Tepic, Nayarit, lunes 30 de noviembre de 2020

Gotas de amargura

Oscar González Bonilla

10 de noviembre de 2020

Se ha desatado en mí sensación pesimista que me lleva a entender que los días del último  mes del año de tradición festivos no lo serán tanto, me abruma el pensamiento de muerte en cualesquier momento, pero además han sido en cadena acontecimientos que alteran mi estado de ánimo.

En ese maremágnum de ideas, es claro ser testigo del acontecimiento histórico que representa el arribo al poder presidencial de la nación de un personaje con ideología de izquierda, aunque me parece se ajusta más el término de socialdemócrata. Como sea, lo cierto es que cerca de ocho decenas el país gobernado por el partido surgido del seno del poder y dos sexenios por la derecha, los mexicanos con su voto abrumador decidimos dar un viraje y conceder las riendas de la nación a partido diferente.

Testigos seremos del hecho gubernamental inédito, del desarrollo de un gobierno que promete un cambio de régimen, donde para beneficio de todos primero los pobres. Sin embargo, me tiene apendejado, sin acertar rumbo, que Andrés Manuel López Obrador desde su investidura como presidente electo cambie constantemente de opinión sobre asuntos varios, pero no obstante abrigo la esperanza que como presidente de México corrija. Su gobierno no será una etapa negra, como muchos auguran, sino de luz. No me arrepiento de haberle concedido mi voto.

Me desconsuela que durante años no haya sido posible salga a la luz pública un libro más de mi autoría. El trabajo de redacción que corresponde a un texto de entrevistas de semblanza, implícito lleva historia del periodismo en Nayarit, a cinco reporteros nuestros que años de su vida entregaron al quehacer de informar: José González Reyna, José Rogelio Zúñiga Escobedo, Emilio Valdez Hernández, Francisco Cruz Angulo y Francisco Javier Ocampo Mondragón. Los dos últimos, pese a apurar la aparición del libro, ya fallecieron. He mendigado el apoyo en las diversas etapas de elaboración, desde el editor, diseñador e impresor. Gracias a la generosidad del magistrado José Miguel Madero Estrada el material se ha trastocado hasta colocarse en el borde del trabajo de imprenta. Cuando menos hace tres años tengo la promesa de Antonio Echevarría Domínguez de que la tarea se hará en imprenta del Grupo Empresarial Álica. En ti confío.

También llena mi pensamiento de sombras el accidente de carretera ocurrido el anterior miércoles 28 de noviembre del presente al amigo José Dolores Salvador Galindo Flores, a quien desde esa fecha ante las autoridades judiciales sus familiares dieron por desaparecido, siendo encontrado por un ganadero la mañana del cuarto día en un barranco por el rumbo de Mesillas, municipio de Compostela. Lolo Galindo que en el pasado un buen tiempo como reportero se dedicó al periodismo en nuestra entidad, al desbarrancarse su coche se fue de picada, él conducía, iba solo. El personal de rescate y auxilio, de entrada, se percató de tres fracturas en la pierna derecha: tibia, peroné y fémur (las dos primeras expuestas), pero ahora ya hospitalizado se registran también fracturas en clavícula y muñeca. La pierna izquierda de hace tiempo la tiene afectada por una especie de poliomielitis. La información oficial dice que lo hallaron con medio cuerpo dentro del vehículo y la otra parte fuera. Cuatro noches con sus respectivos días Lolo los pasó a la intemperie, con el riesgo de ser presa de animales salvajes. Durante el tiempo que estuvo consciente, sin poderse mover, sin probar alimentos ni agua, cuáles serían sus pensamientos, sus miedos y lucha por la supervivencia.

Otro hecho que desconcierta, es el crimen a balazos (en la nuca sobre todo) del joven Jesús Alejandro Márquez Jiménez, cuyo cuerpo fue encontrado por la carretera que conduce a Pantanal, rumbo del aeropuerto “Amado Nervo”, durante la mañana del sábado 1 de diciembre, fecha en que arribó al poder Andrés Manuel López Obrador como presidente de México. A la víctima se le ha enaltecido en grado sumo, por locales, nacionales y hasta por organizaciones internacionales defensoras del derecho de expresión y de periodistas, puesto que Alejandro era director de un periódico con aparición discontinua nombrado Orión. Algunos lo conocieron como voceador del diario local Crítica (ahora convertido en revista) y enseguida como especie de guardaespaldas del director Lenin Guardado, quien en el pasado reciente tuvo serias diferencias, que llegaron hasta la amenaza de muerte, con otro colega de este terruño. Han corrido toda suerte de versiones respecto al asesinato, pero la palabra definitiva la tiene la Fiscalía General de Nayarit, cuyo resultado de las investigaciones esperamos que pronto lo den a conocer por voz del titular Petronilo Díaz- Ponce Medrano. Llama la atención que organizaciones de periodistas de Nayarit ni reporteros en lo particular señalen que Alejandro Márquez fue ultimado a consecuencia del resultado de realizar periodismo de investigación, o bien porque corrosiva era su crítica en sus opiniones por escrito, o porque lesionó intereses políticos o económicos en el ejercicio libre del periodismo. Nada de ello se menciona, lo que hace dudar sobre la autenticidad del reportero. Cobró enorme relevancia el hecho por ser dizque el primer periodista asesinado en el gobierno de López Obrador. (7 de diciembre de 2018)

Comentarios

© Copyright 2009 - 2020 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina