Tepic, Nayarit, miércoles 19 de setiembre de 2018

Tú también Rojo

Oscar Gonzalez Bonilla

15 de Mayo de 2018

Lo dicho: antes, durante y después de la entrega del premio estatal de periodismo las inconformidades, críticas y hasta mentadas de madre se dejan venir en cascada por parte de periodistas que a pie juntillas creen son excelsos, mejores que ningún otro, sus trabajos presentados ante el comité organizador para competir por el premio.

Las rabietas se producen cuando los reporteros se enteran que su trabajo no fue premiado, pero el encono es mayúsculo al saber que de las manos se les escaparon cerca de 40 mil pesos, cuando se vive en la inopia.

Ahora es el reportero Javier Rojo Fregoso quien hizo su berrinche porque no recibió el premio al periodista emérito, para el cual, considera el agraviado, tiene méritos más que suficientes. El mismo 3 de mayo, durante la ceremonia de entrega de premios que presidió el gobernador Antonio Echevarría García, el periodista Rojo despotricó al  enterarse que en vez de él fue premiado Armando Fránquez Villaseñor. No soportó la afrenta.

En el medio impreso para el que trabaja, Javier Rojo Fregoso ha desplegado cuando menos dos notas informativas, las llamo así para ubicarlas en un género, pero la verdad es que son “chilaquil”, para denostar a quienes no le concedieron el premio de periodista emérito. Rojo confunde la gimnasia con la magnesia, incluso la cagada con la mierda (la mierda es el resultado de la acción de cagar. Perdóname estimado lector por mi expresión tan escatológica, huele mal).

La confusión mental de Javier Rojo llega al descaro de indicar que la Asociación de Periodistas por Nayarit (APENAY), cuyo presidente es el doctor en medicina Vicente Ruelas, ha desconocido al Comité Organizador del Premio Estatal de Periodismo integrado por Juan Carlos Organista, Enrique González Rodríguez, Maricarmen Núñez, María Ventura Espinoza, Juan Antonio Echeagaray Becerra, Adrián Navarrete Méndez y quien esto escribe como presidente.

Afirma Rojo que la decisión de desconocer al comité se tomó durante los festejos por el Día Internacional de la Libertad de Expresión. No es así, si no Día Mundial de la Libertad de Prensa (libertad de Prensa o de Empresa. Cuando la información tuvo costo, fue negocio, se terminó la verdad). Además que la determinación, avalada por el presidente doctor en medicina, fue unánime por parte de los 14 miembros de la APENAY, lo cual me parece no es cierto, porque Javier Rojo Fregoso asume este asunto de manera personal, sin tomar el parecer de nadie. Respira por la herida.

Se queja Rojo al señalar que el desconocimiento es “por haber ignorado, violentado, pisoteado impunemente los derechos, los principios de cada uno de los medios de comunicación ahí representados” (en APENAY) ¿Sabrá Rojo lo que está diciendo? Prosigue: “fuimos víctimas de estos abusivos miembros de la llamada Comisión Organizadora del Premio Estatal de Periodistas. Se burló de los estatutos, del reglamento y del trabajo fecundo”. Sigue en pie mi pregunta: ¿Sabrá lo que dice? A cuáles estatutos y reglamentos se refiere, seguro a los de su organización, por completo para nosotros desconocidos.

De lo que está medianamente enterado Rojo es de la existencia un Jurado Calificador, responsable con debida autonomía para emitir veredicto con base en la calidad de cada uno de los trabajos periodísticos presentados para concursar en ocho de los géneros que establece la convocatoria. Por tanto, en tal cuestión, nada tiene que ver el comité organizador.

El inconforme remata su nota dizque informativa de la manera siguiente: “No podemos permitirles más abusos, más atropellos y más humillaciones a nuestros derechos a nuestros trabajos, a nuestra lucha por superarnos todos los días y por eso los repudiamos, los rechazamos y los condenamos al olvido, para que no sigan haciendo daño a nadie que sea PERIODISTA.

Javier Rojo Fregoso no presenta trabajo para competir por el premio estatal de periodismo, seguro porque al revisar su archivo  -si es que lo tiene- no encuentra material de calidad en ningún género para luchar por el ansiado galardón. Por tanto pensó en la vía del premio al periodista emérito para lo cual cree ser poseedor de merecimientos, pero así como él hay una veintena de compañeros que pacientes esperan el día que serán recompensados por su antigüedad y esfuerzo realizado.

En mi participación discursiva el día de la ceremonia de entrega de los premios (3 de mayo), ante considerable cantidad de compañeros periodistas, expresé de manera enérgica sobre los integrantes del Jurado Calificador del premio estatal de periodismo, lo siguiente: ¿”Quién se atreve a poner en duda la honestidad, experiencia y capacidad de Rogelio Zúñiga Escobedo, de Francisco Flores Soria y de Jorge Enrique González Castillo? Quien se atreva, que se los diga en su cara”.

En el supuesto caso de la destitución del comité organizador sería decisión mayoritaria de las dirigencias de al menos ocho organizaciones periodísticas, mismas que decidieron por voto mayoritario la designación del presidente y dos periodistas más (Maricarmen Núñez y Enrique González Rodríguez), pero para tal fin no existe mandato alguno en el decreto creador del premio estatal de periodismo, mismo que norma la conducta del comité organizador. El desconocimiento del comité organizador por parte de APENAY es tan sólo una figura retórica de Javier Rojo Fregoso. Lanza éste pedradas a la luna. Con su actitud pueril esconde la verdadera razón de su encabronamiento.

Ante el desconocimiento tanto del comité organizador como del jurado calificador, me atrevo a pensar que los catorce miembros de la Asociación de Periodistas por Nayarit no participarán más en el propósito de lograr en lo individual el premio estatal de periodismo que, además de diploma, en lo económico garantiza botín de casi 40 mil pesos, cantidad cada año en aumento.

Comentarios

© Copyright 2018 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina