Tepic, Nayarit, viernes 20 de setiembre de 2019

A propósito del 50 aniversario de la Universidad Autónoma de Nayarit

Octavio Camelo Romero

19 de Agosto de 2019

Refundar la Universidad se ha convertido en una necesidad social. Pero para ello primero se debe generar una discusión dentro y fuera de la UAN. El recinto universitario debe de dejar de ser coto de grupos, grupitos y grupúsculos políticos. Los modelos de control político-universitarios que en la actualidad existen obstaculizan el sano desarrollo o la sana evolución de la academia. Y a partir de saber y comprender el momento histórico que está viviendo el país, y por ende Nayarit, determinar el propósito de la nueva UAN para rediseñar el modelo de evolución de la institución. Nuestra alma mater ha tenido tres momentos en su desarrollo: su fundación con el Dr. Julián Gascón Mercado de Gobernador de Nayarit, el periodo de Don Javier Germán Rodríguez Jiménez y el momento de Don Javier Castellón Fonseca. Surge la necesidad de un cuarto periodo.

Se hace necesario abrir una discusión sobre las características de la globalización o mejor dicho, sobre la característica del capitalismo contemporáneo y de su impacto en México, del papel que están jugando EEUU, China, Rusia y el Vaticano en el capitalismo planetario y de las perspectivas de desarrollo capitalista que tiene nuestra entidad federativa y nuestro estados vecinos, con la atadura que los neoliberales han hecho de la economía mexicana a la cola de los norteamericanos. Por lo pronto desde 2014 nos llevan a la banca rota, a la crisis del 2015, 2016, a la del 2017 y a la del 2019 que ya se vislumbra. Pero lo que más llama la atención es que el pueblo mexicano siga sin cobrar conciencia de la difícil situación del presente y de la catastrófica situación del futuro. En medio de esas circunstancias se tiene que refundar a la UAN. ¿Qué papel queremos que juegue la Universidad en el futuro? ¿Queremos que nada más adiestre mano de obra para el capitalismo planetario? Estas y muchas otras interrogantes deberán tener respuesta.

La Universidad Autónoma de Nayarit está en crisis. Empero la “crisis universitaria” no es nueva ni novedosa. Al cierre del año 2014 se vislumbró un conflicto de intereses. Los becarios del CONACYT se quejaban de la no entrega en tiempo, forma y cuantía de las becas. Otro tanto sucedía con los becarios “al desempeño” académico. Entre los jubilados se escuchaba que “el fondo de jubilados y pensionados” estaba desfondado. La aparente tranquilidad universitaria de ese entonces estaba prendida con alfileres. Y el malestar afloró cuando a los académicos y a los trabajadores administrativos y manuales de la UAN simplemente se les dijo que no recibirían aguinaldo ni prestaciones de ley porque no había dinero. Los controles se descontrolaron; las organizaciones gremiales que se suponía controlaban a sus agremiados fueron tan flexibles que espontáneamente y al margen de ellas surgió un frente de lucha por el incumplimiento de las obligaciones de ley. La inconformidad rebasó los márgenes permitidos por las dirigencias y
se estuvo a un paso de la anarquía. La sobriedad de los inconformes y de los dirigentes sindicales permitió la concordia donde todo parecía discordia. Se estableció la comunicación y se marchó desde la ciudad de la “cultura” hasta el extinto jardín “San Román” para reclamarle equivocadamente a la autoridad equivocada el “dinero” que hacía falta a la UAN, con el propósito de cumplir con la obligación consignada en el contrato-ley y en la Ley Federal del Trabajo. Y en 2016 nuevamente no se entregan aguinaldos porque no se tiene dinero, con el agravante, que se acusa al ex rector Juan López de haber malversado fondos públicos. Y hasta la fecha el nuevo rector dice que no tiene dinero para pagar los sueldos y prestaciones de los últimos meses del año 2019.

La actual crisis universitaria es una crisis integral, porque es una crisis académica, es una crisis económica, es una crisis política y es una crisis moral. Hoy la UAN requiere una refundación a fondo y transparentar todas sus actividades. Empero, la universidad no ha podido salir de su crisis porque los grupos dominantes y el gobierno no lo han permitido. En realidad la institución está sometida a una crisis estructural que abarca todos los aspectos de la vida universitaria: su forma de gobierno, su desempeño académico, su estructura orgánica, sus planes de estudio, su ley orgánica, etc. No hay dinero en las arcas de la UAN para el futuro inmediato. Se requiere transparentar el uso de los recursos públicos porque el Gobierno de AMLO Y LOS NEOLIBERALES DE LA SEP, pretenden acabar con la AUTONOMIA UNIVERSITARIA y convertir a la UAN en un apéndice del Gobierno. En fin.

Comentarios

© Copyright 2019 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Desarrollo Web — acido.mx
Precio Gasolina