Tepic, Nayarit, sábado 20 de abril de 2019

Crítica la economía mexicana

Octavio Camelo Romero

30 de mayo de 2014

Desde hace mucho tiempo atrás hemos venido advirtiendo en este espacio sobre el peligro de una “parálisis económica” en el país. Y la respuesta oficial siempre ha sido enaltecedora de las condiciones del “desarrollo” mexicano. Y es que no se ocupa ser “genio” para darse cuenta que la economía nacional no anda bien y que las políticas públicas no son las adecuadas para solventar la dificultad de la situación. Los salarios los han castigado hasta el nivel de privar del “derecho humano” de alimentarse y vestirse de más de la mitad de los habitantes de este país. Y por si fuera poco, se instrumenta una reforma fiscal para impedir que quien se dedicaba al comercio informal para no morirse de hambre, ahora se tenga que retirar de él y engruese las filas de los paupérrimos. Los efectos de esta situación inmediatamente se ven reflejados en la incapacidad para comprar y en la incapacidad para pagar los compromisos contraídos. Un mecanismo usado para hacer circular las mercancías, ha sido y es la emisión de plásticos por parte de los bancos y de los corporativos  comerciales. Se vende a crédito con la limitación de su ingreso futuro, como si las cosas venideras fueran a ser mejor. Sin embargo se siguen agudizándose las contradicciones sin que se atisbe una pizca de preocupación gubernamental. Sigue el mismo discurso y las mismas políticas. Y de pronto llegan las tristes voces anunciando el advenimiento de lo esperado y tantas veces anunciado. Se nos dice con asombro: “el monto de los créditos no pagados a la banca privada sumó 102 mil 954 millones de pesos en abril pasado, cantidad que superó en 33 por ciento a la registrada un año antes y el nivel más alto en una década, de acuerdo con información divulgada este jueves (19/05/04)  por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores”, CNBV por sus siglas. Y no falta quien pondere: es que no hay capacidad de pago de la población y la economía nacional está en recesión. Pero eso no le interesa a los bancos, quienes ven disminuida su tasa de generación de ganancias. Y máxime cuando son filiales del sistema financiero transnacional. Sin embargo sus organismos ideológicos señalan los puntos débiles de la economía mundo, y en relación con nuestro país, el jefe de la Unidad de Desarrollo Económico de la sede regional de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL por sus siglas, Willy Zapata expresó: “El bajo crecimiento económico es ya casi una de las características de México”.

El presidente Enrique Peña Nieto está esperanzado a que la Inversión Extranjera Directa venga a generar fuentes de empleo. Cosa que no es una consecuencia mecánica y que de acuerdo a las experiencias latinoamericanas, no ha sucedido.  La secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena en su informe “La Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe” dijo que la mayor parte de la Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe no fomentó la expansión del empleo y sí en cambio posibilitó la remesa a sus países de origen de grandes volúmenes de ganancia que representan un peligro de vulnerabilidad financiera para la región. Incluso en algunos casos como las fusiones de compañías, destruye empleo. En la última década sólo cinco de cada 100 nuevos empleos fueron creados por proyectos financiados con inversión extranjera directa. En cambio las utilidades obtenidas por las empresas extranjeras sumaron 430 mil millones de dólares en los últimos cuatro años. En fin.


Comentarios

© Copyright 2019 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina