales y “agresiones en su contra”.

Es obvio que Alfaro Ramírez trata de confundir a la ciudadanía, tal vez creyéndose el non plus ultra, el que todo lo sabe, el que no se equivoca y posiblemente pensando en que sus conciudadanos le van a tomar la palabra a él para seguir llevando agua a su molino por sus aspiraciones presidenciales.

Queda claro que el gobernador de Jalisco, al igual que los otros nueve que lo siguen en su alocada aventura, que por cierto, no los llevará a nada más que posiblemente a su destitución o final de su carrera política, no consideran en lo más mínimo que son mandatarios y que tienen que acatar el mandato popular; no llegan a comprender estos gobernadores, que no son reyes, soberanos, monarcas en donde su voz es ley, no, porque tal vez su poca capacidad cerebral no los hace entender que el pueblo no tiene por qué aplaudir ni seguir sus ocurrencias que claramente se ve que son para conveniencia propia y no para el bienestar social.

Por lo pronto, ya varios analistas del estado de Jalisco han afirmado que en el corto y mediano plazo no se podría llevar a cabo la consulta popular que pretende Alfaro Ramírez, porque, de acuerdo a una nota informativa de Mireya Blanco, reportera de Radio Metrópoli, en notisistema.com, “no ha sido conformado el Consejo de Participación Ciudadana y Popular para la Gobernanza, que según la ley, decide si proceden o no las solicitudes para activar los mecanismos de participación que existen en Jalisco”.

Y siguiendo la nota de Mireya Blanco, al parecer por lo pronto estaría en chino para el gobernador Alfaro, hacer esta consulta popular, ya que según dicha ley de Participación Ciudadana y Popular, “el Consejo deberá integrarse por 15 representantes de sectores como los adultos mayores, feministas, pueblos originarios, un miembro de la sociedad civil del interior del estado, diputados, un consejero electoral y la misma Secretaría de Participación Ciudadana”.

Sin embargo, más le valdría calmarse a Enrique Alfaro Ramírez con esta pretensión de consulta popular, porque el gobernador jalisciense no las tiene todas consigo en cuanto a la aprobación popular, por lo que le podría salir el tiro por la culata, pues se ha echado encima a varios sectores de la sociedad, precisamente por su mal desempeño ante la pandemia; pero además, porque ha estado sangrando a buena parte de la población con multas y abusos de autoridad, sobre todo de la Secretaría de Vialidad, pues se ha soltado una ola de andar levantando vehículos automotrices que, aprovechan la madrugada para subir carros a las grúas, y si se dan cuenta los propietarios y evitan que se los lleven al corralón, les cuesta en ese momento $750.00; un vil sistema recaudatorio.

Sea pues. Vale.

Comentarios

© Copyright 2009 - 2020 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina