Tepic, Nayarit, lunes 30 de noviembre de 2020

La nefasta subcontratación para la clase trabajadora

Sergio Mejía Cano

29 de octubre de 2020

Hay personas con las que coincidimos otras tantas, de que el “outsourcing”, también conocido como subcontratación laboral, es la cereza del pastel neoliberal, y por lo mismo no nos explicamos el porqué hasta ahora se le está poniendo más atención. Porque si bien es cierto, casi al principio de la actual administración federal se manejó el asunto, no se resolvió prácticamente en nada y todo quedó igual.

Se señaló en su momento que el senador Ricardo Monreal Ávila, había interrumpido todos los trabajos en el Senado de la República, en lo referente a una supuesta regulación de este esquema de subcontratación laboral, en el entendido de que se le tendría que dar oportunidad a los empresarios para exponer sus motivos y circunstancias para tener que recurrir al outsourcing, y al parecer, ahí había quedado todo. No sin que el también senador Napoleón Gómez Urrutia siguiera insistiendo en la desaparición de la subcontratación por prestarse esta a afectar los derechos laborales de la clase trabajadora, así como evadir impuestos; y hoy en día, hasta se ha señalado también a estas empresas de subcontratación, de estar algunas de ellas coludidas con la facturación falsa.

Así que no es por nada que el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), haya tomado el asunto en sus manos, anunciando abiertamente en una de sus conferencias matutinas de que se le pondrá toda la atención debida, y que no habrá más regulaciones, sino que lanzará una iniciativa de ley para desaparecer de una vez por todas este sistema que afecta a los trabajadores, mas no a los empresarios que han estado recurriendo a estas empresas de subcontratación, porque les evita broncas administrativas en cuanto a la nómina, afiliación al IMSS y desde luego, el pago de las prestaciones de ley, de acurdo a la Ley Federal del Trabajo (LFT).

En la conferencia matutina de este pasado miércoles 28 de octubre, a pregunta expresa de una periodista al respecto de si ya no habría regulación, en un principio la respuesta de AMLO fue de que ya no más, pues se les dio la oportunidad a estas empresas de regularizarse y actuar con honestidad; sin embargo, muchas de esas empresas que manejan el outsourcing, siguieron con las mismas prácticas de estar afectando los derechos laborales de los trabajadores que, por necesidad, caen en sus manos; y que por eso, no habría ya regulación, sino que se buscará su desaparición. Y en segunda pregunta de la misma reportera, AMLO cedió diciendo que se buscará algún tipo de regulación, siempre y cuando actúen con rectitud estas empresas de subcontratación.

Porque en sí, el mismo AMLO reconoció que las firmas de subcontratación ayudan a las empresas para las que contratan personal, porque les evitan la carga administrativa de la nómina y la burocracia que conlleva el pago de las prestaciones de ley para los trabajadores; pero el problema es que varias de las empresas de subcontratación evadían todos estos pagos, de ahí que haya surgido la gota que derramó el vaso, y que por eso ya no se busca su regulación, sino su extinción total, si es que no se encuentra un mecanismo adecuado para una posible regulación.

Una persona se siente muy ilusionada al ser subcontratada para trabajar en una de las muchas empresas que existen en el Corredor Industrial de El Salto, Jalisco. Y ahí va muy contento a trabajar en una empresa de electrónica. Todo bien, pero al poco tiempo ya no la dejan entrar a la industria con el pretexto de que ya no ocupan más de sus servicios, y sin más explicación se queda sin trabajo. Esta persona va y demanda a dicha empresa donde prestaba sus servicios, pero esta empresa alega ante la Junta de Conciliación y Trabajo, que esa persona no ha pertenecido a la empresa nunca, que laboraba para otra empresa que les hace llegar trabajadores a su industria, y tan, tan.

Entonces se le dice a esta persona, que todo lo tiene que arreglar con la empresa que lo subcontrató, y ahí va; pero oh, ¡sorpresa! La empresa que lo había contratado ya no existe más; ahí están las mismas oficinas y el mismo personal; sin embargo, la razón social ya no es la misma, sino que ahora se llama de otro modo y, al tratar de arreglar su asunto laboral, se le dice que nada tienen que ver con su problema; y aunque ahí esté la misma persona que lo había subcontratado, nomás se le dice que ahora es otra empresa. No recibe esta persona aguinaldo proporcional ni prima vacacional ni indemnización y mucho menos algún tipo de finiquito y ni las gracias.

Sea pues. Vale.

Comentarios

© Copyright 2009 - 2020 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina