Tepic, Nayarit, lunes 30 de noviembre de 2020

Acto de barbarie

Miguel Ángel Arce Montiel

29 de octubre de 2020

(Discurso pronunciado en sitio por el diputado del PRD Miguel Ángel Arce Montiel ante deudos de las víctimas y ciudadanos que consideraron que un acto de barbarie como el referido no puede pasar desapercibido, haciendo como si no pasó nada, exigiendo en cambio que funcione el Estado de derecho y no exista impunidad).

El 27 de octubre de 2011 un comando de sicarios en varios vehículos, masacraron a 15 personas en el negocio del autolavado “Gamboa”, ubicado por la avenida Rey Nayar, por los rumbos de la Aviación o antiguo aeropuerto de Tepic. El artero crimen conmocionó a la sociedad nayarita y la noticia trascendió de manera nacional e internacional.

En efecto, a plena luz del día, antes del mediodía,  a unos cien metros de las instalaciones de la policía federal y cerca de una escuela primaria, las ráfagas de metralleta sonaron acribillando a un grupo de gente indefensa, la mayoría de ellos jóvenes en proceso de rehabilitación y algunos otros que circunstancialmente estaban como se dice en el momento y lugar equivocado. El miedo se apoderó de quienes en esos momentos aciagos transitaban a pie o en vehículos por la zona, de los  comerciantes y sus clientes, así como de los residentes de tan transitada avenida. Los padres de familia con hijos e hijas en la escuela del lugar que oyeron la balacera, salieron como estampida a recoger a sus hijos los cuales se resguardaron bajo los cuidados de sus maestros. El pánico se apoderó de la ciudad de Tepic, desde ese momento se sentía un ambiente tenso. Por la noche casi nadie circulaba en sus vehículos y una importante tienda del centro de Tepic que había programado una venta nocturna (siempre exitosa), tuvo que cerrar temprano ante la ausencia de clientes.

Los sitios de Internet que se popularizaron por manejar la nota roja ante la ocultación de información del gobierno, se saturaron de gente ávida de saber qué pasó. Las redes sociales posteaban con insistencia comentarios de todo tipo reprochando a las autoridades su ineptitud, mientras que éstas declaraban a los medios las mismas frases de siempre prometiendo investigar sin hacerlo nunca, tratando de inculpar a las víctimas deslizando suposiciones de tener vínculos con la delincuencia organizada como una forma de decir “se lo merecían”, una variante de “se están matando entre ellos”, como si los chicos que por pobreza e ignorancia se han visto enredados de un modo u otro con las drogas o con actividades ilícitas, merecieran ese destino, curándose en salud antes que reconocer que ellos como malos gobernantes han propiciado un deterioro del tejido social que ha sido caldo de cultivo de la delincuencia, por la enorme corrupción de las instituciones, las malas decisiones en las estrategias de lucha contra el crimen y por persistir tercamente en un “modelo” económico que sólo genera pobreza, vileza y criminalidad.

La violencia se apoderó de Tepic situándola como una de las 50 ciudades más violentas del orbe, no obstante las cuentas alegres y los delirios de grandeza del anterior gobernante cuyo narcisismo no se vio alterado por esa realidad, sino que a esas alturas de su gestión, trataba de echarle tierra al asunto, luego de sus malogrados intentos de minimizar los problemas cuando emergieron y de buscar excusas para no dar explicaciones de la sospechosa ineptitud de las instituciones policíacas.

Fue un crimen de lesa humanidad y hasta ahora no ha existido información sobre los resultados de la supuesta investigación que por ley tendría que hacerse, y desde luego, no hay un solo detenido, ni tampoco ningún apoyo a los familiares de las víctimas. La masacre de estas 15 personas, en su mayoría jóvenes de condición social humilde, representa un hecho doloroso y vergonzoso de un estado de cosas realmente intolerable y que no debería de repetirse más, sin embargo, recientemente fuimos testigos de una nueva matanza de jóvenes lavacoches aunque en proporciones menores.

Hacemos un llamado a las  autoridades a rendir cuentas de este y otros hechos criminales, a informar con trasparencia y responsabilidad abandonando la demagogia, opacidad y ambigüedad que sólo consiguen incrementar la desconfianza en las instituciones, justo ahora que el ejecutivo propone una alianza con la sociedad para enfrentar juntos a los criminales, y que en el plan de trabajo de la nueva estrategia de seguridad asuman un proyecto integral que contemple oportunidades de estudio, deporte y empleo de nuestra juventud, y no sólo medidas policiales que desde luego son necesarias pero insuficientes para frenar ese lacerante problema que nos tiene a todos los nayaritas en la zozobra. Que el reciente llamado de unidad del ejecutivo no se quede en una frase vacía o en un intento de repartir culpas, sino que implique un dialogo serio y responsable que involucre a todos los actores de la sociedad en una sana corresponsabilidad. (27 de octubre de 2012).




Comentarios

© Copyright 2009 - 2020 Nayarit Altivo. Todos los derechos reservados.
Tepic, Nayarit. México
Director General: Oscar González Bonilla
Comercio & Empresa
Precio Gasolina